6/15/2008

De preso meritísimo a hijo meritísimo

La última vez
que quiso jugar al todopoderoso
terminó encadenado en una prisión estadounidense
por tráfico ilegal de menores.

Una firmita el gordo.
Esta vez ya instruyó a la feligresía.
para que voten por Arena.
Por Dios!
Si hay algo que es totalmente de convicción
y exclusivamente personal, es el voto.

Es compresible que Arena esté afligido,
desesperado incluso,
pero actitudes como esas
no resuelven el problema.
Generalmente lo agravan.
Guayo Molina, tomado de El Faro..