7/07/2012

Lo Nuestro: David Granadino



El Salvador no ha sido muy prolífero cuando se trata de compositores musicales, las razones son diversas. Pancho Lara es el Mágico González de la música clásica y tradicional nuestra y El Carbonero es la composición más famosa.

Pero también existió David Granadino, y su composición con ritmo de Vals llamado Bajo El Almendro, pienso to,  va taco a taco con El Carbonero.
David Granadino nació en la ciudad morena de Santa Ana, al occidente de El Salvador, un día 13 de junio de 1876 en el barrio Santa Bárbara. Hijo de Don Joaquín Chávez y Doña Simona Granadino.

Estudió música con los maestros Daniel Alas y Pío Paredes González.
Su primer vals "El Pirulí" lo compuso para presentarlo en los exámenes de la academia de música.
Granadino logró plasmar en el pentagrama mucho del sentimiento lírico que lo invadía al contemplar la naturaleza exquisita que lo rodeaba.

Se inició en el violín en 1897 bajo la dirección del maestro holandés José Kessel. Este exigente músico fue quien pulió al joven Granadino en el difícil arte de ejecutar el violín con maestría. Antes de ingresar a la Banda Marcial de Santa Ana formó parte de la Sociedad Lírica Santaneca.
Ante el éxito obtenido por su capacidad como compositor, y sobre todo por el éxito de El Pirulí, inicia una fecunda producción de valses entre los que se destacan Reminiscencias, Ismenia, Bella Natividad, Dora, Toñita, y el más famoso de todos: Bajo el Almendro.

La carrera artística de Granadino contempla también bellos tangos que fueron las delicias de los jóvenes y viejos de principios del siglo pasado.
Mi abuela paterna era una gran fan de Granadino y siempre tarareaba sus tangos y vals.

Entre los más populares tangos existen: Por una mirada, Gloria, Honor Cuscatleco, Bella como las flores, Los Pimpollos, Club Atlas, Club Salvadoreño y otros.
Con el correr del tiempo el fecundo músico santaneco llegó a ser de los más destacados del país. Su vals "Bajo el Almendro" lo hizo famoso fuera de nuestra patria, lo que le valió el reconocimiento a su talento como uno de los compositores más destacados del área centroamericana.

El renombrado maestro murió en su tierra querida el 22 de agosto de 1933, a la edad de 57 años, tras una fructífera vida de producción musical que le dio la pauta a muchos otros salvadoreños que transitan por la senda del pentagrama en busca de nuestra identidad musical.
Más información sobre los clásicos compositores cuscatlecos.

Tamen
.