martes, abril 30, 2019

Desde Mi Diáspora: El Imperio La Caga De Nuevo


Ha sido un día que nunca soñé con alguna vez testificar: La élite imperial dio muestras de decline político-militar.

A las siete de la mañana los principales noticieros visuales y escritos en el imperio aludían al "intento de golpe" liderado por sus lacayos en Venezuela Bolivariana.

Un deja vu de la "ofensiva final" de 1981 en mi terruño.

CNN, MSNBC, ABC, CBS…, o sea lo que Narciso le encula llamar fakenews, todos reportaban el ongoing coup a todo gatocolor… Pero ni Narciso, que tanto le encula estar en las pantallas fakenews, ni marquitos, vocero oficial de los terroristas de Miami, ni el co-genocida de El Mozote Elliott Abrams, nombrado exclusivamente para planear, ejecutar y celebrar el ongoing golpe de estado…, decían absolutamente nada sobre golpe imperial a Venezuela.

Quizás nadie en la élite imperial quería desviar o robar atención de la también ongoing reunión round 2 entre el liderazgo raza blanca demócrata y Narciso quien odia que le roben protagonismo.

Fue hasta el mediodía cuando John Bolton, un extremista neocon, "encargado de seguridad nacional" del régimen de caligulita, quien convocó a conferencia de prensa en el patio de la Casa Blanca… Con voz titubeante contestó preguntas y su vacilación mostró que a esas alturas del mascón el imperio la estaba cagando de amores como Saúl Flores.

Lo primero que Bolton vomitó fue la directiva imperial "no es golpe de estado como algunos noticieros lo están pregonando, es un alzamiento"…. Y con nombre y apellido subliminalmente amenazaba al jefe del ejército venezolano, al presidente del tribunal de justicia y al jefe de inteligencia con someterse y apoyar el golpe…. o sea, el neocon exigía a estos tres venezolanos que traicionaran a su patria.

Bolton dio a entender que estos tres "ya estaban de acuerdo" con el hasta hoy fracasado golpe…, o al menos sembraba cizaña.

Todo el espectro de fakenews casi instantáneamente se alineó al mandato de la élite y comenzaron a cambiar en sus websites noticiosos la palabra "golpe" por "alzamiento"… Aun CNN, que aparenta hostilidad hacia Narciso, se alineó a la directiva imperial.

O sea, de acuerdo a la directiva imperial, los venezolanos jamás eligieron presidente a Maduro sino que hicieron una elección fantasma y eligieron a Guaidó quien hace un año apareció de la nada.


La historia imperial de USA en Latinoamérica nunca había mostrado semejantes señales de decline político-militar como ha sido con el caso de Venezuela Bolivariana.

El día de ayer algo se veía venir ya que el contractor gringo genocida Eric Prince, fundador de una agencia de mercenarios de guerra que ocasionó decenas de masacres de civiles en Irak bajo salario por el Pentágono durante la ocupación de Irak, anunció la creación de un "ejército mercenario de cinco mil hombres para invadir Venezuela, derrocar a Maduro y darle en bandeja el poder Guaidó".

Si este individuo se llamara Emmek Al Prince, fakenews y la prensa sionista mundial le llamaría por lo que correctamente es: un terrorista internacional.

La hermana de este mercenario Prince es la actual secretaria de educación gringa, una billonaria que prácticamente compró la posición a caligulita y al partido fascista republicano  a base de multimillonarias "contribuciones de campaña" y ha mostrado ser tan inepta como nuestra actual ministro de salud.

Eric Prince fue uno de los que, junto a los hijos de caligulita, el ex jefe de campaña Paul Manafort –hoy en la cárcel- y el nuevo príncipe de la oscuridad, el sionista yerno de Narciso, traicionaron a USA y se reunieron con una espía rusa en el edificio de Narciso en NYC.

Nunca el imperio había fracasado tan estúpidamente cuando quiere imponer sus designios en la región.

Si USA hubiera dudado, estado no tan seguro, o un mínimo de impensables ñañaras de un posible fracaso, el golpe de estado no lo hubiera iniciado jamás, menos aún tan temprano en la madrugada y con trompeta y tambores.

Parte de la respuesta –deduzco yo- del por qué Narciso ha titubeado y fracasado tanto en el caso de Venezuela es su compromat con Rusia… Putin ha hecho su política defender y proteger a sus lacayos regímenes, si Putin no puede económicamente o militarmente, cuando viene a Narciso, lo tienen bien jodido con el hecho que Putin lo puso allí.

Veamos ahora si Narciso y sus hawks la recagan invadiendo militarmente a Venezuela.

