7/15/2010

Desde La Diáspora: ¿What Part of ‘Illegal’ You Don´t Understand?

Las cosas están agarrando color de hormiga en gringolandia entre el fascismo y el socialismo, entre el latino y el raza blanca…, y un “african american” defendiéndonos.

El presidente gringo Barack Hussein Obama y su “zar” de seguridad Janet Napolitano cambiaron las reglas de inmigración y hoy ya no hay “raids” por la migra.

La nueva política de Obama es enviar una lista a determinado lugar de trabajo con los nombres de los “ilegales” trabajando en el destino de la carta, pero ya no se envían tanques, aviones y misiles como hacía Bush.

Cuando Bush tenía al sionista Michael Chertoff de “zar”, este trató de humillar al hispano, de intimidarlo, de callarlo, de hacer barridas en centros de trabajo para consumo de los medios de información y la derecha fascista gringolandesa…, Obama ha parado eso en seco y ya no hay más raids a centros de trabajo y también ha prohibido las deportaciones masivas y las inhumanas condiciones en los centros de internamiento… buena intención o no, esto es un hecho.

Es increíble pero los líderes negros en gringolandia, en su apoyo a Obama, están en contra del tanate de leyes antihispanas que ciertos estados y ciudades están llevando a cabo con la ayuda del movimiento fascista Tea Party, y estos líderes negros se han pronunciado públicamente en contra de la ley de Arizona.

Obama se ha dado cuenta de la importancia del voto hispano y negro, y él, pienso yo, ha calculado que con 70% del voto hispano, el 95% del voto negro, y un cuarto del voto nórdico él la tiene hecha para reelegirse.

¿Se acuerdan de los sionistas Neocons que durante Bush engatusaron a USA como proxy para invadir Irak y Afganistán en defensa de Israel? Neocons sionistas tales como Kristol, Douglas Feith, Daniel Pipes, Richard Perle, y demás fauna, hoy son líderes del movimiento fascista Tea Party, junto a los gringolandeses terroristas radiales Rush Limbaugh, Glenn Beck, O´Reilly…, y demás mamíferos.

Como ya es chapupa, la guerra de las encuestas está en máximo apogeo, pero la ventaja la tiene la alianza sionista-fascista ya que ellos poseen los grandes medios de información, radial, televisado y escrito con Fox News del sionista Rupert Murdoch al frente.

Todas las encuestas dicen que los demócratas perderán congresistas en la Casa de Representantes, y 3-6 senadores, pero el partido de los presidentes gringos, invariablemente, siempre han perdido lo que ellos llaman “midterm elections”. Obama aun tiene oportunidad de ganar la reelección en 2012.

Finalmente, este volado de los hispanos “ilegales” hace sentirse incómodo a cualquier latino, aún legal, y en mi centro de trabajo donde laboramos varios hispanos somos minoría comparado a los negros y blancos, pero yo soy el único hispano en mi shift con credenciales universitarias y licencia para hacer pruebas médicas high level y por lo cual tengo una senior position. Esto siempre me ha acarreado ataques envidiosos y racistas porque quisieran verme con escoba y mop en vez de ello, y el actual debate se presta para ello.

Todo el debate los fascistas lo circundan a una palabra: “ilegal”, ¿what part of ‘illegal’ you don´t understand…? Les encanta decir para callar al hispano… eso mismo me dijeron los gringolandeses racistas en mi work place. Pero lo hicieron sólo una vez y nunca más.

Texas, lo he dicho mil veces, por ser un estado robado a México, es racista, derechista, fascista y cristiano. Pero lo que he venido a encontrar aquí tocante a mi rama de trabajo nunca lo vi en Illinois: Aquí cualquiera hace ilegalmente el trabajo que yo hago y así hay un pijo de negros y blancos haciendo sin credenciales ilegalmente lo que yo hago con credenciales, pero ellos, por supuesto, con mucha menos paga. Tal como mis hermanos “ilegales”.

Para hacer lo que yo hago desde hace 20 años en gringolandia fui cuatro años a la universidad, pagué por ello 50 mil vergas, pasé un examen nacional de licencia para hacer el trabajo… pero en mi centro de trabajo, de cerca de 50, sólo 10-15 tenemos credenciales, los demás son “ilegales”.

Entonces cuando viene al debate sobre la palabra “ilegal” en mi work place tocante a mis hermanos indocumentados, yo siempre callo la discusión cuando les digo que sé de gente que hace mi trabajo sin tener credenciales para hacerlo…, y eso también se llama ser “ilegal”.

Pero... ¿Es ésto también un crimen?

E allí la hipocresía de la palabra.

Tamen
.