8/06/2010

Memorias de un Hombre Pato

Que verga es llegar al terruño irse por tres días al mar, disfrutar esas bellas, naturales y humildes playas nuestras, asolearse, enlodarse, comer detodo…. Y al llegar a San Salvador pasar tres días con diarrea, retorcijones, escalofríos y vómitos…, terminar echando toda la sabrosa y cara comida de tres días... y terminar perdiendo de un ave 9 libras de peso.

Eso me paso esta vez. Pero por fin, y preocupado, hoy cague durito

Desde que llegue ha sido amanecer asoleado hasta el mediodía, llover a las tres o cuatro pm, arreciar a las seis, siete de la tarde y termina con light rain hasta la madrugada.

Ha habido inundaciones debido al Acelhuate, pero los vergos de agua han jodido más en el interior del país.

Atravesé por ver primera la ciudad de Jiquilisco debido a que un puente en el litoral se jodió y a la altura de esta ciudad se desvía el tráfico, se atraviesa el pueblo y se regresa al litoral. La mas hermosa edificación que logré observar en el kilometro que atravesé de la ciudad fue la iglesia mormona, pensé que la habían traído de la yunais.

En pleno estado de pato, cagando cada media hora, el miércoles 4 a las 5 de la mañana me despertaron cuatro cañonazos que me asustaron la Entamoeba Histolitica que me estaban jodiendo.

Sin dormir, deshidratado y el ejercito así anunciada que este era su día.

Luego siguieron los jets, desperdicio de los gringos, volando al ras haciendo temblar los techos y paredes, y si sembrando terror en vez de alegría…., me hizo pensar que así han der sentir los palestinos cuando los aviones de mis impuestos regalados al estado terrorista de Israel los aterrorizan en Gaza.

Finalmente las calles de la ciudad están bien cachimbiadas debido a la lluvia, pero lo que este alcalde esta haciendo es visible y perceptible, y es imposible obviarlo…, soy de izquierda, simpatizante del Frente, pero a la Violeta ya la hubiera mandado mucho a la mierda el frente como Chávez y Fidel hacen con los ineptos… y no recompensarlos dándoles otro puesto.

Hoy salgo a occidente, a un pueblo cercano a Ahuachapán donde tengo planeado, si Dios me da vida, morir allí… un lugar lejos del patín apestoso y dañino del humo negro del diesel y gasolina, del bullicio de carros y bocinas, un lugar lejos de las ciudades donde pueda sentir ese olorcito tan inspirante, reanimante, reconfortante y natural…, como es el olor a caca der buey.

Tamen
.