Tamen
.

sábado, abril 27, 2019

Poema Finsemanero LXV: Un Poema Vetarra


Hace una semana llegué a los 65 años de vida en este Cuadrante... Para los gabachos ya soy “tercera edad”…, sea, pero no me obliguen sentirme como tal porque yo me voy a sentir como quiera sentirme… Si no fuera mortalmente alérgico al alcohol me hubiera cruzado un par de vergazos al llegar la tarde y me hubiera ido a bailar como viejo pendejo… Pero tengo bien cocinado el hecho que ya tengo 65 años!… ¿qué chava va querer bailar con un viejo pisado?…, a no ser que suene la plata como en lo inmortales tiempos de La Villa Sissy, en Ilopango, o La Villa Carrión por la Garita… Y huevos tula, tampoco soy pendejo de creerme de a peseta… Así que hoy hace cuatro días cumplía 65 años, me levanté de costumbre a las 4.50 am, media hora después estaba dando mi customary rolin en el parque cercano…, luego me fui con mi veterana de 45 años a echarme un buen pozole en mi restaurante mexicano favorito… Hay que darle crédito a mis hermanos aztecas, para mi, tienen la mejor cocina de Latinoamérica…. En la noche me quebré solito por la mil y una vez la que para mi es la mejor película anglo que alguna vez yo haya visto: Shawnshank Redemption… Y finalmente me puse a escribir este poema… son las 11:45 pm y lo termino… el día que hace 50 años esperaba tan ansioso se acababa sin pena ni gloria… Tan sólo un día más dentro del creciente manojo… No me mal entiendan porque escribir estos volados no son “cosas de joven” o locuras de viejo sino de “veterano”…, porque el amor, en sentido cuatrero gramático, ¡jamás muere mientras se viva y se sienta amor por alguien!

Me gusta la armonía de tus labios
pulcros, mansos cual almohadilla de altar,
cuando me dicen te quiero...

Y tus ojos...,
esos traviesos pececillos inquietos
que incitan danza con su mirada...

Me hechiza el fulgor de tu pelo
que cual bandera izada en tus hombros
anuncia su orgullo al viento...

Saboreo la mirada de tus pechos
alzándose altivos hacia mi horizonte
como flechazo sensual...

Me aferro a tu cintura
deslizando mis manos deseosas en tu curva
aguerrida y rebelde...

Acaricio esas pompies
aún apuntalando esperando exaltar
mi ya férvido falo…

Entre tus muslos
se esconde el nido nacarado que espera
aún ser anidado…

Abordo tu cuerpo,
invado tu piel,
beso la sincronía de tus labios...

No hay ruido, no hay rumor,
el afuera silencioso nos resguarda
y tan solo el jadeo de nuestro ansiar
pernocta en la insensible quietud...

Y juntos nos perdemos
entre espasmos de amor...

Tamen
.

lunes, abril 15, 2019

Celebrando 11 Años: Memorias De Un Desmigrado, Don Luis Lulú


Don Luis "lulú" decía que era ateo, pero tapándole el ojo al macho por estar en esta procesión religiosa de Semana Santa, se defendía que sólo era  antirreligioso de misa, aborrecía ir a misa.

Lulú consideraba (como mi tata, un alero de chupa), a los evangelistas "fanáticos tontos", los curas "vivianes mentirosos", y los mormones "espías de la CIA".

Sacando pecho mientras se empinaba un vergazo Lulú se jactaba decir que nunca se había perdido la Procesión del Silencio y por eso estaba esa noche allí.

Era tarde en la noche cuando comenzaba esa popular manifestación religiosa, vieja tradición en mi terruño.

Extraño nombre porque para mí esta era una procesión bulliciosa.

"candelitas, velas"…, pasaba diciendo el cipote y la cipota que quizás como yo y como muchos en esa noche era noche especial como la Nochebuena, porque se permitía andar en las calle a monos como yo a "altas horas de la noche".

Adelante de la procesión iban mujeres de toda edad y de toda clase cantando coros tristes tapadas en sus mantillas oscuras con fe y fervor apresando entre sus manos y pecho la Biblia…

"Pachas, tragos de a peseta, cigarros...", pasaba diciendo sin agüitarse un hombre barbudo, color tizón, y apestando a etílico.

Por allá se oía un niño de pecho llorar, quizás por la incomodidad de dormir en brazos en vez de su usual cuna de colchón de trapos viejos.

En una esquina había un show: cuatro o cinco chuchos se daban verga por cogerse una chucha cerca de un basurero.

Yo, un mono chaquetero de 10 años, llegué con la marita de mi barrio amparado en dos o tres adultos vecinos, en ellos iba don Luis "lulú", motorista de la universidad, quien me llevaba los domingos al Flor Blanca.

Yo le había rogado a lulú para que me "prestara" con mi papá para ir con él a la Procesión del Silencio, nunca había ido a una, y como todo mono a esa edad, yo quería saber. A mi viejo "no le llegaban esas mierdas", como tampoco visitaba iglesias, pero cedió a su chero de tragos Lulú y me dejó ir.

