1/27/2017

Una Canción Y Un Poema Finsemanero


Cuando los niveles de testosterona suben en el organismo los elefantes en África comienzan a sudar profuso a los lados de su cara, los leones hacen caritas, las palomas cantan desde la madrugada, los chuchos se alebrestan y se dan verga por una chucha..., todo cromosoma XY sufre este cambio debido a la hormona testosterona... y el animal homo sapiens no es la excepción... En una de esas noches testosteronizadas de una noche del año quinimil escribí este poema. ¡Feliz fin de semana!

Escribo sin ataduras, no desespero
en patrones que estorben mi pensar,
no ato métricas al simple verbo amar
ni cuento sílabas para decir te quiero...

El verso me dice amo solo cuarteta
pues las busco siempre en mi trazo,
tres, cuatro, dos, yo nunca rechazo
y también puedo amar a la terceta...

Yo amo a la rima sonora, desnuda,
que encima de mi ser mueve su ritmo
chupa mi inspiración en su algoritmo
y cuando acaba queda quieta y muda

Descanso, tenue pausa, un cigarro,
mi tálamo verbal cede su rima briosa
a la lasciva y exuberante bella prosa
que moldea mi libido cual el barro...

Mientras la prosa da vuelta y espera
mi penetración, la rima sale y busca
la consonante, la prosa gime y ofusca
cuando mi inspiración halla su esfera...

Durante sigo con la prosa, llega la letra,
rima y consonante, sigue la orgía verbal,
y con pose lúbrica, voluptuosa, sensual
siento mi verbo ruge cuando las penetra...

Pausa final y miro la redondilla quieta,
su rima, su prosa,  que luego uniéndose
a letra y consonante, están fundiéndose,
y advierto hice el amor a una Cuarteta...

Tamen