10/21/2008

HOUSTON - TEXAS

Escribir de la ciudad de Houston es hablar de la ciudad más grande del estado de Texas, y la cuarta ciudad más grande de Estados unidos. Si San Antonio fue el Texas mejicano, Houston representa el Texas gringo.

Hablar de Houston (casi 2 millones de habitantes) y Texas (25 millones) es hablar del refrán “la historia se repite”.

Hace tres años, después de buscar en la historia sobre la ciudad en la que ya llevo 7años viviendo, y ayudando a mi hijo en su tarea, me di cuenta que entre 1809 y 1830, el gobierno español, y luego el mexicano, ya habían repelido varias invasiones anglosajonas en Texas; aún así, después de independizarse en 1810, México aprobó una invitación a los gringos para emigrar y asentarse en los espaciosos y vacios territorios texanos que entonces estaban bajo la jurisdicción del estado mexicano de Coahuila, aún ofrecieron “amnistía” a los anglosajones protestantes que habían entrado “ilegalmente” a Texas... La única condición era que estos inmigrantes ilegales raza blanca juraran lealtad a la nación y se convirtieran al catolicismo.

Cómo perdió México esta tierra a los gringos?, man!, hoy es una historia de barro,

El estado más grande de USA (después de Alaska) es Texas, pero en Texas casi no se menciona que “Tejas”, así como Nuevo México, Arizona, Nevada y California, eran territorios de México, y no se dice ni en secreto que la élite gobernante anglosajona de entonces, decidió arbitrariamente asignar la suma de 15 millones como “justo” pago por estas tierras (la mitad de México), y fue esta cantidad que le “pagaron” a los mexicanos por el gran hueveyo, para taparle el ojo al macho..

La historia de lo que pasó hoy es estira y encoge para amoldar orgullos. Pero la "historia" que predomina y se enseña en las escuelas gringas, como siempre, es la historia del ganador, y los gringos ganaron esa guerra de 10 años convertida en dos cortas guerras: la primera hoy le llaman “guerra de independencia de Texas”, que sucedió de 1835 al 36 y el “héroe” es Samuel Houston y los soldados del fuerte “El Alamo”…, y la otra es la “guerra México-americana” que sucedió de 1846 a 1848 y en la cual los gringos ganaron después de tomar por asalto marítimo Veracruz y luego la capital Mexicana. Los gringos entonces obligaron a los mexicanos a firmar el tratado “Guadalupe – Hidalgo” y fue cuando México perdió la mitad de su territorio norte, o sea, 2 millones y medio de kilómetros cuadrados y 100 mil habitantes.

Los anglosajones europeos conformando el ejército estadounidense desfilaron victoriosos por la capital mexicana entonando el canto “green grows the bushes”, y de allí el eterno apodo de “gringos” a los actuales anglos que siguen siendo mayoría en Estados unidos.

La parte que no se cuenta en las escuelas gringas sobre el violento arrebato de tierra mexicana en los 1800s, es que ellos se basaban en la creencia gringa que su dios los destinaba arrebatar y poseer dichas tierras usando la guerra, y que ese mismo dios los concebía a ellos, por ser raza blanca, mejores “vicarios” para “civilizar” estas tierras, ya que los indios nativos o los recién independizados mexicanos mestizos, el dios gringo los consideraba “salvajes”… a esta teoría ellos le llamaron “Destino Manifiesto”, o sea, a través de esta “inspiración divina” el dios gringo convertía a la raza blanca anglosajona en “pueblo elegido” sobre las “naciones salvajes” de Hispanoamérica.

De esta falaz teoría proviene que un buen puñado de los actuales gringos nos consideran, a los latinoamericanos y africanos, racial y mentalmente inferiores.
Pero es un hecho que anglosajones ilegales comenzaron llegando al Texas mexicano comenzando en 1802. Por ejemplo: Stephen Austin, Sam Houston, Allen, Davey Crocket…, todos ellos fueron ilegales indocumentados para 1830, pero con el apoyo de la naciente nación gringa, se rebelaron contra México en 1834, lo cual comenzó todo.

Hoy Texas es 21% hispana, Houston es 51% mayoría hispana… y siguen llegando por miles mensualmente, lo mismo que llegan a Arizona, Nuevo México, California, nevada… ¡y la historia se repite!

Tamen