3/08/2010

Un Referéndum Sobre La Cuota Telefónica

Acabo de leer en El Faro el artículo sobre los Cáceres y la argolla que han formado sobre Mauricio Funes, increíble! Y que verga de pieza investigativa..., ¡atención loco quiquito!..., así debía ser el periodismo..., el artículo parece hacer la descripción de una mafia “light”, y allí, en ese verga de reporte, uno puede seguir una luz de lo que pasa actualmente con Mauricio Funes y sus recientes cagadas.

Pero yo sigo con la "light" esperanza que Funes, como la Selecta, se va a reividicar.

Mi tata una vez me dijo que “el diario vivir es un producto político”. Me lo dijo cuando siendo un valeverguista en mis 20s, yo le dije que no me interesaba la política, no hay duda que aún me degusta, pero también no me gusta el cereal, el brócoli, coliflor, pero tengo que tragarlo si quiero elementos esenciales para sobrevivir.

Es de darle las gracias a El Faro porque desde aquí en la diáspora, a veces para mí, es bien paloma darle explicación a lo que veo suceder políticamente en el terruño.

Pero hoy quiero referirme a esta otra noticia sobre una isla volcánica llamada Islandia en un país nórdico bien metido en el gélido Círculo Polar Ártico.

Islandia apenas tiene una población de alrededor de 300 mil habitantes, todos raza blanca, pero cuando llegó la crisis mundial el mayor banco de Islandia quebró y dejó en la calle a sus ahorrantes... Entonces llegaron al rescate sus hermanos nórdicos de Inglaterra y Holanda quienes prestaron cinco mil millones de chuyas a Islandia para que sus ahorrantes recuperaran sus chirilícas…, pero este préstamo vino con “string attached”, o sea un mañita que usan los prestamistas de toda calaña para sacar provecho político, o de otra índole, al préstamo… la mayoría de las veces estas imposiciones no se publican…, especialmente en Latinoamérica.

Pero en Islandia cuando se público los compromisos y tasas de interés para el pago del préstamo que el Primer Ministro y su gabinete habían firmado, el Presidente de Islandia (contrario a los Cáceres) vetó el “deal” y se opuso se pagara el dinero bajo los términos acordados.

Entonces los líderes de Islandia decidieron hacer un referéndum para preguntarle a la gente si estaban o no de acuerdo con pagar la deuda como estaba.

A los islandeses les peló el eje lo que pueda pasar, y la paja de “se ahuyenta la inversión”, aún las represalias por venir de los países prestamistas, y el 98% de islandeses votaron NO a la propuesta.

¿Por qué será que cuando un país de la “comunidad internacional” hace esta clase de referéndums no es “populismo” y los medios de comunicación no dicen ni pío?

Lo anterior llamó mi atención pues me hizo fantasear sobre cuál sería la voluntad del pueblo salvadoreño si el impasse de las tarifas telefónicas se decidiera por un referéndum.

Desafortunadamente la resaca colonial y extranjera que domina Latinoamérica nos ha impuesto una democracia “representativa”, y el loco quiquito a cada rato nos lo recuerda como si estuviera escrito en piedra.

La desventaja de este tipo de democracias representativas (como también los nefastos “residuos”), es que el elegido realmente no representa al elector sino a sus intereses personales como el caso de los inconstitucionales diputados del PDC y PCN. El elegido termina valiéndole verga la gente que lo eligió, que le paga por legislar, y al contrario, se convierte en asalariado de los que le untan cinco veces más la mano.

El mejor ejemplo es la encerrona que los “padres de la patria” hicieron a espaldas del pueblo que los eligió para decidir sobre la cuota telefónica… allí mostraron realmente porque apoyaron inicialmente, junto al FMLN, deshacer el pago, sabían que Claro de Slim iba a llegar con las bolsadas de pisto.

Islandia y las telefónicas son un ejemplo de las secuelas del modelo neoliberal. Solo para los “hardliners” como Hinds, el loco quiquito, y la derecha explotadora, así como los fascistas republicanos en USA, el neoliberalismo sigue siendo la panacea, no importa que haya provocado el colapso económico mundial debido principalmente a que estaba tan desregulada como las telefónicas que exprimen los pocos centavitos que tiene mi gente.

Tamen
.