5/18/2009

Mauricio Obama y Barack Funes

Aquí en la Diáspora el presidente Obama, en sus 100 días de gobierno, acaba de decepcionar por segunda vez a un chingo de liberales izquierdistas. El martes rompió su promesa electoral de permitir la publicación de todas las fotos de tortura en la prisión iraquí Abu Garhaid, la cual un juez federal ya había sancionado ser liberadas. Obama dio media vuelta y dijo no, por que peligra la vida de las tropas invasoras acertó. Y al siguiente día dio otra soberana vuelta y decidió reinstalar los tribunales militares en Guantánamo, una creación de Bush.

En pocas palabras Obama se aculeró después que el ex vice Dick Cheney, su hija lesbiana, y el locutor Limbaugh(clon de arenacho) le volaron verga a través de Fox News (clon del Diario de Hoy) el domingo hace siete días. La hija de Cheney, sin tanta onda, y enfrente de la cámara, acusó a Obama de “side with the terrorists”, traducido, “estar de parte de los terroristas… “, terrible color que frikió al mulato y sus ayudantes, pero en vez de enfrentarlos públicamente como hicieron los derechistas, Obama se ahuevó e inmediatamente dio media vuelta y ladeó con Bush…, y por ende, con los sionistas que financian a la élite de ambos partidos.

En nuestro terruño decimos “no es lo mismo verla venir, que tenerla adentro”, y es que no hay mucha diferencia en cuanto a la esencia de la política entre la primera potencia mundial con mi Pulgarcito de América, excepto por el tamaño del volado.

Los gringos recién eligieron un presidente negro (una primicia) con sangre islámica por la rama paterna, quien está viviendo la “luna de miel” y tiene un porcentaje de aprobación de 62% en estos momentos, nada mal. En el congreso su partido domina el senado con un voto corto de absoluta mayoría, y goza de una formidable delantera en diputados del Congreso, o sea, la tiene mejor que Mauricio Funes ya que el FMNL no tiene ni siquiera mayoría simple… la posición de Funes es más crítica que la que goza Obama y si este se aculeró teniendo esa ventaja, obviamente Mauricio Funes tendrá que hacer lo mismo pues quizás no sea apto para realizar el pijo de promesas electorales y se tendrá que aculerar en algunas como Obama hizo.

Pero Barack Obama está cumpliendo con el bipartidismo que prometió como candidato, y recién nombró al Gobernador mormón de Utah para Embajador en China, es su segundo nombramiento de un opositor en su gabinete, esto es bien visto en toda la población porque los dos nombrados, aunque del partido Republicano de oposición, eran los más aptos en sus ramas. El Gobernador, por ejemplo, es el único alto político gringo que habla Mandarín, eso lo hace natural para tratar con los chinos, el socio más importante. Obama está haciendo a un lado intereses personales (vender el puesto, por ejemplo) y partidistas por el bien de la nación… que es lo correcto, una rareza entre políticos… Y si Funes llegase a nombrar un opositor al gabinete que será el mejor candidato al puesto, bienvenido debía ser si con su pericia ayuda al país a superar el hoyo que Arena nos ha hundido.

Presidente Obama en sus primeros 100 días ha demostrado un giro de 180 grados en las relaciones con los líderes izquierdistas de Hispanoamérica, otra promesa electoral, y su comportamiento en la recién pasada cumbre agarró en curva a muchos izquierdistas, Obama buscó y saludó al “dictador” Chávez, y elogió al primer “presidente indígena de las Américas”, tal como lo repitió aquí. Obama no vio a Chávez ni Morales como “tiranos dictadores”, como Bush y Rice hicieron, sino legítimos líderes elegidos por sus pueblos hasta que el mismo pueblo diga lo contrario, guste o no guste.

Funes, aparentemente, no quiere verse alineado con Chávez, yo sospecho que no le agrada, pero no le quedará más que buscar la ayuda de él. El Fondo Monetario “sucks”, como dicen los gringos, por el chingo de ataduras pro ricos que imponen a huevos para prestar plata, el BID lo mismo… sólo le quedará Hugo Chávez para reponer parte de los mil y pico de millones déficit, producto del descarado robo de Arena y Saca. Pero como Funes ya sabe por sus tratos con Salume: en política nadie da nada gratis.

Sólo espero que Funes, si recibe ayuda venezolana, no la vaya a regar como el desagradecido y nefasto negrito Flores Pérez.

100 días y Obama comenzó a retroceder, y seguirá retrocediendo en algunas de sus promesas, falta el despelote del seguro de salud colectivo, el pijaseo a los cambios a las tarjetas de crédito, poner vigilia a los sionistas ladrones de bancos, la elección del juez de la Suprema Corte, Medio oriente, Irak, Afganistán…

Los tiempos son duros, diferentes y nada chiche, a nuestro Mauricio Funes le tocará más crudo, cruel y sanguinario, o sea, la derecha privilegiada extranjera, el despelote partidario, y los bestiales narcos.

Tiene leche de tener a Obama y Colom adelante.

Tamen
.