Eran tiempos inocentes como el rostro puro y benévolo en el cuadro de Julio Hernández Alemán que encabeza lo que escribo.

Me gustaba ir con los grandes más por curiosidad que fe religiosa, más por quebrar el "curfew" que para ir a cantar el perdón Dios mío... ¡Puta!, como odiaba esa canción…, la odiaba porque la oía como entonaciones de pipianes…, al menos así decía Leonel "pirulí", uno de la mara tres años mayor… y yo le copiaba.

Pirulí era bueno para los culos, un Pachín González para fútbol, y bueno para los vergazos… pero no le gustaba estudiar…, también era pequeño como yo, quizá un pelito más grande…, e iba con nosotros en la Procesión tocándole las nalgas a las chavitas que pasaban.

La Procesión del Silencio llegó a catedral alrededor de la medianoche. Don Luis lulú, como los otros machos grandes del barrio ya estaban bien a talega después de clavarse todo lo que quedaba del ropero de muñecoff.

Y yo, pirulí, y la demás marita, estábamos cansados y extrañando la cama….

Pasarían ocho meses hasta navidad para que me volviera a desvelar así.

Ya había vivido como los grandes la Procesión del Silencio y no me gustó esa onda… decidí nunca más ir a otra y hasta hoy lo he cumplido.

Tamen
.

jueves, abril 11, 2019

Memorias De Un Desmigrado: Tres Veces Mojarra

¡Extrañé mucho El Salvador
aquél día que crucé la frontera,
y qué juré recordar con honor
Mi Tierra y raíz donde naciera!

Cuando veo fotos de mi gente cruzando la frontera no puedo sentir otra cosa más que ese volado que le llaman deja vu… sentirme como ellos, aunque yo no sufrí en la escala que hoy ellos sufren

Es completa desgracia que la circunstancia de emigrar, aún en época de paz, es endémica y crónica después de casi 40 años de lo que quiero relatar.

Estrictamente la agonía de mi gente cruzando tres fronteras comenzó casi como comenzó la mía, aunque la mayoría de ellos no habían nacido y ya no atraviesan México en avión como yo lo hice.

La cita con mi destino comenzó el 23 de febrero de 1981. Ese día me dieron el boleto de avión a México ida y vuelta vía la aerolínea costarricense Lacsa. Me costó, mejor dicho le costó a mi esposa, $780 colones ida-vuelta cuando el dólar costaba 2.50 colones… El boleto de la aerolínea tica ¡incluía visa mexicana!

Salí un día con frikiado escozor,
jodido, de goma y ahuevado,
de ribete ya era acomplejado
y cruzé El Styx cual malhechor.
De cuclillas tras un arbusto,
rezando sin gracia ni gusto,
y bañado en helado sudor;
¡Extrañé mucho El Salvador!

Sacar el pasaporte en enero/1981 era el primer gran clavo. Costaba $100 colones y había que levantarse a las 5 de la madrugada para viajar y comenzar hacer cola, mi gente ya comenzaba emigrar a Suecia, Australia, Canadá, USA….. Migración quedaba casi pegado a la Corte de Cuentas y la cola a las 5 am ya era de una cuadra el primer día que traté de sacar mi pasaporte.

Ya llegando a la puerta, a la una de la tarde, sale alguien de migración diciendo que se acabaron los pasaportes y hasta el siguiente día habría…

Tenía cien chuyas en mi bolsa, ¡cien colones! En 1980 era estudiante de medicina y hasta que en junio cerró Duarte la U yo recibía 100 colones de beca de la U, más 100 bolas préstamo estudiantil de Fedecrédito… $200 bolas mensuales que duraban un máximo de dos días en mi bolsa. Pero en junio perdí esa entrada.

Estaba recién casado y virtualmente estaba parasitando del sueldo de mi mujer. Un mantenido que ya llevaba siete meses en virtual zumba con don jorjón.

Don jorjón era un maestro de obra de casi 200 libras recién layoff. Era un viejo de poco menos de dos metros y una gran panza. Andaba en zumbeta desde que dejó el trabajo y me hizo su alero de zumba. Él esperaba mi mujer irse a trabajar a las 6 am y luego me silbaba. Ya traía media botella, medio litro, u ocho onzas y de boca abrazaba cual oso el palo de almendro en el pasaje, lo agitaba y caía el vergo de boca. Los tragos eran con agua, cigarro y almendras.

Pero ese primer día de intento de obtener mi pasaporte fue frustrante.

Lo peor fue que habían tres cheros de mi mara de la U también haciendo cola… y el bar Zorba a la vuelta de la esquina… terminé a talega y así llegue con veinte pesos a la colonia Santa Lucía donde había regresado a vivir alquilando un cuarto por 75 bolas en el pasaje N pagado por mi esposa. Llegué justo antes de comenzar el toque de queda de 5pm-5am.

