9/16/2014

Juan-cho: Conversaciones Campechano-Navideñas con el CIPITIO

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo…. El mundo era tan reciente que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo” (Cien años de soledad).

El pulgarcillo tiene sus anecdóticos parentescos irreverentes con Macondo, por lo que recordando gratamente al hoy finado Gabo, podemos encontrar una pisca de discernimiento ante las nuevas experiencias que vive nuestra convivencia democrática tropical, sin nombre local concebido, y cuyo ejercicio exige y obliga que comience a coserse un nuevo atavío judicial para arropar los deslices/espantos del respectivo parco funcionamiento sociopolítico en pañales. Es entendible, aunque reprochable, que a la fecha dicho traje calce desaliñado entre apretado y flojo (según interpretación del que lo valora), cuando se enfrenta el reto insigne de lucirse ante un evento como el que provoca el final presente voluntarioso en ciernes alrededor del ex mandatario re-aparecido, tal cual “fiesta” que a unos u otros convoca alegría, satisfacciones, pena, frustraciones, protestas, señalamientos, exigencias, acusaciones, recomendaciones, demandas, chambres,  … distracción y distractores.

“Del árbol caído todos hacen leña” indica el refrán; prodigiosa sabiduría reiterativamente olvidada por quienes debiesen meditar que al ser candidatos potenciales o en ejercicio de similares, parecidas o conexas ducha-habilidades maniobreras, descubiertas (nada está oculto por siempre bajo el sol) y/o declamadas por el sorprendido sospechoso-acusado, aquel vaticinio profético vendrá a ser fortuitamente su final aterrizaje terrenal intempestivo. Los que optan (y se resarcen) por volar inspirado en alas artificiales, caen velozmente tarde o temprano… y abajo les espera en su estrepitosa caída un colchón de espinas “lógicamente” bordado por medio mundo, incluso con puntadas hasta del que se benefició, alentó y/o patrocinó al vuelo villano cuando deja de ser negocio rentable.

En la madre patria España tienen procesado (y depositado  en un hotelito carcelero de innumerables estrellas), a un ex tesorero y hombre fuerte del partido que preside el actual gobierno. Además, abundan las causas judicializadas por amaños, más que de futbolistas, de muchos dirigentes de la clase política y empresarios que no lograron evitar caer en la tentación del tesoro bochornoso mano peluda, aunque fácil de respirar cuando estaban en ejercicio o cerca de los cargos públicos que la lotería de la vida les regalo o conspiraron por disponer.

Otro caso sonado, recién comenzando a cocinarse, después de ser objeto de reprensión únicamente en plano tertuliano, resulta ser el que ahora acosa y acusa al legendario ex presidente catalán (por 23 años), Jordi Pujol (el de su hijo lleva mayores vuelos judiciales), por no haber declarado el mantenimiento de depósitos en la banca extranjera, por cierto una jugosa millonaria cifra, lo que ha significado implícitamente un revés indeseado e inesperado para los propósitos independentistas catalanes en boga.

Ilustrativo la sana práctica de utilizar el instrumento contencioso evitando como regla la tentación de manosear al poder judicial para encausarlo en inusitada e impropia cacería de brujas, la que si bien es negocio vil para pocos, resulta maleza para los muchos otros que conforman el resto y que no tienen vela en el entierro. Dicha instancia legal, no obstante su carácter imperfecto, es un sabio recurso protector (si se le permite operar sin maquinaciones y deja de enlodar), que disponen las sociedades inmersas en regímenes políticos democráticos, para sancionar atrocidades y desahogar pasiones.

La presencia de procesos judiciales por sospechosos delitos contra dirigentes políticos y empresarios que pertenecen o están vinculados a los dos mayoritarios partidos españoles, que hasta la fecha se han turnado la presidencia, es una muestra inexorable de la positiva y ansiada alternancia en el poder desde que desapareció el neolítico franquismo, sin que ello motive profetizar fatalismos, ni que haya manifiestos apocalípticos, porque se interpelen a culpables (sospechosos mientras se gradúan con una sentencia culpable), incluso procedentes de los enjambres del poder. Y/o se cambien autoridades conforme lo pretendan los votantes en el fosforecido ejercicio de soberanía que las urnas electoras permiten.

Nuestra experiencia es que brillan a lo sumo declaraciones y acusaciones sin fin virtualmente útil, sobre el tóxico manoseo que connotados funcionarios o legionarios empresarios han hecho de su posición, como es, mencionando una “módico” prototipo, el caso chespirito-reiterativo que con desfachatez se cobren bonificaciones por retiro "voluntario" adulterado, cuyos mal-beneficiarios gritan poéticamente: ‘achís’ y otros ‘diantres’, y porque no iba aprovecharme del arca abierta que los privilegiados tienen disponible; total una ganguería legal … es legalmente “válida”; además que siempre for ever and ever ha sido así; quien no se sacrifique embolsándose el respectivo flagelo de incrementar su bolsillo con adicionales monetario triquiñuelas.... baboso será el, la, o los que imiten tal decente pero no lucrativo proceder... O aquellas de alto quilate como las que ensombrecen
al ex mandatario actual estrella de las noticias en la fresca coyuntura. O las de horror draconiano por sus exorbitadas repercusiones, como las que encarnan el entuerto litigio del caso Cel/Enel y el de baterías record.

