10/02/2010

Los Pinochos de El Salvador

La mentira, desde que se hizo mentira, es un elemento necesario en la dinámica humana porque obliga al terrícola a esforzarse por buscar la anti mentira, o sea, la verdad como cada cual la concibe… aunque una y otra sean algunas veces hipotéticas y difíciles de probar.

La mentira, como en el caso de la información, es necesaria en la evolución porque genera la búsqueda de la verdad relativa. El terrícola siempre ha buscado en el “anti” la respuesta ante el peligro y lo inexplicable, y siendo la mentira en todas sus formas informativas un peligro tan letal como las armas, la anti-mentira fue la respuesta.

El terrícola inventó el avión y el ataque aéreo, pero la respuesta fue inventar el anti aéreo y el misil, se inventó el tanque y luego el anti tanque, el misil originó el antimisil, microbios y anti microbiales…

Y contra las mentiras de quiquito, el extranjero Essersky, y el gran duque Dutriz, y más que todo la falta de oportunidad para expresar la versión opuesta en esos medios, es que se originó Contrapunto, El Faro, El Trompudo, los blogs… y hoy son tan populares y, pienso yo, eventualmente destronarán estas mentiras como el compact disc aniquiló el audio tape y el long play.

Me hallaba en Agosto en San Salvador reunido con cinco ex compañeros INFRAMEN, cuatro de ellos viven en El Salvador y dos habíamos llegado de USA… Hablábamos de política.

El tema era las resoluciones de la nueva Corte Constitucional de la Suprema Corte que había desbaratado el candado político de las elecciones al invalidar votar por partidos. También hablábamos del potencial efecto que tendría si la Corte Constitucional invalidaba la “enmienda Altamirano” tocante a la libre expresión, la calumnia y difamación.

Un compa no acordaba del todo en lo que hacía la nueva CC y expresaba la eterna excusa que los medios de comunicación nuestros al menos “no los domina el gobierno como en Cuba”.

Entonces pregunté si ellos habían leído sobre la descarada estafa de dos millones de dólares que la Prensa Gráfica del duque Dutriz había hecho a la humilde señora de Santiago Texacuangos, y que la nueva Corte Constitucional falló en mayo contra la Prensa Gráfica y la obligó a pagar dos millones de dólares…, silencio!… excepto por el compa de Washington, todos los que vivían en El Salvador me miraron en blanco… Ninguno había hablar de ello!

Y este fue el primer fallo de esta nueva Corte Constitucional.

De los que vivían en El Salvador, dos eran médicos, y una era maestra en una universidad, o sea, no eran Juan Pueblo iletrado y pelado, sino eran compas que escuchaban, veían y leían los medios de información, pero no surfeaban internet por noticias… ignoraban totalmente que el gran duke robertillo de la manera más bajera, estafó por diez años a una humilde mujer que le pegó a todos los escores del Mundial 98.

Mis compas en El Salvador no sabían sobre ésto porque nadie, a excepción del CoLatino, había informado al pueblo sobre este gran hueveyo a una humilde mujer salvadoreña.

Qué gran diferencia a hoy cuando vemos estos medios de desinformación empandillarse para condenar al juez que multó al duke robertillo con 200 mugrientos dólares por quebrar la ley del menor, o el griterío de quiquito por la justificada invalidación y erogación del artículo 191, o “ enmienda Altamirano”, por la Corte Constitucional.

Y como este caso hay cientos que certifican la desinformación que impunemente llevan a cabo estos medios dominados por los privilegiados y extranjeros.

Esa es la libre expresión que defiende la derecha Latinoamérica, para ellos el flamante y descarado robo de los ricos y privilegiados no es nada pues la derecha justifica estos bajes al pueblo con la falacia que “crean empleos e invierten en el País” y debido a esto tienen derecho a robar, estafar y evadir impuestos.

Los narcos y la mafia también crean empleos e invierten en el País...

Finalmente yo incite a mis compas a visitar Contrapunto, El Faro, El Trompudo, Sura´s Way, TeleSur, El Guardián, Al Jazzera…, pero sugerí siempre seguir leyendo esos desinformadores pasquines derechistas porque, lo repito, siempre es saludable saber que anda diciendo y deshaciendo Eysinoboobo…, pero no paguemos ni un cinco por ellos, sino de choto, como yo lo hago.

Tamen
.