11/29/2009

¡No es el "Modo de Vida", Estúpido!

He venido siguiendo los pajatoriales del loco quiquito desde que su pasquín de propaganda se lee de choto en internet, y nunca le había leído líneas de aflicción e incertidumbre como las que escribió en su pajatorial del fin de semana.

Lo que me llamó la atención esta vez es que quiquito no esconde cierta aprensión en lo que escribe, como si no está seguro de lo que garabatea, ¡puta que lejos está de aquel bully que se presentó en el programa del salivoso por Tv, y habló sacando pecho de las “mentes pensantes, los que pagan y toman decisiones”.... El loco quiquito de hoy suena a lombriz de tierra, a mí se me hace que quiquito está culillo y quizás por eso su brillante pajatorial no hace sentido.

Veamos esta frase “..., que incluye a la mayoría de salvadoreños”, son las cucharadas de paja para la mara, “la turba” para él, que eran 100% efectivas cuando Araña Magaña le paraba los vergazos a Pelé y Pepe, y lo peor es que da por seguro que los que leemos su pajatorial seguimos brutos, enfermos, que no tenemos la “pensante” masa gris para ver que le tiemblan las nalgas al escribir ¿a dónde se habrá ido la engreída seguridad de quiquito?

En su segundo párrafo continúa: “… La incluye porque esa mayoría cree en Dios…” O sea que los que no creen en “Dios” valen verga. Otro problema sería ¿a cuál “Dios” quiquito se refiere?, ¿el universal tal cual el individuo decida concebirlo o el “Dios” que pretende implantar a huevos porque favorece sus intereses egoístas personales?

“… Trabaja para ganar su sustento…,”, aunque robe o evada impuestos, aquí quiquito nos dice sin tanta paja que el que no trabaja queriendo trabajar, aunque esté capacitado pero no encuentra jale porque en el terruño no hay oportunidades, a ese también no lo quiere su “partido de derecha”, porque la derecha necesita plata, vergo de plata, y para su partido capitalista “Dios” es plata, y el que no trabaja no tiene plata, entonces no es bienvenido al partido de derecha.

“…, cree en la honestidad, en la moral y en una sociedad libre…” Por poco y me hace chillar. Se requiere huevos leer al loco quiquito hablar de honestidad, moral, y libertad.

“El Salvador se ha convertido en un territorio de paso del narcotráfico, el lavado de dinero, el crimen organizado y el contrabando de bienes y personas…;” cuando quiquito escribe sobre narcotráfico nunca profundiza, y dos clarividentes peculiaridades sobre este tema del narcotráfico es que quiquito, en sus pajatoriales, nunca enlaza el tópico directamente con el FMNL, ni lo desliga pajatorialmente de su “partido de derecha”…, y es porque sabe de quienes se trata. ¿Y la honestidad quiquito?


"Nuestra sociedad está bajo acoso de la difamación, que quiere atribuir a sus modos de vida males endémicos que hasta desatarse la guerra estaban en vías de solución".

A manera que no se entienda, quiquito nos dice que los modelos económicos como el capitalismo, implantado en El Salvador por siempre, son “modos de vida”, y que estos “modos de vida” no son culpables de la carencia de empleos, que la población muera de dengue, cólera, rotavirus, neumonía, diarreas, no son responsables de las casas de cartón, que no haya suficientes escuelas, hospitales, que el salvadoreño tenga que huir de su tierra y abandonar a los suyos por falta de oportunidad…, bueno, talvés estaba un poquitillo malo el volado, pero después de casi 200 años “el modo de vida” lo estaba solucionando, pero se vino los “años de locura” y se perdió todo lo “ganado”.

"A la buena información, al debate sensato y el respeto a lo que otros dicen y opinan, se opone la diatriba y la tergiversación de las realidades nacionales, en particular el atribuir a los modos de vida la pobreza y las carencias que todavía se sufren. Mentir, acusar y difamar son hoy, como siempre, las principales armas de los que quieren derrumbar la democracia".

Cuando leí el párrafo arriba me imaginé al loco quiquito hincado, haciendo con sus manos señal de plegaria, su vista dirigida al cielo… ¡pobechito!... me hizo arrepentirme y orar “Señor mío, perdón por haber blasfemado los “modos de vida”, soy un canalla, un huno, un Bin Laden; pero no, mi Señor, el modo de vida no tiene la culpa, ¡pobechito!"

Entonces el loco quiquito se pone las polainas de benemérito, la cachucha de Matador, el escudo de chichicaste, y empuñando el machete de Noriega salta a la palestra en su bello corcel blanco, las trompetas aúllan desde su mente pensante, entonces el valiente y gallardo loco quiquito, haciendo relinchar a Rocinante grita a todo pulmón: ¡Golpe de Estado!... cuando escribe: “La respuesta de la derecha y de ARENA tiene que ser clara, lógica, con los pies en la tierra, valiente y oportuna”

Tamen
.