11/04/2009

Desde La Diáspora: Yellow Black

En gringolandia el racismo anglosajón ha sido, desde su creación como nación, un pan de cada día. Las minorías conformadas mayormente por el negro, tanto como el hispano, y poco menos el asiático, a estos, la mayoría raza blanca discrimina diariamente. Pero la sinvergüenzada de los europeos americanos es que nos acusan a las minorías de gritar “discriminación, y racismo por cualquier cosa”… ¡Puta! aún sucediendo evidencias diarias.

En algún lugar leí una vez que el color de la piel es el mayor obstáculo para lograr llegar lo más cerca posible a la utopía de John Lennon.

Volviendo a la actual hegemonía y al “denial” de su población blanca, y de algunos hispanos, rechazando y denegando que exista un problema racial. Esta noticia cuenta que un Juez de Paz gringo en el vecino estado de Luisiana, se negó a casar una mujer blanca con un negro, todo por que el juez del Partido Republicano juzgó, dando su opinión personal, que los hijos de estas parejas mixtas "son rechazados por ambas culturas y sufren debido a ello"…. El sector liberal gringo (Demócrata) le voló verga por casi dos semanas, y el sector conservativo (Republicano) no dijo ni pío.... Ayer renunció el juez anglosajón de su cargo.

Este juez raza blanca, junto a la pareja mixta negada ser casada por él, encierra, a mi entender, la raíz del problema. Una cosa curiosa que yo he visto en mis 28 años en gringolandia es que las parejas mixtas, en un 95%, suceden entre mujer blanca y hombre negro, y he visto cientos de parejas con este arreglo racial en todos los estados de USA que he visitado… pero sólo una vez he visto al revés: hombre blanco anglosajón con mujer negra.

Yo deduzco que la mujer blanca es más racialmente tolerante que el hombre blanco, pero el sistema en gringolandia es dominado por el hombre blanco anglosajón, o europeo, es un sistema patriarcal, la mujer blanca puede estar “liberada” en muchos ámbitos, pero en el sistema en sí, sin excepción, están barajadas. Basta darse cuenta en los salarios, la mujer blanca recibe menos paga que su contraparte macho, aunque ambos hacen lo mismo, y tienen similar experiencia o calificaciones.

Pero la discriminación racial existe, es visible y verificable casi a diario, pero NO sólo en USA sucede, por ejemplo esta reciente noticia dice que en China, el designado futuro imperio sobre el planeta terrícola, una mujer hija de madre china y padre negro se inscribió en un show de talentos por televisión, y al ser presentada como hija de mujer china y hombre negro la prensa china reporta que “ardió Troya” como dijo aquél.

Los chinos enviaron textos, se comunicaron por teléfono o enviaron cartas al canal de televisión expresando rechazo y ultraje. Un mensaje leía: "Ugh. Yellow people and black people mixed together is very gross!" (la mezcla de amarillo y negro es asquerosa)…, parece que los chinitos, en su camino a ser mandamases del planeta, van adquiriendo los males de toda supremacía hegemónica: racismo.

Pero hoy día tenemos una hegemonía actual donde el racismo es uno de los cimientos que edificó esta nación, cuando Washington firmaba el acta de “independence and freedom” en 1776, en su hacienda tenía 316 esclavos y esclavas africanos, aún las sexuales, lo mismo Jefferson, y casi todos los “founding fathers” eran esclavistas.

En gringolandia entre más oscura es la piel, el terrícola es menos confiable y aborrecido, y entre más blanca y radiante es la piel, es más aceptable y apetecido…, esto lo he visto dondequiera he ido en USA, en unos estados más patológico que en otros.

Yo personalmente no recuerdo que durante los 27 años que viví en el terruño me fijé en el color de la piel. Mi padre fue moreno tizón y mi madre blanca cual masa de maíz. Pero cuando llegué a EE.UU ese fue mi primer encontronazo, la mara anglosajona es prolija a ponerle al color de la piel una importancia de primer orden.

9/11 y los Neocons de Bush vinieron a hacer más agresiva y abierta la discriminación contra el latino con la paja de la inmigración ilegal. Yo, a huevos, desde 1981 que llegué, tuve personalmente que hacerme al surco, aceptar que ellos son mayoría, y no pajearme en querer hacer pajaritos preñados, traté de absorber y dar un uso a ese “hassle”, aunque me empute ver y oír lo que le está pasando a mi gente.

Tamen
.