11/24/2008

Desde la Oligarquía Despótica, a la Oligarquía Mediática

Gana el sandinismo las elecciones y la media latinoamericana y la OEA se lanzan en masa a acusar fraude sin exponer o documentar las pruebas.

Gana la derecha mexicana, el fraude es documentado irrefutablemente, que aún la Corte Suprema de Justicia mexicana se negó a ordenar el recuento voto por voto por temor a ser descubierto el fraude… y la prensa latinoamericana se queda muda y silenciosa… la OEA no dice ni pío

En México, un mes antes de las elecciones presidenciales, un millón salen a las calles en apoyo de López Obrador, pero la derecha sólo moviliza un puñado de seguidores... la prensa escrita, radial y visual calla pero acerca las encuestas para preparar el fraude.

Después de las elecciones, las mayorías mexicanas se lanzan a las calles llenando el zócalo y varias ciudades mexicanas denunciando el fraude…, pero la prensa se queda muda.

Se lanzan las masas sandinistas a las calles por decenas de miles a defender el resultado, y la oposición derechista sólo saca a las calles unos cientos ¿dónde está el apoyo del pueblo? Pero la media latinoamericana al unísono grita fraude, ignorando el despliegue de las mayorías en apoyo del resultado.

Y es que la media latinoamericana quiere a su banquero perfil raza blanca Monteagudo, tanto como odia a morir al mestizo Ortega, al zambo Chávez, o al indio Morales. Monteagudo asegura sus privilegios, el mestizo, el zambo y el indio se los quita.

La clave en todo esto es el dominio de la media, la media latinoamericana ha traspasado la línea invisible entre periodismo de información y periodismo de propaganda. Los medios de información, como los modelos económicos impuestos en Latinoamérica , hay que reemplazarlos porque ambos son dominados por la resaca colonialista que como el azadón sólo miran sus intereses sin importarles un comino las mayorías entre las cuales ellos viven, pero no miran como sus iguales… y es porque los dueños de la media latinoamericana agrupadas en la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) son todos extranjeros raza blanca, algunos apenas llegados al continente como Essersky en El Salvador, Canahuati en Honduras, Teodoro Petkoff y Granier en Venezuela, Slim en México, Isaías en Ecuador…etc.

El problema que enfrentábamos en El Salvador, y Latinoamérica de los 60s,70s, eran las dictaduras absolutistas de la resaca colonial apoyadas por la élite gringa, donde el votar sólo era pantalla, así fue como el PCN, los medios de comunicación de la oligarquía y la Fuerza Armada a su servicio, gobernaron despóticamente desde la masacre de 1932 hasta 1992. El fraude de 1972 mostró que la democracia de votar era inútil y sólo la lucha armada quedaba de opción

Si antes el problema eran las dictaduras oligárquicas de hecho, hoy es la mentira, el miedo, el fraude impulsado por encuestas chafas de la oligarquía mediática dominada por extranjeros.

Para la resaca colonial que dominan los medios de información en Latinoamérica, la única democracia es la gringocracia, el vasallaje a la élite raza blanca gringa… todo lo demás es “dictadura”, aunque se haya ganado ocho elecciones democráticamente limpias como las ganadas por el presidente Hugo Chávez.

Tamen