8/13/2010

Bully

El volado sobre opinar, discutir, comentar sobre el origen de lo que pasa en el medio oriente ya no está amarrado a sólo un lado de la moneda: la versión del bully.

El truco era que sólo la versión favorable al sionista era la panacea, intocable “verdad”, indisputable “evidencia”…, y quién sea piense lo contrario a lo que ellos dan por “verdad” automáticamente es “antisemita, terrorista, odio racial, discriminación religiosa, envidia económica…”, y demás macro paja…, con esto dan por terminado el despelote que tan repetidamente ellos crean con su bully forma de ser.

Mandándome mensajillos amenazantes a mi correo personal no va a trabajar el volado de ahuevarme a escribir sobre ésto; claro, me pueden enviar sus mininos, pero ¿quién soy yo?, un pinche guanaco y mi blog no es taquillero…, a qué le tienen miedo?... Y la paja de la “libertad de expresión”...

Temas como estos que escribo en mi blog tocante a este volado sionista hay miles en todos los idiomas de la blogosfera, Facebook, Twitter..., ya no se puede ocultar como antes.

Me piden que lea, investigue sobre el pueblo de Israel, pero el problema no es Israel, el problema es su existir, su política fascista expansionista…, y los terroristas sionistas que la conducen. Su existir a huevos ocasiona el sufrimiento al pueblo palestino.

Y esto yo lo estoy viendo, leyendo, testificando, año tras año tras año tras año.

El Holocausto Palestino no me lo ha metido nadie a pura hueveta y no me amenazan con encarcelarme con sólo que diga “pero…”.

Pero suponiendo yo decidiera “investigar” el origen del sionismo, investigar porque el pueblo israelita tuvo que abandonar Palestina el 67 d.C., como los Puritanos abandonaron para siempre Europa en 1632, investigar por qué los talmudistas han sido expulsado de tantos países, porqué Hitler los atacó con saña…, sin embargo aún el “demonio y monstruo humano” Adolfo Hitler (de acuerdo al historiador británico Liddell Hart, Ismael Herráiz, J.P. Veale, y otro pijo de historiadores, en un hecho bien escondido) les ofreció a los israelitas de Europa un estado a orillas de rio Vístula en Polonia (puta! aún Satán es bondadoso), pero no, no, no!, a huevos tiene que ser en Palestina!, luego documentan su “verdad” mandándome a leer literatura religiosa la cual valoro tanto como El Corán, Popol Vuh, Ramayama, Bhagavad Gita La Ilíada, La Odisea…, ¡hermosa literatura!..., pero no acierta la realidad y certeza humana.

El volado es que yo hice esa onda de “investigar” en mi terruño cuando tenía 17 años y me topé con el clavo que sólo el lado sionista de la moneda era accesible entre lo accesible al tema porque toda la literatura, artículos, y reportajes de autores no sionistas que hablan del lado escondido de la moneda habían sido declarados “falsos” por “el mundo occidental” y las casas editoriales en manos de ellos mismos…, los libros fueron bloqueados y paloma de hallar.

Ahora gracias a internet algunos de esos libros pueden bajarse gratis:

Tengo una lista personal de libros, pero estos pocos enlaces que comparto son los libros accesibles gratuitamente hoy día y por dónde empezar, es sólo un chilgetazo del lado sucio de la moneda que no se quiere leamos y son los autores más atacados por los sionistas y sus lacayos que son legión:

Mi Lucha de Adolfo Hitler… “la biblia de Satán” hay que leerla para que no nos den paja. Este libro ha sido no sólo satanizado sino bestializado, pero cuál es el miedo a leerlo? Si queremos averiguar por qué Hitler “odiaba” a los sionistas, allí está explicado, si queremos saber la versión del perdedor de porqué se inició la Segunda Guerra allí está dicho… hay que leerlo para que no nos den atol con el dedo.

El Judío Internacional de Henry Ford… A este libro se le ha dado súper verga sencillamente porque quien lo escribió no es ningún político, ni historiador, sino es un exitoso millonario capitalista gringo que escribió este libro de 1920-1926 en forma de artículos para un semanario. Con todo lujo y documentación Henry Ford detalla cómo se creó la URSS y quienes eran sus cabecillas y financistas en Nueva York.

La Mentira de Ulises del hebreo Paul Rassinier. Este fue uno de los presos de los famosos campos de concentración nazis, y él fue el primero en afirmar en 1950 que nunca existieron cámaras de gas, algo que la misma Cruz Roja Internacional verificó cuando recibió los campos y documentó que NUNCA existieron…, pero ese documento ha “desaparecido”... Aquel que visita Auschwitz hoy día y ve las “cámaras de gas” no se le dice que esas cámaras fueron edificadas en 1948... Así inicia el engaño.

Derrota Mundial del mexicano Salvador Borrego, yo lo leí cuando tenía 17 años y aunque no comparto la glorificación nazi que el autor hace, la documentación histórica y bibliografía que provee es fenomenal.

La Gran Conspiración Judía por Traian Romanescu. Este también la leí en mi adolescencia. Este libro me introdujo al Talmud, la biblia sionista, y las pestes que estos elementos dicen en ella sobre nosotros los “gentiles”… pasen y entérense lo que los sionistas talmudistas oran y estudian cada sábado sobre nosotros los fétidos “goims”.

Los Protocolos de Los Sabios de Sión: Este libro es el más atacado por la media mundial al servicio sionista, desde su aparición a principios del siglo XX los sionistas se han preocupado por denigrar esta obra como la Inquisición hizo con las obras de Galileo, Francis Bacon, y otros…, pero yo los invito a leerla y cada uno decida.

Más reciente, los libros del historiador inglés David Irving. Este inglés ha ido a la cárcel por haber documentado en sus libros que la paja del por ellos llamado “holocausto” que dice es sólo una fabricación para chantajear al “mundo occidental”.

Todos estos libros y autores, hasta la llegada de internet habían sido declarados “hoax” y declarados “paria”, y los autores atacados como antisemitas y perseguidos y aquel que los lee, reparte y abiertamente discute en muchos países de Europa van a parar a la cárcel.

El volado no es limitarse a creer lo que estos “expertos” e "historiadores" sionistas nos dicen es la “verdad indisputable”, y como corderitos creerles así nomás, sino permitir que el lado oscuro de la moneda salga a luz. Permitir que el terrícola lea ambos lados de la moneda y que cada uno analice y decida cuál es la “verdad”.

Sólo así entiendo yo ese volado tan cacareado de “libre expresión”.

Tamen
.