Maldición llegué en primavera
cuando la city reluce hermosa,
su flor fresca y hoja verdosa,
me engañó como a cualquiera...
El calor me recordó San Miguel,
pero el beso de agua sin decibel
era lluvia muda que hizo maldijera
¡Aquél día que crucé la frontera!

Mi esposa me volvió a dar los 100 colones y dos días después estaba de nuevo haciendo cola a las 5½ am, esta vez entré al edificio… pero había un clavo con mi partida de nacimiento… emputado me fui de nuevo al Zorba seguro que allí siempre había cheros. Esta vez casi me chupé las 100 bolas.

Dicen la tercera es la vencida y cabal, esta vez mi esposa ya no confió, llamó a mi hermano, el único aún en el terruño entonces, le dio el dinero y él sacó mi pasaporte…, que aún guardo y el cual costó 300 colones, o sea $120 dólares de 1981.

Sacar el NIT fue aún más horrible.

La carretera a Comalapa aún estaba casi virga y el transporte público directo era novedad, era como los viajes al puerto La Libertad con terminal para agarrar "microbuses" que entonces comenzaban hacerse populares. El Salvador del Mundo era la terminal de transporte al nuevo aeropuerto.

Llegamos a la Cruzadilla o Salvador del Mundo con mi esposa. Ella y mi neonato primogénito de cinco meses quedaban en el terruño.

Pero esta aventura sin mucho peligro, comparado a hoy, tuvo arranque. Toda la idea de este viaje arrancó en el bar Golden Fish un mes atrás a las 3-4 de tarde de un día de enero en 1981.

El Golden Fish ya era famoso entonces. Lo conocí en 1970, cuando yo empezaba hacer pininos con el alcohol. Estaba situado en un sótano del mercado Emporio del lado de la avenida España hasta que este se quemó. Lo trasladaron en la vecindad de la alcaldía capitalina y siempre estaba lleno, el dueño con su pintoresco bigote también era popular.

Con mi alero éramos estudiantes de medicina pero con la U cerrada, la guerra aproximándose, el futuro incierto y los dos bandos reclutando a veces a huevos estudiantes de medicina. Mi cuate de todos los tiempos y yo decidimos emigrar para mientras la Universidad la reabrían y normalizaban, entonces regresaríamos.

Ese era el plan que trazamos cruzándonos los vasos barrilito y las bocas de pescado frito o ceviche en el Golden Fish.

Le pedí ayuda a mi hermano que ya tenía años de vivir en Chicago, respondió positivamente, pero a la hora del tamal mi alero se agüita y emigro sólo.

Llegué vía Lacsa al Distrito Federal e inmediatamente volé en Mexicana de Aviación hacia Matamoros. Allí me esperaba mi hermano que falleció en 2014.

Ya tenía tres días en Matamoros, mientras mi broder tanteaba el cruce con un amigo chicano que tenía en Brownsville, pueblo gringo anexo a Matamoros. Yo me entretenía principalmente caminando en esa colonial y fría ciudad notando las particularidades como por ejemplo cuando el cartero llegaba a dejar correo a una casa silbaba con pito de sereno nocturno, de los que aún había en mi colonia Santa Lucía.

Matamoros era un típico pueblo hispano. En el centro estaba el parque con su quiosco rodeado de la iglesia, alcaldía y el cuartel de la policía. La mayoría de las calles eran como Suchitoto: bien aseadas, ordenadas y empedradas, con muchos restaurantes y tiendas ofreciendo souvenir típicos. No había mucho tráfico vehicular, una ciudad bien tranquila.

Como llegué en febrero hacía frío para mi tropical termostato y usaba chumpa casi todo el tiempo. Allí oí el "chingado" y aprendí que "chingar" para el mexicano es coger, pisar, hacer sexo… Algo que significa molestar o enojar para nosotros. Y el "chinga tu madre" era el "come mierda hijueputa" de nosotros los cuscatlecos.

Cuando llegó mi broder y me dijo el fatídico "alístate que hoy cruzas" comenzó mi taquicardia y abundante sudor en mis manos que duraría cerca de 10 horas… Cuando llegué a Chicago el sudor de mis manos que apareció en 1974 cuando conocí a mi novia, hoy mi esposa, en Chicago cesó de existir, nunca más lo sufrí.

Estaba viendo el Río Bravo, o Río Grande, no tan ancho como el Lempa cuando corre por San Marcos Lempa, estaba pacho porque hacía semanas no llovía. El río estaba rocoso.

Me creía un colibrí con pudor
porque yo había estudiado,
pero ilegal en inglés iletrado
terminé ingeniero sanitizador.
Traía el machismo de cachimbón,
y abrí cancha a patada y trompón,
pero nunca olvidé El Salvador
¡Y qué juré recordar con honor!

