6/14/2009

Concultura Sin Cultura

He visto vídeos y leído artículos del show que se llevó a cabo el pasado 10 de junio en un hotel de San Salvador, con el objeto de buscar candidatos al pastel que ofrece la rama gubernamental “CONCULTURA”, y el cual dejó más interrogantes que respuestas se pretendía encontrar.

Entonces, como buen guanaco que digo soy, pretendí saber qué pasó y me di paja de astral diciéndome que alguien entre la mara que susurra al oído del presidente le dijo: mirá, esto de elegir al mero mero de Concultura está cabrón, para no quedar mal, mostrarnos democráticos, y apantallar con el nuevo lema del cambio, invitemos a la mara “intelectual” a que lo elijan ellos. Mauricio, “smart” pero ocupado como debe de estar, no quiso detenerse a sopesar el resultado… y allí empezó la cagada.

Las cosas no salieron con el guión esperado y como buenos salvadoreños que somos, aún los “poetas, escritores, e intelectuales”, (prestando los términos de un artículo en el blog eldiablodioy) dimos una muestra clara de nuestra “sincultura” porque se armó un despelote que poco faltó para que terminaran dándose verga entre ellos mismos. La evidencia de lo que digo está en El Faro, y Contrapunto, dos medios probadamente confiables.

Fue una total muestra de idiosincrasia salvadoreña que el gobierno de Funes y los “cultos” en el terruño desplegaron.

En el video que muestra El Faro sale hablando el hijo de Funes, un mono que sólo por el moño se diría es “artista” pues jamás en mi puta vida he leído un escrito suyo, o una crítica en los medios, admirado un cuadro, u oído un canto de él, quizás es rapero y me he perdido su CD; pero su presencia e intromisión lo único que resaltó en mi mente fue la palabra nepotismo. No importa que sea remedo de Neruda, o clon de Picasso, quizás reencarno de un bailarín soviético: el cipote hace más daño que ayuda.

La derecha insana, en especial los mercaderes ideológicos que alegan ser "poetas, escritores e intelectuales" han de estar celebrando está cagada de reunión, pues con su alienada envidia ven el potencial efecto que este volado traerá, y aunque no me guste, en esto no los contradiría porque deja un feo precedente, ¿qué tal si mañana salen los buseros, cobradores y usuarios demandando nombrar el Ministro del Transporte? ¿O los economistas y banqueros imponer nombrar al Ministro de Hacienda o Economía? Pues realmente la manera en sí de elegir al nuevo presidente de Concultura es un cambio, aunque no es primicia, los militares tienen ese privilegio, lo mismo los abogados…. Pero en este caso el resultado es poner un as en la manga para la derecha negativa.

Entonces luego paso a la terna de los candidatos elegidos “democráticamente” durante dicha reunión. De acuerdo a los 11 que Contrapunto publica en su artículo, yo, que resido temporalmente en gringolandia, sólo conozco a tres: Roberto Cea que fue el líder, Manlio Argueta, que quedó en segundo y Escobar Galindo que quedó de último.

De entre los dos primeros, que a huevos hoy Funes está obligado a elegir para respetar la votación y taparle el ojo al macho o se le arma otro despelote de los “poetas, escritores e intelectuales”, ambos candidatos son probados escritores de la famosa “Generación Comprometida” que nació entre la juventud de los años 50s, por ende, ambos hoy son prácticamente ancianos o tercera edad para no sonar chúcaro, entonces tienen una edad en que ha huevos se anda tecniqueando con el Alzhéimer en caso no se sufra, anyway, ambos ya dieron su aporte a la nación y debían darle oportunidad a gente joven. ¡Puta! Si nos basamos en “experiencia” es injusto que la gente joven tenga que llegar a 80 años para decir “ya tiene experiencia démosle el hueso”.

De nuevo se discrimina a la diáspora, no a mí, yo no soy “poeta, escritor e intelectual”, aunque me gusta tecniquear con esos volados como aún hago con el fútbol y la guitarra, sino a gente como el pintor Adolfo Payés, el escritor Carlos Ernesto García, el artista Ahtzic Silis, el poeta Walter Iraheta Nerio, o la artista salvadoreña en Amsterdan, Holanda, (otro aporte del blog eldiablodioy) y en esto de la cultura, aunque nos disguste, no debía de haber discriminación ideológica, sexual, o religiosa…, tenemos que aprender a separar el artista del hombre.

Tamen
.