3/26/2014

Desde la Diáspora: ¡Viajar a Mi Terruño!


Para enfriarme un poco con el calor político quiero compartir estas fotografías… Sucede que cada vez que voy al terruño para mi es como cuando esperaba a mi jeva en la oscuridad de una esquina en la Colonia Santa Lucía, una aprensión, emoción, turbación inexplicable…. He ido pijazo de veces, pero tanto al llegar como al salir siento esa onda esotérica, mística, extraterrestre…, canelonamente sería como esas "mariposas en el estómago" que cantaba Camilo Sesto
Así que cada vez que voy me pongo las pilas para conseguir un asiento a la orilla de la ventana y tomar fotos.
Tengo una cámara Canon PowerShot SX160IS que me saca de agua pues es fácil de maniobrar y de entender, sin necesidad de leer las 100 páginas del manual.
Esta colección de fotos es de diferentes viajes que he realizado:
Entrada a El Salvador, esta es la zona de la presa del Cerron Grande. Yo estuve dentro de su turbina cuando la estaban construyendo. Era 1975, estaba en 2º año de medicina y llevaba la materia Técnicas de Redacción e Investigación, íbamos a un trabajo de campo, una monografía de la presa.., años rebeldes, irresponsables, inmaduros y de peladera de verga..., con otros dos compas compramos un litro de aguardiente local llamado Cristalino y dentro de la turbina nos clavamos el ropero con boca de paisaje en una hora… al salir, y por primera vez en mi corta vida de alcohólico, se me apagaron las luces y se me pelaron los cables por cerca de 3-4 horas… me costó años superar el trauma mental… fue la primer señal que el alcohol no era para mí…, pero la mara me ayudó a "curarme" del trauma con la paja "vale verga, sólo fue un mal trago"…
¡jajajjajajaja.... la mara es peli de plano!
La ciudad de Aguilares, en el departamento de San Salvador, allí viven 73 mil salvadoreños y reposa en las orillas de la carretera Troncal del Norte. En sus inmediaciones fue asesinado en marzo de 1977 el padre Rutilio Grande, por la Guardia Nacional, hecho que volcó al Arzobispo mártir, Monseñor Romero, a comenzar su cruzada contra la explotación y la tiranía asesina del complejo militar/oligárquico/gringo.... que también lo llevó a la muerte exactamente tres años más tarde.
Entrada a la capital San Salvador, detrás del Boquerón, entre las nubes se aprecia la ciudad de Quezaltepeque, lugar de nacimiento de nuestro Presidente Electo Salvador Sánchez Cerén… aquí también se halla el Playón, tétrico lugar por ser tiradero de cadáveres favorito de los escuadrones de la muerte comandados por el asesino patológico Roberto Dabuisón, fundador del partido Arena y cerebro intelectual del asesinato de Monseñor Romero… atrás se aprecia el triunvirato de volcanes que domina occidente: Izalco, Ilamatepec, Cerro Verde.
Una vista del Valle de las Hamacas y San Salvador, ciudad fundada por la española familia de Alvarado, en 1546... San Salvador y colonias aledañas, o "greater San Salvador" hoy alberga 2 millones y medio de salvaguanatruchas.
Al fondo se aprecian nuevamente la tríada de volcanes que le da la peculiaridad y atracción a la zona occidental del País.
En primer plano se aprecia la Carretera de Oro y las imnumerables colonias que se han cosntruido a ambas orillas.
Esta es mi colonia Santa Lucía, pegada al Aeropuerto de Ilopango y lago de Ilopango... Allí viví los mejores años de mi vida, esos años que hoy no me permiten volverme malinche en mi diáspora… De allí es mi esposa, mi mejor alero, mis amigos inolvidables…, y allí sigue en pie esa casa en la cual viví 18 años… si esa casa hablara contaría mis penurias, placeres, tristezas, alegrías, cogederas, moteadas, chupadera, jodarria…  “Juventud Divino Tesoro” dijo aquél grande… en esta colonia están mis mejores recuerdos… por supuesto que mi colonia Santa Lucía ya no es como antes…, pero tampoco yo soy como antes.
Al otro lado del cerro , como dice Jaguares, o sea, entre la los Planes de Renderos y el cerro San Jacinto... Se aprecia la Carretera a Comalapa y el innumerable caserío de familias pobres, la currunchunchún, a ambas orillas de la carretera… Muchas casas construidas sin los servicios básicos.
Qué cachimbón es ver el litoral salvadoreño desde mil pies de altura... San Diego, Playa del Obispo, Puerto de la Libertad, Conchalío, El Majuagual, El Tunco, El Sunzal… Allí, en estas playas, se halla la arena negra volcánica que tanto me encula sepultarme en ella... el Puerto de La Libertad está muy bonito y pujante.
¡Y Bienvenidos al Terruño!
Tamen
.