Me subí el pantalón hasta la rodilla, me toqué la foto de mi esposa con mi hijo en la bolsa de mi camisa del lado de mi corazón, y comencé a saltar de piedra en piedra… mi hermano estaba en la orilla mexicana y su amigo me esperaba en la orilla USA.

Así de chiche en cinco minutos estaba en Brownsville, Texas… pero comenzaba lo más paloma.

Mi hermano ya había hecho el viaje ocho horas ida y vuelta a la ciudad de San Antonio, nuestra meta… Había una garita de la migra que atravesaba cual arco triunfal toda la carretera de cuatro vías. Todos los vehículos paraban para ser revisados, además de las inesperadas paradas de las patrullas móviles de la migra.

Fumando cual máquina de tren con mi broder mientras iba aleccionándome qué decir y contestar ante las posibles preguntas de la migra.

Después de dos cajetillas vi a lo lejos la garita, que como una pasarela atravesaba la interestatal…. Mi broder baja velocidad, nos acercamos al garitón, y con gran alivio leemos en la caseta el rótulo que decía ¡"closed"!

Fue el 3 de marzo de 1981 cuando arribé a Chicago procedente de San Antonio, Texas. En 1987 obtuve la codiciada mica, gracias a mi broder... En 1992 un migra potorro me hizo escribir en un papel I love USA y con sólo eso me dio la naturalización de ciudadanía gringa.

En 2001 regresé a Texas, esta vez para vivir en Houston donde he permanecido por 18 años…

He vivido total 29 años en mi terruño contando un breve lapso de 21 bellos meses (1999-2001), viviendo en el terruño. 18 años en Chicago. 18 años en Houston.

Lamento mucho mis compas centroamericanos tengan que hacer el tétrico recorrido que hoy es. Pero emigrar es casi hereditario, muchas veces necesario y otras tantas de a huevo... Cuba y Venezuela no tienen nada que ver. Son las camarillas extranjeras familiares que manipulan el sistema corrompiendo políticos que se han apoderado de las instituciones donde no quieren soltar el hueso…

Llegó el invierno, el frío y la nevadera,
y la salsa, las gangas y los dialectos,
decir el chingo de majes incorrecto,
y la Navidad sin cuetes e invernadera
me hicieron sentirme un libre preso,
y extrañé mi pulgarcito con aprecio
su lluvioso invierno Navidad de primavera.
¡Mi Tierra y raíz donde naciera!

Toda esta putrefacción del sistema por los oligarcas crea pobreza, miseria y total robo del futuro de mis compatriotas centroamericanos. Pero este entuerto sólo funciona gracias a la élite imperial gringolandesa que con la paja de "seguridad nacional" lo sostiene, financia, estimula y lo hace cómplice responsable en el robo del futuro de mi gente.

Tamen
.

miércoles, abril 03, 2019

Celebrando 11 Años: La Familia Alvarado


Se requiere valor, coraje, huevos, cojones para enviarle una carta al rey de España dos meses después que el presidente español acaba de visitarlo trayéndole de regalo un documento desglosando su ancestría española… Me refiero al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El mensaje, en buen salvadoreño, que quizás el presidente de España significó transmitir a AMLO trayéndole el documento fue: "sos de los míos hijueputa así que portáte bien y sé obediente como tus pendejos serviles antecesores"…. AMLO le peló el eje, y nomás regresó a España el presidente Pedro Sánchez, enseguida envía una carta al rey español que en parte le requiere:


Lo que hizo AMLO no es nada nuevo. En 2002 miles de negros protestaron en Washington DC reclamando ser indemnizados por los años de esclavitud…, pero también exigieron disculpas.

Lo mismo ha pedido los nativos indígenas en lo que es hoy USA por el arrebato de tierra y holocausto de cerca 10 millones de nativos indígenas durante el llamado "Destino Manifiesto".

Y lo mismo deben exigir de España todos los mestizos, indígenas y negros en toda Latinoamérica que fue y sigue siendo saqueada y denigrada por la raza blanca cosmopolita invasora.

La tetuntada de gringolandeses raza blanca mayoría (no todos), que hoy se han desplumado del disfraz y sacado el gorila racista que siempre han llevado por dentro, deben recordar que siguen siendo extranjeros en el continente americano y quien quita un día salgan expulsados a Europa en masa porque con la misma medida que midiereis..... Lo mismo esa raza blanca que llegó el siglo pasado y hoy a través del soborno y corrupción dominan casi toda Latinoamérica a excepción de Venezuela y Bolivia.

