10/29/2011

Desde la Diáspora: Mansión Siniestra

Muchas preguntas tío Juan ¿Porqué huí de la tiranía?
¿Cómo llegué a esta Siniestra Mansión?
¿Qué fue que me hizo huir de mi El Salvador que ardía?
¡Ay tío Juan! El chunche es casi canción:

De mi destruida casa salí humillado y frustrado
acabado y con temor,
entonces acobardado pensaba en ser masacrado
o señalado de malhechor.

Viví y vi la injusticia, la pobreza y la humillación
que se sufría en mi tierra,
fue el fraude y tiranía impuesta por esta rica Mansión
la que forzó esta guerra.

Con mis aspiraciones truncadas y mi vida frustrada
ya la esperanza era escasa,
fue así que resolví buscar en esta opulenta morada,
cuyo amo destruyó mi casa.

Tenía que buscar y recuperar lo que me fue robado:
¡Mi futuro!, ¡mi más caro anhelo!
Con fuerza moral luché el estigma de ser emigrado,
y al trabajo duro, y al hielo.

Un profano me dijo que rezar en mi lengua era vano
pues su dios no me entendía,
presto acepté el reto haciendo los libros mi hermano
y superé éso que me detenía.

Fui dicho que en esta casa hay oportunidad para todos,
que su amo trata a todos igual,
pero al color de mi piel le echaban inmundicia y lodo,
y me discriminaban por ilegal.

Es la comodidad y la vida fácil la panacea de esta Mansión,
la frivolidad y trivialidad su pasión;
han olvidado la moral llamando libertad a la depravación,
y drogas y sexo ¡su gran obsesión!

Qué si no me gusta ¿por qué vine a parar este lugar?
me dice mi hermano malinche...
Yo no vine por mi gusto, se me robó, y vine a recuperar,
aunque no me guste el berrinche.

Tamen