9/27/2013

Desde la Diáspora: ObamaCare


Lo mismo que sucede en el terruño tocante a política, sucede en gringolandia…, en mierdesimal escala, por supuesto…, pero muestra la clara polarización ideológica que el imperio vive y que ya no puede acusar y juzgar a otros países de lo mismo que ellos están padeciendo: polarización ideológica extrema.
En gringolandia tanto el partido demócrata como el republicano están liderados por millonarios y multimillonarios, pero dentro de los mismos partidos hay extremas, muy liberales socialistas o muy imperialistas capitalistas.
La controversia actual es ObamaCare, una promesa de campaña que hizo el mulato Barack Hussein Obama desde 2008, fue reelegido con ella y validada por la derechizada Corte Suprema gringa.
Cuando Bill Clinton llegó a presidente en 1992, ya había problemas con los seguros de salud debido a que las cuotas aumentan bien por encima del aumento de los salarios y el costo de la vida… pero lo mismo sucede con las colegiaturas. Bill Clinton usó a su mujer, Hilary, para salir con la idea de reformar el sistema de salud.
Le cayó verga por todos lados, aún de su mismo partido…, pero entonces la demografía, el balance étnico, estaba a favor de la raza blanca… En California, por ejemplo, todavía dominaba el partido republicano con el racista Pete Wilson y su proposición 87…. Ya casi nadie elige a republicanos allí.
Y es que generalmente el sistema capitalista gringo fue estructurado para beneficio de la raza mayoritaria: la raza blanca europea. Y cuando comenzamos a llegar en masa los hispanos debido a las guerras civiles y opresiones de regímenes que la CIA y los líderes gringos nos impusieron, la demografía comenzó a cambiar…. Y el esquema sociopolítico también tiene que comenzar a cambiar… les guste o no.
La razón de la subida estrepitosa de los premiuns de salud y colegiaturas desde los 90s por parte del ala imperialista derechista gringa del partido republicano es negarnos esos servicios para mantenernos brutos y enfermos y así conservarnos por siempre en servidumbre, como tienen al negro desde hace siglos…, sencillamente porque no somos de su raza.
Las emigraciones le han dado el empuje al éxito de la especie humana, pero es muy diferente emigrar a un espacio vacío que a un espacio ocupado, o emigrar y ser bien recibido, que llegar y ser rechazado o perseguido por el color de la piel.
Yo trato de ser realista y evito darme paja, por ejemplo yo no creo que la estrofa del poema de Emma Lazarus escrita en el mármol de la base de la obra de Bartholdi que dice "denme sus cansados y pobres, sus masas que claman respirar aire libre, el infeliz desplazado de sus playas, envíen esos... los sin casa, los arrasados, a mí..." fue dirigido para un hispano como yo, aunque pareciera que el poema habla de un salvadoreño, es pura paja, ese poema de bienvenida a esta nación va dirigido exclusivamente para la raza blanca europea.
Pero USA está cambiando porque como dice Julio Neuhauser “cambia, todo cambia”… éstos líderes racistas derechistas del tea party y el GOP no esperaban el gane de Obama ni mucho menos su reelección… gracias al voto hispano se logró y hoy a patadas y recalcitrantes están viendo que la demografía tiene peso.
El temor de ver socializar el sistema de salud que propone ObamaCare es el temor que sea exitosa y ya no pueda dar marcha atrás sino adelante, que es lo que yo intuyo pasará.
La derecha racista imperialista no es pendeja, si ellos vieran fracaso la dejaran arrancar sin trabas, lueguito fracasa y la votarían… pero ellos saben que es exitosa en Cánada, y casi toda Europa y funcionará en gringolandia también.
Si funcionó la socialización de la banca y la industria automotriz, funcionará la salud también… y luego vendrá la socialización de la educación.
Es el modelo que yo quisiera para mi terruño socializar la salud y educación para educar y mantener sana a mi gente, y por ende los beneficios capitalistas llegan más equitativos y mejor distribuidos, ese es el éxito de Costa Rica y Singapur, países que les encula a los plumíferos “rightists” darnos de ejemplo.
Pero implica que las brutas y enfermas mayorías despierten y reten los privilegios del grupúsculo racial dominante.
Tamen
.