España, a través de la BBC Mundo de los ingleses, apologize la Conquista, matanzas y saqueos con la vieja casaca de "trajeron civilización"... Pero ¿qué es "civilización"?... Los Toltecas, Los Aztecas, Los Mayas, son hoy todos considerados "civilizaciones" que hablaban un lenguaje común, tenían su propia cultura y adoraban sus propios dioses... Nada distinto de ciertas "civilizaciones" de hoy.

La BBC se queja de la enseñanza que el sistema educativo impuso en México desde 1915:


Estas matanzas fueron reportadas por los clérigos escribas que acompañaron a los conquistadores españoles, es algo que no se puede ocultar como a nosotros los cuzcatlecos nos han ocultado la historia de la Conquista del Señorío de Cuscatlán por un subalterno de Hernán Cortés que se llevó a toda su familia en su conquista de Guatemala y Cuscatlán donde ocasionaron masacres,violaciones y saqueos que fueron inmortalizados por curas que describieron estas atrocidades quedando plasmadas en libros.

Para los pueblos originarios Latinoamericanos ¡es hora de pedir justicia!... y dar gracias a Andrés López Obrador por abrir capote sobre el tópico.

Que tome nota de AMLO "nuestro" Nayib Bukele demostrando que es salvadoreño y nunca extranjero como su nombre..., exácto como López Obrador con su proceder le ha demostrado al pueblo Mexica Azteca...

Porfa Nayib no vayas hacer ridículo, como en USA ya anduviste entre la miel, no vayas a salir diciendo "!ay! wueviston me dijo Washington".

Y sobre esto traigo algo que escribí en 2002…. leyendo entonces descubrí el lado furtivo de la Conquista y de la "independencia" cuzcatleca..., el lado que se me ocultó en la escuela…, lo único que hice fue lo que me encanta: buscar libros y leerlos… Y así escribo lo que YO entiendo de nuestra historia cuscatleca:



Nuestra Historia: La Familia Alvarado

Desde La Conquista, comenzando por los españoles, y hasta nuestros días, Cuzcatlán ha sufrido excoriaciones de camarillas familiares las cuales han usando frases estandartes tales como "libertad, civilización, democracia"… para saquear, destruir, y aniquilar otros pueblos.

La primera familia en aprovecharse en usar estas falaces frases fue la familia del conquistador español Pedro Alvarado... Así que comencemos con la familia del Adelantado y Capitán de Hernán Cortés, Pedro Alvarado.

Alvarado nació en Badajoz, Extremadura, en el seno de una numerosa familia noble de España. En 1510 viajó con sus cuatro hermanos Jorge, Gonzalo, Diego, y Gómez hacia América. La familia llegó a Cuba y tras breve estadía se traslada a Veracruz, México, allí, bajo las órdenes de Hernán Cortés, participan en la conquista de México.

Hernán Cortés, ávido de conquista, encargó a la familia Alvarado, a la cabeza de su capitán Pedro Alvarado, la conquista de Guatemala y Cuzcatlán.

La familia salió de México el 6 de diciembre de 1523, con 500 soldados de infantería, 120 de caballería, 200 indios Tlaxcaltecas, 100 Mexicas, 4 piezas de artillería, 40 caballos de reserva, y abundante pertrecho militar.

Pedro Alvarado era "rubio, ojos claros, por lo cual los indios le llamaban Tonatiuh" -dios del sol-, lo explica Jorge Lardé y Larín en su libro "El Salvador: Descubrimiento, Conquista, Colonización".

Comenzó la campaña en Guatemala devorando los pueblos fronterizos Quiché del Soconusco a quienes finalmente derrotó en Quetzaltenango, en esa batalla murió combatiendo valientemente su cacique Tecún Umán.

En junio de 1524, partió de Ixinché (capital de los Cachiqueles) la primera campaña contra Cuzcatlán. Con pocas tropas españolas, pero con un cuantioso número de indios, comenzó la masacre en Escuintla (Itzcuintlán), donde hizo pasar a cuchillo toda la población, a finales de junio atravesó el Río Paz (Paxa) penetrando el norte del territorio cuzcatleco. El primer poblado que encontraron fue Nahuizalco (Mojicalco) pero estaba desolado, los habitantes se habían escondido en los montes, lo mismo sucedió cuando llegaron a Izalco.

Se dirigieron de allí al pueblo de Acatepec (Acatecpán), que también halló vacío. De Acatepec llegaron al pueblo de Acaxual, ciudad al este del hoy puerto de Acajutla. Los españoles hallaron no lejos de Acajutla, cerca de Tacuxcalco, la primera resistencia abierta de los pipiles.

Los guerreros pipiles llevaban corazas de algodón acolchadas que cubría todo su cuerpo, éstas eran bastante pesadas e incómodas para una batalla militar y si caían ya no se podían levantar.

