6/26/2009

Raza

Mi Raza de latón y oro,
la del color de mi piel rupestre,
la que recuerdo sin desdoro,
Mi Tierra morena y silvestre.

Raza belicosa pero mía,
la de feroces gritos de guerra,
la de coraza de pluma y arcilla,
la del pan de la tierra...

¿Qué acaso pereciste
y no hay átomos de tu ayer
recordando un día fuiste
mi ancestral amanecer?

¿O acaso el ente
de tu abolengo fugitivo
hoy piel transparente
es orgullo nocivo?

Esa Raza mía por siempre,
la de pétalos dorados en bruma
la del silente eco del vientre,
la que su número abruma...

La que habita en la serranilla
la que pulula en los arrabales
la que toca puertas cada día
la que lucha contra sus males.

Quizás yo te imploro
implorando otros bustos,
mármoles de seda y oro,
gallardos, pero injustos...

¡Mi casta del Padre Nuestro
y milagrosa Ave María,
esa Raza es mi siempre estro
esa Raza es mi poesía!...


Tamen
.