4/16/2009

República de Texas

El gobernador de Texas, Rick Perry, un republicano que de paso es “mi gobernador”, aunque no voté por él, habló ayer en un mitin derechista de los muchos “tea parties” que se llevaron a cabo ayer en todo el país por la culilla raza blanca dominante, de la posibilidad de la “secesión de Texas de la unión americana y se declare de nuevo república independiente”. Estas declaraciones han levantado un alud de protestas de parte de muchos demócratas e independientes, porque el partimiento de este país que ya lleva 233 años de existir es algo que hasta el siglo pasado era impensable… pero hoy es toda una clara posibilidad.

Esto me recordó de mi padre, mi viejo que murió hace dos años. Si él viviera no diría lo que hoy voy a escribir pues cuando tuve uso de razón, mi tata ya era un pecenista y acérrimo anti-comunista. Francisco Franco era para él lo que Hugo Chávez simboliza hoy para mí. En varias elecciones desde 1966, incluyendo el Gran Fraude de 1972, él fungió como “juez de mesa”, por lo que fue colaborador del fraude. Él siempre se defendió aduciendo que la posición suya en el gobierno lo obligaba a servir al PCN en las elecciones. ¿Quién soy yo para juzgarlo?

Mi viejo paró de hablarme todo un mes cuando un día de 1969 me halló leyendo “El Diario del Che” que me había prestado un compañero del Instituto Nacional, y tras la puteada me hizo su primera profecía: "Rusia va a caer y se convertirá en paisitos..."

Pero cuando en 1981 le anuncié mi decisión de emigrar a USA, y después de decirme que nosotros en Latinoamérica estábamos como estábamos porque los gringos así nos tenían por miedo a retarlos, él me dijo su segunda predicción:

-“…pero Latinoamérica se irá levantando de su pobreza y corrupción conforme los gringos vayan cayendo, pero para que los hijueputas orgullosos tontos de los gringos caigan va a estar jodido aunque terminarán también en paisitos como Rusia”.

Un mes antes de su muerte nos sentábamos en una banca en la orilla del lago Michigan, mi padre entonces ya estaba en las últimas, su cáncer era terminal y que verga pues seguía lúcido. Ese día de abril/2007 apenas oía lo que decía y yo ponía atención a sus labios para terminar de entender lo que él expresaba, el cáncer en sus cuerdas bucales había regresado para quedarse, pero aún así, el último día que estuve con mi viejo hablamos lo que a él le gustaba tanto, había leído tanto, y por eso sabía tanto: historia y política.

Viendo el muro de rascacielos alineándose en la orilla del lago me dijo su admiración por Chicago en particular, y USA en general, “lástima que este país está viviendo sus últimos años” .

-Hubo una vez usted me dijo casi lo contrario papá.

-"No los conocía, y aunque siempre me parecen creídos y orgullosos tontos como los ticos, al menos hoy que he vivido entre ellos por 24 años los diferencio y divido entre los gringos hijos de la gran puta, los hijueputas, los hijueputillas, y los que son buena gente que pienso son mayoría..."

Tamen
.