5/21/2009

Fue Un Gran Tipo Mi Viejo

Hoy hace dos años mi padre murió en Chicago, y yo le cumplí una promesa que él me pidió: ser enterrado en su tierra salvadoreña.

Un viejo que sólo estudió tercer grado, fue hombre de una sola mujer aún después de haber quedado viudo en sus 53 años, fue fumador de maquinita y borracho enculado con los cilindros y las "8 onzas", coleccionista de monedas y estampillas, lector incorregible, escritor callejero y un ferviente admirador del “generalísmo”…

Un guanaco nacido en alguno de los más horribles mesones que pululaban el San salvador de principios de siglo y que de alguna manera vivió 93 años.

Con tan sólo 3er. Grado de primaria, por casi 30 años fungió como jefe de Fotocopia y jefe de Catastro del otrora Registro de la Propiedad Raíz e Hipotecas… un nombre muy largo para una de las muchas cuevas de Alí Babá de los gobiernos pecenistas que llamaban “dependencias del gobierno”. Mi tata dio su aporte a la nación a su manera y yo no tengo solvencia moral para juzgarlo.

Fue un asiduo de la tienda de libros del “choco albino”, de los cuales yo heredé varios libros tan viejos que al abrirlos sale ese pretérito olor amarillento, libros que quizás él nunca leyó pero que se enorgullecía de tenerlos… y nunca olvidaba si alguno de sus hijos le perdía un libro.

Yo heredé el color de su piel, sus ojos, su adición al licor y cigarrillos, su interés por la investigación y disfrute de la lectura, su amor por la campiña, su lealtad a las plantas y animales… y también heredé un millón de estampillas y cientos de libros que no sé qué putas haré con ellos cuando me toque partir.

Finalmente también heredé sus escritos: buenos, malos, reguliches, bagazos… pero él los amaba como amó a sus hijos y este es uno de ellos.

Realmente, como dijo Piero, "fue un gran tipo mi viejo".

AVES, CANTOS Y COLORES

Los pájaros cantan, vuelan las aves, bogan y copulan,
rayan el aire, vienen y pasan con mucha alegría.
En sus ascensos retozan, en sus descensos disputan,
cambiando con mucho brillo y con oscilante vaivén,
agitan sus miembros con más energía
partiendo las nubes con lucimientos en confusa gritería...

Las palmípedas navegan en mares, ríos y lagos...
y siempre luciendo ¡su elegancia!...
Por todos rumbos se ven avecillas, llenas de conjuntos
armoniosos de colores... hermosos tonos que excitan el alma...
¡También endulzan oídos!

Hay pajarillos que no trinan, pero tienen el don de exhibir
sus plumajes de uniones con esplendorosos reflejos,
cual fascinante ocaso primaveral,
y entre coloraciones gaseosas de estío,
las voladoras my conocedoras del ambiente,
en los ramajes se componen el plumaje y surcan el éter...

Pájaros nómadas, peregrinas especies qué abandonan el Norte
al caer las hojas, y desnudan el árbol, y...
Mostrando siluetas se ponen en movimientos
en busca del abrigo, buscando alimento, en procura
de agua, explorando ambientes, y después de tanto y tanto cernerse,
las bandadas encuentran a la prodigiosa...
¡PRIMAVERA!


prestado de CUSCATLÁN

Tamen
.