sábado, julio 07, 2012

Lo Nuestro: David Granadino



El Salvador no ha sido muy prolífero cuando se trata de compositores musicales, las razones son diversas. Pancho Lara es el Mágico González de la música clásica y tradicional nuestra y El Carbonero es la composición más famosa.

Pero también existió David Granadino, y su composición con ritmo de Vals llamado Bajo El Almendro, pienso to,  va taco a taco con El Carbonero.
David Granadino nació en la ciudad morena de Santa Ana, al occidente de El Salvador, un día 13 de junio de 1876 en el barrio Santa Bárbara. Hijo de Don Joaquín Chávez y Doña Simona Granadino.

Estudió música con los maestros Daniel Alas y Pío Paredes González.
Su primer vals "El Pirulí" lo compuso para presentarlo en los exámenes de la academia de música.
Granadino logró plasmar en el pentagrama mucho del sentimiento lírico que lo invadía al contemplar la naturaleza exquisita que lo rodeaba.

Se inició en el violín en 1897 bajo la dirección del maestro holandés José Kessel. Este exigente músico fue quien pulió al joven Granadino en el difícil arte de ejecutar el violín con maestría. Antes de ingresar a la Banda Marcial de Santa Ana formó parte de la Sociedad Lírica Santaneca.
Ante el éxito obtenido por su capacidad como compositor, y sobre todo por el éxito de El Pirulí, inicia una fecunda producción de valses entre los que se destacan Reminiscencias, Ismenia, Bella Natividad, Dora, Toñita, y el más famoso de todos: Bajo el Almendro.

La carrera artística de Granadino contempla también bellos tangos que fueron las delicias de los jóvenes y viejos de principios del siglo pasado.
Mi abuela paterna era una gran fan de Granadino y siempre tarareaba sus tangos y vals.

Entre los más populares tangos existen: Por una mirada, Gloria, Honor Cuscatleco, Bella como las flores, Los Pimpollos, Club Atlas, Club Salvadoreño y otros.
Con el correr del tiempo el fecundo músico santaneco llegó a ser de los más destacados del país. Su vals "Bajo el Almendro" lo hizo famoso fuera de nuestra patria, lo que le valió el reconocimiento a su talento como uno de los compositores más destacados del área centroamericana.

El renombrado maestro murió en su tierra querida el 22 de agosto de 1933, a la edad de 57 años, tras una fructífera vida de producción musical que le dio la pauta a muchos otros salvadoreños que transitan por la senda del pentagrama en busca de nuestra identidad musical.
Más información sobre los clásicos compositores cuscatlecos.

Tamen
.

2 comentarios:

  1. Siempre, pero aun mas ahora, te mandas de a galán. Tu entretenimiento en la "escribidilla", con esmerado esfuerzo investigativo, expulsa ilustrativos, curiosos, denodados impulsos reflexivos….. y de cuando en vex épicos sentimientos aguijoneados por tu sagaz pluma digital en nuestro profundo interior. En esta ocasión, te acoso acusándote felizmente de que casi me sacas las lágrimas de cocodrilo, fantasía o lo que plazca etiquetar. Gratis…imos recuerdos motivados por la gentil nota que has compartido.
    Hace chingo de años, con 17 diciembres al hombro (1977), llegué a la casa en ciudad delgado con una guitarra, pues por segunda ocasión pretendía aprender a tocar tan bello instrumento. Lamentablemente el pedazo de palo, quizás sabiamente, se hizo la de los panes pues no me aceptó la proposición, excepto un ligero guiño esperanzador de ojos, que todavía de cuando en vez medio recuerdo y ocasionalmente por diez o treinta segundos alcanzo a reproducir, pajiando a la mara que se tocar, según mi inocente interesado infantil deseo ‘hollywudesco’.
    Pero el atrevimiento frustrado de aquel chispazo temporal, me dio la oportunidad de descubrir lo inverosímil: cuando regresé de clases el siguiente día, vi a mi ruco, por cierto con sus espíritus de caña bien degustados (existen esa y otras similitudes con tu viejo), sonando las cuerdas y manifestando insistentemente no poder lograrlo ….. que tenía toscos los dedos, etc. etc. Luego de media hora, al fin, se hizo la luz, y consiguió su propósito: interpretar, insatisfactoriamente a su gusto, pero madre santa: no charranganeado, sino con todos esos dedos armoniosamente en movimiento: llevando el bajo, ritmo y melodía ¡Guau! …. Interpretando el vals que ahí conocí su nombre: BAJO EL ALMENDRO, el que por supuesto yo desconocía, por deambular durante esa época, mas en la onda de Santana, Jackson 5, Los Vickings (soy de “REPUBLICA” de SHULTON –Usulután o ‘sulután’ para la mara tabuda, greñuda de ese antaño- ubicada en el departamento de El Salvador).... conforme a mi geografía emocional.... Joan Manuel Serrat, Barry Manilow, etc, … y ni por joder o accidente imaginario pensar mucho menos que mi padre tuviera esas habilidades.
    Luego me contó que tenía cerca de 30 años de no hacerlo, que había renunciado al poco tiempo de haber aprendido, posterior a la ingrata experiencia de ver a su maestro, su amigo, zamparse un cuetazo en la sien por decepción ….. en presencia de un oleaje espíritu-cólico con forma de “pachitas” de la época.
    Y aparte de darte las gracias por tan sublime recuerdo que me has provocado, decirte que comparto plenamente tus apreciaciones. Con una diferencia, no sustancial, únicamente además de subjetiva, de rigor apreciativa en mi gusto: El maestro Granadino, vendría a ser, en simetría con la época, el Messi de la música salvatrucha, muy superior musicalmente a Don Panchito Lara, lo que no significa desconocer sus méritos a pulso ganado.
    Pero así pasa. Nadie hoy, dicho en sentido relativo, conoce las proesas de ser llevado a Costa Rica, vergo de años lejanos que equivalía a llegar al Europa de hoy, de un mi tío CONRADO MIRANDA, cuando no había nada de eso que medianamente le permite seguir aprovechando laureles -por sus geniales dotes de "nacimiento"- al Mágico González, pues ni siquiera se recuerda al Maestro ‘Cariota’ Barraza en los 60's, peor al pariente Conrado, no obstante sus títulos a mas de algún equipo brindó, como jugador y/o entrenador.

    ResponderEliminar
  2. Que pija de anécdota, experiencia, recuerdo sobre tu ruco te quebraste mi hermano. Me pusiste canelón. te soy franco, a mi también me pelaba la verga Pancho Lara, Granadino y todo ese pijo de rucos acabados, cuando yo tenía 10-20 años mi onda era el rock, el bacile y los culos..., y yo si me recuerdo de Conrado Miranda, tabudo como Sergio mendes, creo, a mi mesón de mi infancia llegó un par de veces con Mardoqueo Carranza, este tenía familia en mi mesón. Conrado Miranda entonces entrenaba la selecta juvenil y acababa de ganar el campeonato juvenil de Centroamérica con Flamenco Cabezas, sapo Cornejo, la calandria, etc.

    Abrazos y gracias por compartir un jirón de tu vida.

    ResponderEliminar