8/04/2011

200 Años Celebrando la Infamia

Desde que descubrí los libros de historia siempre he sostenido que las famosas “fiestas Agostinas” es el mejor ejemplo de información adulterada dada a nuestra población por un grupúsculo que salió beneficiado de la paja de la “independencia” de 1821.

Primeramente, ¿qué celebramos en las Fiestas Agostinas? “la transfiguración del señor” se me dijo en mis años claves de formación… pero se me ocultó que de acuerdo con el fraile e historiador Domingo Antonio Juarros, el seis de agosto de 1526 los conquistadores blancos españoles vencieron a los pipiles y los convirtieron en esclavos.

Fue precisamente el ídolo de quiquito Altamirano y sus clones, el genocida Pedro de Alvarado, patriarca de la familia Alvarado, que buscando nombre en el calendario para celebrar esta victoria agostina y viendo que ese día se celebraba la “transfiguración del Salvador” en el calendario, decidió ponerle el nombre “Salvador” a nuestra tierra cuzcatleca…. En honor a la masacre al pueblo pipil ese día.

El historiador chapín Santiago Ignacio Barberena, quien fue pagado por el gobierno nuestro para escribir su Historia de El Salvador que hoy vale 75 dólares para hacerla inaccesible, ratifica en su libro de 1914 este hecho histórico dado por Domingo Juarros en su Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala. Escrito en 1808.

¿Por qué no enseñársenos esta oculta parte de la historia de esos eventos en la escuela? ¿Cuál es el miedo?

Tocante a la conquista, colonización e independencia, nos han dado tantas pajas y hechos matizados por parte de este grupúsculo con el fin que nosotros lleguemos a tal grado de bajeza que por ya casi 200 años celebramos durante el 6 de agosto nuestro propio aniquilamiento…, y el final de nuestra cultura ancestral.

Algunos apologistas criollos y el grupúsculo extranjero que nos tiene como nos tiene desde hace 200 años nos dice que es por el avance social y económico o “civilización” la razón por qué se dan estas falsificaciones históricas.

Y es que no somos los únicos terrícolas apendejados, muchos historiadores afirman que los hechos bíblicos son plagios de los Sumerios y basta leer las tablas cuneiformes o clays hechos miles de años antes de la Biblia para enterase que allí está Adán y Eva, el diluvio, Abraham…etc.

Nuestro nombre “Salvador” dado por el vencedor español de los pipiles denota la historia y versión del ganador, no la del perdedor.

Nos preparamos a celebrar 200 años desde ese 21 de Septiembre cuando la primer familia oligarca de El Salvador, la familia de  León, consiguió la independencia de los criollos y peninsulares de España, para ellos, pero no hubo independencia para las mayorías como no la ha habido nunca hasta ahora.

Sino preguntémonos ¿estamos las mayorías mejor debido a esa independencia?

Nuestra independencia vendrá cuando llegue una democracia directa, o “chusmocracia” como le fascina al loco quiquito en su pasquín de propaganda…, y cuando estas mayorías, mantenidas por 200 años brutas y enfermas para mejor dominarlas, sean educadas, sanas y voten por su propio destino directamente, sin “representantes” que sólo velan por los intereses del oligarca que los puso allí… y su propio pellejo….

Entonces seremos independientes.

Tamen
.