6/29/2009

Un Acto Desesperado

Solo un acto de desesperación puede haber obligado a la oligarquía derechista catracha, en contubernio con militares de mentalidad gorilesca, haber llevado a cabo el golpe contra su presidente elegido.

Queda claro por qué en Centroamérica nunca vamos a poder tener una democracia de mínimo estilo costarricense, y es porque tenemos Fuerzas Armadas que sólo sirven para proteger un grupúsculo. Y queda aún más claro que los Ejércitos en Centroamérica NO se necesitan, y si queremos llegar a ser “democracia” hay que disolver esos inútiles Ejércitos como Costa Rica hizo en 1929.

La desesperación es un arma de dos filos: salva y condena. La derecha fósil le tiene miedo a las consultas populares que ellos no pueden controlar. Trataron por todos los medios de detener este referendo que Zelaya quería hacer por todos los medios posibles, e inclusive ordenaron a la élite gorilesca del ejército hondureño a desobedecer a su Comandante en Jefe, pero neles, el presidente Zelaya estaba decidido, entonces la derecha fósil encabezada por el extranjero Micheletti Bain, hicieron uso de algo creído extinto… y debido a esta salvaje desesperación tanto la élite gorilesca como la derecha oligarca han quedado expuestos.

Por primera vez los gringos abiertamente y públicamente dicen y re-contradicen que ellos NADA tienen que ver con este golpe y reconocen a Zelaya como presidente, y aún se lo han hecho saber a Zelaya como lo manifestó ayer el presidente hondureño, pero ni aún un clon del negroide Flores Pérez ha salido aplaudiendo el golpe…. Pero ¿y la mafia gusanil de Miami?, ¿y la derecha republicana con sus más oscuros individuos? ¿Habrán tenido algo que ver en este despelote?

He sintonizado FOX-NEWS y no dicen gran cosa, he “surfeado” en la red los “sites” de la derecha gringa… y nada. Me doy cuenta que lo mismo pasa en el terruño con los areneros que parecen mudos, yo creo que dentro ellos mismos perciben la terrible cagada que sus contrapartes catrachos y la élite gorilesca han cometido, y no esperaban esta reacción mundial en donde aún Hugo Chávez ha ganado terreno debido a esto.

Sólo un acto gruesamente desesperado pudo obligar a una oligarquía y cúpula gorilesca hacer un arcaico golpe de estado sin la bendición de los gringos, esperando que estos aceptasen el hecho cuando ya estuviera consumado. Quizás esto hubiera sido el caso con Bush, aliado de la mafia gusanesca de Miami, pero yo dudo mucho que trabaje con Obama, aliado de las fuerzas progresistas y con una nueva doctrina de relaciones internacionales.

La desesperación es muchas veces una reacción de supervivencia, y esa desesperación por perder el poder que han tenido desde la colonia está obligando a estas resacas fósiles colonialistas en Centroamérica y América Latina hacer uso de actos desesperados. Ya vimos lo que hicieron en Guatemala contra el presidente Colom, hoy vemos lo que hacen en Honduras contra Zelaya, mañana quizás veremos lo que harán en El Salvador cuando Mauricio Funes y el FMNL llamen a una consulta popular para establecer la Asamblea Constituyente y cambiar la constitución del país.

La única salida que queda para impedir lo nefasto suceda en el terruño es la organización del pueblo como guardián contra cualquier intento copycat de la desesperada resaca criolla y los extranjeros en el terruño contra el avance de la nación para salir del saqueo de su escasa riqueza económica y del hoyo de ignorancia, insalubridad y pobreza en que han sumergido a las mayorías desde la colonia.

Tamen
.