10/13/2008

El Huracán Ike

“Go home Ike, Tina is not here” decía escrito en un muro a la entrada de la ciudad Galveston, y fue algo me hizo reír cuando lo vi en la noticias, pero entonces no sabíamos que con Ike no era para andar con bromas. Las ciudades de Houston y Galveston, separadas por 80 millas (128 km), y las densamente pobladas zonas aledañas, no se salvaron y fuimos golpeados por el huracán Ike.

Nadie salió bien parado de la furia de la naturaleza. El huracán fue categoría 2 (110 mph, 176 kph) en Galveston y un poco menos en Houston.

Pero yo, cosas del destino, he sobrevivido 3 terremotos en El Salvador: 1965, y dos en 2001, un “blizzard” en el año nuevo 1999 en Chicago, y hace un mes, este huracán en Houston. Pero de estos tres desastres naturales, para mí, el huracán es el más aterrorizante.

El terror comenzó a la una de la madrugada del sábado 13/2008, exactamente cuando se fue la electricidad y el ojo de la tormenta tocó tierra en la bella isla de Galveston, a partir de este momento fueron 8 horas de completo terror que me han sacado canas. Las aterradoras ráfagas golpeaban y mecían mi casa con un ruido estremecedor. Con mi esposa y mi hijo nos metimos a un pequeño closet a esperar lo peor, recriminándome mentalmente por exponer a mi familia y no haber evacuado a San Antonio, Dallas, o Chicago, o al menos ponerle madera a las ventanas.

La culpa de esta mala decisión fue el efecto del Huracán Rita en el 2006

En 2006, una semana después del destrozo televisado del Huracán Katrina en Nueva Orleáns, se formó el Huracán Rita en el Golfo de México, este monstruoso huracán era categoría 5 y su trazo predecía el mismo trazo de Ike. Entonces se dio lo insólito: un millón y medio de houstonianos tuvieron la misma idea y se lanzaron en pánico a evacuar la ciudad. El resultado fue la más gigantesca trabazón de automóviles en la historia de los gringos.

La autopista de Houston a Dallas, y Houston a San Antonio, se convirtieron en una monumental trabazón… pero el ahora famoso huracán Rita se fue más arriba, hacia la frontera entre Texas y Luisiana, y no ocasionó daño alguno en Houston. Pero la formidable trabazón, bajo una temperatura de alrededor de 40 grados Celsius, causó 31 muertes, en especial a la gente de edad y los niños… Por eso esta vez, con Ike aún en camino, nadie quiso evacuar, lo que fue un error.

Hoy a un mes del desastre, la ciudad ha quedado herida, hubo zonas que pasaron hasta dos semanas para recuperar la electricidad, aún se buscan muchos desaparecidos, en especial, del área de Galveston la cual se evacuó y cerro por casi cuatro días. Hasta hoy se cuentan 33 muertos y 300 desaparecidos.

La benigna experiencia de Rita hizo que la mayoría de houstonianos nos quedáramos a enfrentar Ike, y nos llevó putas, envalentonaba aún más el hecho de saber que era categoría dos. Yo iba pronto a saber que la categoría no hace el terror más o menos, y no creo que me quede averiguar, si se presente la oportunidad, de cómo se sentirá un categoría 3, 4, ó 5.

Tamen