6/24/2009

Democracia = Populismo

Al leer esta noticia hondureña se refuerza más mi convicción que la “democracia” tal como la pintan las catervas familiares dominantes en América Latina es como dijo Jorge Luis Borge: Superstición.

La definición griega de democracia es demo=pueblo, cracia=poder, de acuerdo a mi Pequeño Larousse. “poder del pueblo”, o sea, es el pueblo la última circunstancia cuando viene a la ejecución del poder de una nación. Pero a la palabra por la que han muerto miles de humanos, la han embadurnado, adornado, desflorado, y hasta mercantilizado con tal de adaptarla a interés mezquinos en Latinoamérica por individuos que apenas arribaron al continente alrededor de un siglo, o son fósiles de la resaca colonial.

Por ejemplo, el tipo que en Honduras se opone más al llamado del presidente Zelaya por preguntarle al pueblo si desea otra Constitución y reelección presidencial es de una familia de recién llegados a Latinoamérica, como en el Salvador son los Poma, Cristiani, Salume, Saca, y toda esa pacotilla de extranjeros que se creen la quintaescencia de la democracia y serán los que más van a ladrar cuando Funes llame a una Asamblea Constituyente.

Fueron dos extranjeros: un libanés, Menem, y un japonés, Fujimori, los que primeros salieron con la idea de reelección en Latinoamérica y nadie dijo nada, la SIP se quedó callada, todo estuvo perfectamente bien. El narcopresidente Uribe, un fósil criollo, hasta compró con dinero la voluntad de una senadora para reelegirse, acción que lo tiene enconado con la Corte Suprema de Justicia de Colombia… pero los medios de comunicación de la oligarca SIP no dijeron ni pío, todo estaba bien…. Entonces Hugo Chávez decidió hacerlo y ardió troya.

Hoy es Honduras en Centroamérica la que ha dado el primer paso para hacer prevalecer el real concepto de democracia: preguntarle al pueblo y que el pueblo decida… y si esto es “populismo” para las camarillas familiares que se creen la mamá de Tarzán… so be it!.

Y es que los extranjeros raza blanca y la resaca criolla colonialista están perdiendo el poder y quieren satanizar la palabra “populismo”.

De nuevo acudo a mi Pequeño Larousse que tanto atesoro, y allí se define la palabra populismo así: “Régimen político que intenta buscar apoyo en las masas populares y que desea defender a éstas”… ¿defenderlas de qué? mi Pequeño Larousse no lo define, pero yo lo entiendo como defenderlos de la pobreza, de la ignorancia, de la ignominia, de la explotación… un pueblo que tenga poder innato, porque un pueblo que pierde su poder innato es un pueblo desposeído, porque la última voluntad de una nación debe radicar en la voluntad del pueblo.

En nuestra Latinoamérica, y esencialmente en nuestra Centroamérica, las oligarquías criollas y extranjeras le han robado el poder innato de decidir su destino a los pueblos centroamericanos, todo mediante la paja de la “democracia, el respeto a la ley, el derecho…” y un sinnúmero de pajas que se han inventado para mantenerse ellos decidiendo a su favor los destinos de las mayorías centroamericanas.

¿Porqué los extranjeros Roberto Micheletti Bain en Honduras, Branko Gora Marinkovic Jovicevic en Bolivia, Marciel Granier Haydon en Venezuela, tres especímenes entre el grupúsculo de ellos, se oponen tanto a las consultas populares como una medida democrática?

Cuando tuve que llevar a huevos el curso “opcional” de Ciencias Políticas en Chicago, en una discusión sobre el conflicto árabe-sionista, yo le pregunté al “PhD” maestro que porqué no se llevaba a cabo una consulta popular o referendo, como hacen los californianos con sus “proposiciones”, sobre si los 300 millones de gringos aprueban regalarle a los sionistas seis billones de dólares anuales en armas para seguir masacrando y humillando a los palestinos. Con cara de emputado, el PhD, me recriminó que eso era “populism, and that´s not the American way”… ladró diciéndome.

Era 1987, y era la primera vez que oía esta palabra.
¡Puta!, le dije al colombiano, único hispano además de mí en la clase, si los gringos se la llevan de ser la mona de Tarzán en democracia y les pela el eje el consultar al pueblo, entonces ¿cuál será la mera neta democracia”.

Tamen
.