Los españoles retrocedieron tácticamente para alejar al ejército pipil de una cercana montaña que podía servirles de refugio al ser derrotados, luego viraron y cayeron sobre los pipiles con la caballería provocándoles una enorme mortandad. Pero en esta batalla cayeron heridos varios españoles y en una existente carta de Pedro de Alvarado a Cortés, narra que él mismo fue herido en la pierna izquierda producto de un flechazo Pipil.

Pero una más fiera resistencia hallaron en Tacuxcalco, al sur de Sonsonate, donde un numeroso ejército pipil salió a combatirlos. Los pipiles esta vez usaban lanzas de hasta cuatro metros de largo y era más numerosos que el de Acaxual. Los españoles eran 250 y contaban con casi seis mil indios de auxiliares. Pedro de Alvarado, aún sanando de su herida, y no pudiendo combatir, distribuyó sus fuerzas en cuatro ejército y puso a la cabeza de cada ejército a sus cuatro hermanos... La familia esperó el combate... La batalla duró pocas horas con muchos indios muertos y heridos, los vencidos y diezmados huyendo a los montes y colinas.

Alvarado entonces escribió una carta a Hernán Cortés sobre la campaña de Cuzcatlán. Estas cartas, dicho de paso, constituyen los primeros documentos históricos que mencionan la tierra cuzcatleca:

"Aquí en este reencuentro me hirieron muchos españoles y a mí con ellos, que me dieron un flechazo que me a pierna y entró la flecha por la silla, de la cual herida quedé lisiado que me quedó la una pierna más corta la otra bien cuatro dedos... Y llegando que llegue a esta ciudad de 'Cuzcaclán' hallé muchos indios que me recibieron y todo el pueblo alzado y mientras nos aposentamos no quedó hombre de ellos en el pueblo que todos se fueron a las sierras y como vi esto yo envié mis mensajeros a los señores de ahí a decirles que no fuesen malos y que mirasen que habían dado la obediencia a Su Majestad y a mí en su nombre, asegurándoles que viniesen, que yo no les iba a hacer guerra ni a tomarles lo suyo, sino a traerlos al servicio de Dios Nuestro Señor y de Su Majestad.

Enviáronme a decir que no conocían a nadie, que no querían venir, que si (para) algo les quería ahí estaban esperando con sus armas. Y desde que vi su mal propósito le envié un mandamiento y requerimiento de parte del Emperador señor nuestro en que les requería y les mandaba que no quebrantasen las paces ni se rebelasen, pues ya se habían dado por sus vasallos. Donde no, que procedería contra ellos como con traidores alzados y rebelados contra el servicio de Su Majestad y que les harían la guerra y todo los que en ella fuesen tomados, a vida serían esclavos y los herrarían (marcarían). Y que si fuesen leales, de mí serían favorecidos y amparados como vasallos de Su Majestad.

Y a esto no volvieron los mensajeros ni respuestas de ellos… Y como vi su rebeldía y el proceso cerrado, los sentencié y di por traidores y a pena de muerte a los señores de esta provincia… Sobre estos indios de esta dicha ciudad de Coxcaclán (Cuzcatlán) estuve diecisiete días y nunca por entradas que mandé hacer ni mensajeros que les hice, como he dicho, los pudo atraer por la mucha espesura de montes y grandes sierras y quebradas y otras muchas fuerzas que tenían..."

Como dice Pedro Alvarado en su carta, la familia española penetró por fin al Señorío de Cuzcatlán cuando llegó a Ateos(Atehuán), cuya población recibió amistosamente al caudillo español..., y de acuerdo a Santiago Barberena, estando aquí, Pedro Alvarado recibió emisarios del cacique de Cuzcatlán, que la tradición le ha puesto el nombre de Atlacatl, éste ofrecía su obediencia y la de sus vasallos al rey de España, o sea, ¡sin una lucha, el valiente Atlacatl, ¡se rendía a los españoles!...

El mito del "valiente" Atlacatl, que irresponsablemente ha sido inmortalizado en pinturas, esculturas, murales, cantos, poemas, aún en poses lanzando una flecha en Acaxual a Pedro Alvarado, y al cual "lo deja cojo para toda su vida", es solamente eso: un patriotero mito.

El histórico Atlacatl, según el historiador Ignacio Barberena (que algunos académicos como Jorge Lardé y Larín ponen en duda su existencia y dice sólo era una denominación) dice existió, pero era un cacique dócil, afable y carácter débil, quizás con cierto vestigio de valor pues murió en la batalla de Cuzcatlán... Honestamente, y de acuerdo a imparciales historiadores salvadoreños, para mí, el famoso Atlacatl es un símbolo que no hace daño a nadie.

