4/24/2009

Anatomía de un Viaje

Ir al mar nomasito llego a mi terruño lo hice ley desde que vivía en Chicago e iba cada 4-5 años, pues en Chicago no hay neles de mar. Todas las playas que tenemos en el terruño son chéveres, algunas como las playas del Majagual a San Diego son de mucho cuidado, pero mi playas favoritas están en el oriente, especialmente El Cuco y Las Tunas, este viaje fui a Las Tunas (foto) y me hospedé en el hotel Torola por 85 cachuchas la noche... y eso que llegué en temporada "baja". El más vergón que me he quedado hasta ahora es el Pacific Paradise en El Cuco de 100 dolores la noche, o sea más caro que el Best Western en Galveston donde en baja cobran 60 y alta 85.


De las tunas me invitaron a conocer el nuevo hotel Decamerum al cual nunca había estado y que fue construido donde quedaba el club Salinitas. Queda cerca de la ciudad de Sonsonate y según me contaron hizo desaparecer el Club Salinitas. La nueva carretera atravieza el antiguo tiradero de cadáveres por los escuadroneros conocido como El Playón, pasa por la autopista El Jabalí (no recuerdo su nombre) y hace el viaje de la capital hacia este "resort" más chiche y corto.


El hotel Decamerun consta de varios coloridos edificios con decoraciones Mayas, todos enfrentando el mar, la noche costó 65 varos y todo gratis adentro, algo que nunca he visto en los hoteles gringos, también dan excelente faje tipo buffet de toda clase, guaro también de toda clase y gratis, hasta los cigarros Viceroy (no vi otra marca) van incluidos en el paquete... Aún la toalla es gratis pero prestada, y los cuartos tienen todas las facilidades que ofrecen, de mínimo, los hoteles de Galveston en Houston.


El hotel tiene como cinco piscinas y un teatro al aire libre como en la Feria Internacional, la playa es cachimbona, con rompeolas de corales y un servicio vergón… un todo estilo gringo, no hay duda, pero una cosa no hacen los gringos y aquí increíblemente sucede: en mi propio país me segregaron pues noté que hay “check in” para los raza blanca, en su mayoría de excursionistas europeos… y la currunchunchún de mestizos salvadoreños aparte. A los extranjeros los ponen en diferentes edificios y no los mezclan con la currunchunchún... pero 4 días y 5 noches de mar fue demasiado para mi cuerpo y para la cuarta noche de mi estancia en Mi País me dio fiebre y escalofríos, típica insolación


Esto fue un mitin de Mauricio Funes que llegó a la Colonia San José, cerca de Ciudad Merliot. La excitación y emoción esperando a Funes por los vecinos de la colonia sólo la comparé a los mismos efectos que generaba Duarte allá por Diciembre 1971 en los mítines de la Plaza Libertad. La cámara de mi chero no ayudó mucho, pero la velada fue emocionate e inolvidable.


Este fue un viaje a La Palma, en las meras montañas de Chalatenango y cerca de la frontera de Honduras. ¡Qué verga de pueblo! Aquí comenzaron las discusiones sobre los Acuerdos de Paz y la ciudad se encarga que el visitante no se olvide de ello. Aquí también viven varios recocidos pintores como Fernando Llort y Alfredo Linares a quien tuve el honor de conocer.

Tamen
.