No hay sorpresa ante la ausencia histórica de mínima pisca de moralidad para que los imputados opten por renunciar defraudar al fisco y/o sociedad pulgarcilla, dicho en sentido amplio, mucho menos regresar lo chusco embolsado, o compensar por daños, habida cuenta la condición de dinero maldito que encarnan tales modalidades de grosera fechoría. Lo preocupante es que más allá de arrojos televisivos rimbombantes, no asoman iniciativas sustanciales, provechosas y eficaces para prevenir/combatir/sancionar semejantes bochornos, excepto únicamente avances a velocidad tortuga que traen de cuando en vez las noticias. Si bien algo es mayor que nada, a estas alturas del juego democrático bajo el impaciente cultivo un pasito pa’ lante otro pa’ atrás que vive el país, dentro del cual lo relativamente poco resulta ser bastante, los frutos alcanzados son escuálidos, vergonzosos, inaceptables y contraproducentes. Tosigosas quejas que no dejan de ser legítimas por más que se confronte a quienes las esgrimen, ser espectadores bajo la aparente comodidad que representa ser observante valuador a distancia del toreado, desde la protección que facilita estar detrás de la barrera.

Si hay sabia reflexión en la afirmación que “la mejor predica es con el ejemplo”,. ¿Cuál es el atroz espejo-estímulo para otros que delinquen, muchos de aristocracia "plebeya", medio admirados como los futbolistas, o los mal vistos marimberos con o sin tatuajes?, ya no se diga para quienes los cobija soberbia sombrilla, por lo menos en el presente continuado del actual crucigrama que todavía teje la historia pulgarcilla.

Por ello, también surgen otros enjundiosos reactivo-ejemplos, como la reciente arrebatada sin ‘Cruz Zepeda’ intención de regresar a la palestra del poder por quien ya, al fin, ha sido desterrado por la voluntad votante, de la oportunidad que siga pecando pegado a la "teta" de la ignominia, incluso a pesar de los voluminosos mal beneficios acumulados: bajo el tanteo que Si otros a quienes se les ha encauzado, al menos por los “poderes” informativo/denunciantes poblanos no inmersos en el poder, siguen practicando la lactancia chabacana, ¿Por qué yo no?… ¡!!!!También re-aparezco!!!! Aunque no prometa necesariamente alejarme de las medicinas ‘chompira’ espirituosas” que ayudan de cuando en vex presidir las plenarias de la Asamblea Legislativa”. Por fortuna o austera providencia, a-pareció otro tipo de freno a tal ramplona desvergüenza, no importa si es por carambola casualidad, conciencia o conveniencia; por lo que se agradece y felicita al progenitor de prestigiada osadía confortativa, reconociéndose que como dice la antigua sapiencia “cuando la cuña es del mismo palo aprieta mejor”.

Voces, gritos e improperios no faltan, y por el contrario harto abundan en protesta. Pero hay un mal sabor que pasa como en las llamadas celulares no deseadas.... en las que acontece la defensiva tramposa respuesta que dice…!!!!!Estamos perdiendo la señal!!!!... ¿Qué dijeron?...¡!!!No se oye!!!!... ¿Qué maldice que dijo?.... ALO… ALO… Afortunadamente te qui qui ri qui ‘juiste’ papito.

Pero, algún inaudito día, caso del aparecimiento de la actual sala constitucional, esperamos se reconozca no ser sordo-cerdo-mudo/a por muchos otros quienes necesitamos que cambien la postura deplorable de avalar/amparar/callar/engavetar/ y negligente actuar sobre tales aludidas gollerías trogloditas, a diferencia de cuando se opera con diligencia y garbo encendido frente a ¡poderosos! horrendo manso minúsculos futbolistas; aspirándose por el contrario se pase del simple gatear hacia al menos caminar con paso sostenido en cuanto a la materia de perseguir y juzgar se refiere, donde y con quien amerite, sin importar el cometa propio o externo mayor o menor que ilumina y protege al sospechoso de falta simple o ultra delictiva.

Un pero inscrito en tono de candoroso aireado pedido por parte de las atribuladas mayorías harto citadas por doquier en los discursos… para que sea trasladado por la "juerza" contingente que impulsa al universo, a quienes corresponda hoy y quien sabe mañana, abusando con súplica al inter-medio emisario campechano Hirohito inocente que embadurna al Cipitío en el horario que este ejerce un cargo oficial navideño.

Juan-cho