2/21/2009

Lo Nuestro: Doctor David Hernández

El Doctor David Hernández es un periodista, escritor y novelista Post Guerra..., y es de mi exacta generación.

Fue ganador del Premio Alfaguara 2004 con la novela “Berlín, Años Guanacos”. Pero es también un excelente poeta.

Actualmente funge como Director de la Editorial Universitaria de la Universidad El Salvador.

David Hernández es también el único sobreviviente terrícola con quien fui compañero dos años en el kindergarten del Parque Infantil, seis años en la Escuela Joaquín Rodezno #1, cinco años en el Instituto Nacional, y dos años en la Universidad Nacional.

¡Es verdaderamente un privilegio para mí el estar aún vivo y poder contarlo!


LA FINCA

Mi patria es una finca,
donde poseo caballos veloces,
periodistas que me escriben largas apologías,
a cambio
les doy una oficina en cualquier ministerio.
Poseo las más hermosas prostitutas de la región,
cuarteles a mi favor,
tanques,
cámaras de tortura,
capataces.
Mis administradores me quieren y me aplauden: eso basta.
No tengo de qué preocuparme.
Lo único que hago, pues soy un coronel inteligente,
es atender los consejos de los industriales y del señor embajador.
Algunos descontentos dicen que ellos explotan mucho esta finca.
Pero es mentira.
Ellos me dan espléndidas cenas
y me atribuyen toda clase de aptitudes y cualidades.
Eso me hace feliz porque además
tengo el tesoro de la nación al alcance de mi mano.
De vez en cuando expulso de mi finca
a unos insolentes que me insultan en las plazas públicas.
Aparte de ello soy un ser dichoso
y querido por el pueblo.
Salvo por dos o tres o diez bandoleros sin importancia
que imprimen hojas clandestinas en contra mía.
Pero toda esta gran finca
que llega hasta donde alcanza mi maltrecha vista
y que es el lugar donde me han nombrado El Presidente,
es feliz como gaviota en el mar
y lo compruebo todas las mañanas,
cada vez que bajo del árbol donde vivo.


Prestado de CUSCATLÁN

Tamen
.