Si tiene Honduras a Lempira, Guatemala a Tecún-Umán, Panamá a Urraca, Chile a Caupolicán, Perú a Tupac Amarú, México a Cuauthémoc, los gringos a Toro Sentado... Una moda histórica es tener un indio valiente... El Salvador, habiendo muchos y valientes, escogió al contradicho Atlacatl... Mi padre una vez me comentó "está bien así, cuando no daña a nadie"

Don Pedro aceptó la invitación de Atlacatl y se trasladó a la capital de Cuzcatlán donde se hospedó en el mismo palacio del cacique Atlacatl, pero aún siendo así, tan bien recibido por los cuzcatlecos, no duró mucho su hipocresía y sus verdaderas intenciones: El oro.

Leamos como narra alguien que vivió y vio los hechos: Fray Bartolomé de Las Casas, quien en su tratado de "
La Destrucción de las Indias" lo cuenta refutando la versión coloreada del troglodita Alvarado:

"De infinitas obras horribles que en este reino hizo este infelice malaventurado tirano y sus hermanos, porque eran sus capitanes no menos infelices e insensibles que él con los demás que le ayudaban, fué un harto notable, que fue a la provincia de Cuzcatlán, donde agora o cerca de allí está la villa de Sant Salvador, que es una tierra felicísima, con toda la costa de la mar del Sur, que dura cuarenta y cincuenta leguas; y en la ciudad de Cuzcatlán, que era la cabeza de la provincia, le hicieron grandísimo rescebimiento, y sobre veinte o treinta mil indios le estaban esperando cargados de gallinas y comida.

Llegado y rescebido el presente, mandó que cada español tomase de aquel gran número de gentes todos los indios que quisiese para los días que allí estuviesen servirse de ellos y que tuviesen cargo de traerles lo que hubiesen menester. Cada uno tomó ciento o cincuenta, o los que le parecía que bastaban para ser muy bien servidos, y los inocentes corderos sufrieron la división y servían con todas sus fuerzas, que no faltaba sino adorarlos. Entretanto, este capitán pidió a los señores que le trajesen mucho oro, porque a aquello principalmente venían. Los indios responden que les place darles todo el oro que tienen, y ayuntan muy gran cantidad de hachas de cobre (que tienen, con que se sirven) dorado, que parece oro, porque tiene alguno. Mándales poner el toque, y desque vido que era cobre dijo a los españoles: "Dad al diablo tal tierra; vámonos, pues que no hay oro, y cada uno, los indios que tiene que le sirven échenlos en cadena y mandaré herrarseles por esclavos". Hácenlo así y hiérranlos con el hierro del rey por esclavos a todos los que pudieron atar, y yo vide el hijo del señor principal de aquella ciudad herrado. Vista por los indios que se soltaron y los demás de toda la tierra tan gran maldad, comienzan a juntarse y a ponerse en armas. Los españoles hacen en ellos grandes estragos y matanzas y tórnanse a Guatemala".

Pero la familia Alvarado no logró conquistar de facto la tierra cuzcatleca. Muchos pipiles murieron en ese primer asalto, así como también muchos pipiles huyeron a los "montes y sierras cercanas" hacer guerra tipo guerrilla. 

La familia Alvarado intentó tretas y subterfugios por hacerlos regresar y someterse, pero sin éxito, aún envió mensajeros pero éstos nunca regresaron.

Para agravar la situación, un riguroso invierno obligó a los conquistadores, después de permanecer en Cuzcatlán por 17 días, a regresar a Ixinché, en Guatemala.

Una segunda campaña para conquistar Cuzcatlán se hizo necesaria y se inició a finales de 1524, capitaneada por Diego Alvarado, segundo en línea de dicha familia. 

Esta vez los españoles tuvieron más éxito, pero aún no completa victoria; esto se deduce por el hecho que Diego de Alvarado fundó en diciembre de 1524 la "Villa de San Salvador" en el valle de Las Bermudas, cerca de Suchitoto y no tan cerca de Cuzcatlán. Era un sitio solitario, extremadamente húmedo y lluvioso. No hay muchos datos históricos sobre esta segunda expedición de Diego de Alvarado, pero se acepta como hecho que la conquista de Cuzcatlán no fue completada en esta segunda expedición.

El Adelantado Pedro Alvarado fue procesado en las cortes españolas por las masacres que desató en Cuzcatlán; él se defendió con el pretexto de los mensajeros muertos y fue exonerado de los cargos en 1529. Gracias a este proceso se saben sus correrías que tantas vidas cuzcatlecas acarrearon.

Doce años después, en 1541, el caudillo de la familia Alvarado falleció en el estado de Jalisco, cerca de Guadalajara, huyendo de guerreros indios que lo acosaban. Iba adelante su escribano Baltasar Montoya que halaba su caballo en una empinada, y, debido a lo rocoso de la subida, su agotado caballo resbaló y se lo llevó consigo cuesta abajo.

A raíz de estas heridas, el genocida Pedro Alvarado falleció el 29 de junio de 1541.

Tamen
.
Prestado de CUSCATLÁN