12/02/2013

Juan-cho: ¿ECONOMÍA DEL CHISME ó CELULITIS COMUNICACIONAL?




Si no perseguimos presentar un tratado de historia económica del pulgarcillo, abusivamente con “v” de burro podríamos resumir nuestro pasado y presente sintetizando toscamente el rico, complejo y denso devenir productivo…. diciendo:

1.     partimos del cacao indígena al añil colonizador, luego al café marca oligarca, le sumamos posteriormente los churritos diana y algunos camarones; seguidamente se agregó la maquila zona franca, a continuación nos rescataron las remesas familiares …

2.     y hoy arribamos a la consolidación del chisme móvil… plus dolor-ización.

Con este resumen apretado a lo bruto, se puede sintetizar nuestra historia ergonómica
en forma atrevida y chabacana, aunque fielmente descriptiva.

De tal libreto, aquí nos interesa acentuar un par de detalles.

Recordamos que en el pasado del pulgarcillo nuestro, el café representó harto negocio y penurias, discursos airados en contra y a favor, sin faltar para variar un histórico fusilamiento de su promotor General Gerardo Barrios. Entre otros, útil destacar su pronunciamiento antes de ser abatido en el paredón: una frase que representaba la configuración del poder en su época: “que se haga la voluntad de Dueñas y de la Mitra salvadoreña”). Además, matanzas en los 30’s y otras muchas hierbas aledañas que recoge nuestra historia, incluyendo con los dólares (divisas) de su venta posibilitar la industrialización de los 60’s, desnutrida pero industrialización en todo caso.

En el hoy del agora, a pesar de los pesares, demos gracias que nuestras desgracias y alegrías, en parte tuvieron como coreografía al cultivo del café. De lo contrario, los anémicos bosques aún existentes en el pulgarcillo, podríamos gozarlos sólo al final de año cuando se adornan los tradicionales arbolitos de navidad. Aunque es de lamentar también que poco a poco estos soldados de la naturaleza, los árboles, también van desapareciendo con las lotificaciones.

La maquila emergente como vía medio temporal de solución al desempleo y necesidad de hacer negocios, no se puede despreciar así sin más, ya que algunas pupusas y hamburguesas ha posibilitado adquirir con el empleo quejosamente generado. Pero, futuro, potencial desarrollista, el despegue deseado y esperado, no construye. Obviamente no se puede exigir ni pedir peros al olmo. Suficiente con lo escaso que ha permitido disponer a unos y lo mucho a otros.

La recepción de remesas en El Salvador durante las últimas dos décadas ha sido abrumadora, extra multimillonaria… Cifrar en $ 40 mil millones las remesas familiares es un dato corto e impreciso, pero descriptivo fiel y competente indicativo del voluminoso subsidio que los brothers cercanos han obsequiado a su país de origen. ¿Para qué ha servido tal voluptuoso, gigante y envidiable sacrificio solidario? Jamás nunca factible de percibir, ni siquiera imaginar, vía deuda externa para una economía como la pulgarcilla. Sin duda se ha desperdiciado dicha lotería (de divisas) recurrente año con año, cuyo costo no ha sido principalmente económico sino social, puesto que la emigración apremiante conlleva inseparable desintegración familiar.

Además de los beneficios o maleficios familiares lógicos y naturales que tales flujos significan, han servido para cubrir el trasnochado déficit comercial externo, y se decidió sin ser consultados los protagonistas remitentes que fuesen utilizados los $$, $$$, $$$, para facilitar y soportar la dolarización. ¿Bien o mal? Gran tamal y debate al respecto en la sociedad, con argumentos a favor discutibles/limitados  argumentos en contra inobjetables. Así, a las discusiones sin fin sobre religión y política, en el país hemos agregado el tema de la
dolor_ización.

La novedad silenciosa que también requiere atención y  valoración en materia de evolución económica es la peculiaridad chismógrafa que matiza nuestra estructura “productiva”.

Se ha privilegiado la importación de bienes, negocio fácil de ejecutar, y defraudado el ofertado desarrollo de las exportaciones. No se está formando ni forjando un potencial productivo para el mercado interno y/o externo en el presente que garantice el futuro. Producir, de donde resulta la mayor generación de empleo y oportunidades, obviamente requiere habilidades superiores a las simples para comprar y vender lo que otros producen. Mientras nosotros “testiamos”, los ¿“comunistas”? asiáticos nos meten una recta en el recto vale-verguismo. ¿Es culpa (externa) de los chinos y resto de naciones que baila el mismo ‘danzón’ o (interna) de los líderes que san-joden por aquí? Los chinos producen y seguirán sonriendo cuando quizás nosotros por no haber consolidado un ingreso sostenible, terminemos lamentando frente al ocaso del gasto estéril.

¿Cuánto progreso y futuro tiene en perspectiva el país? Eso depende de que se haya hecho en el pasado y en el presente. En el país de la sonrisa la inversión extranjera se ha focalizado en la actividad de las telecomunicaciones, considerando el negocio lucrativo y seguro que tal área significaba (a corto plazo). En China para producir bienes, cuya carrera productiva de las últimas tres décadas ha convertido a dicha economía ¿comunista? en la segunda del planeta, únicamente por debajo de USA.

Solución genial avispada a lo salvatrucho:

Incrementar remesas = Incrementar diáspora = Desvergues sociales mayores

Viendo al planeta surge la interrogante si para los terrícolas el siglo 25 será el siglo de la deserción, entendido como “vida” en desierto (nada que ver con deserción frente al enemigo o escolar). Pero el presente es el siglo de la aglomeración asfixiante sobre el planeta (somos un chingo de millones y millones: 7x109), y que today “degustamos” ultra masiva información.

Incluso se ha “desarrollado” un indicador estadístico (IDI) para medir los avances que cada país tiene en materia de tecnología de la información y comunicaciones (TIC). Lo referente a celulares, cable tv, internet, correo electrónico, comercio electrónico, chisme ‘eléctrico’, etc.

El guiri guiri… bla bla bla… es un
componente vital (¿quéeee?) del diario acontecer. Conocer/compartir sus detalles y alcances es una tarea facilitada a los interlocutores destinatarios por sus autores. El resto de origen múltiple y variado interesado en la murmura y chisme ajeno pero que no es parte invitada, satisface su gula informativa por cualquier vía que la imaginación de paso, sin faltar las mezquinas y/o reprobables, como es el caso de las cherches amarillentas que protagonizan los paparazi, ni las rastreras que integra el espionaje.

Se ha armado un gran “ruido” mundial por las revelaciones sobre espionaje de USA interno y en el extranjero a extranjeros, en particular por las escuchas telefónicas sin excepción a connotados funcionarios, sean adversarios, enemigos o amigos. Sin embargo, el espionaje y uso del chismógrafo son comunes a todos y todas de aquí, de allá, del lado, y alrededores, los y las que al ser interpelados de ordinario con facilidad pasmosa acusan a los cuatro vientos no de-gustar … y que únicamente lo toleran si les entretiene y “sostiene”, es decir, aplicado a los demás. Todos espían… pero únicamente lo que pueden, nada más, nada menos. Solo lo “justo”.

El pulgarcillo poeta país nuestro no podía quedarse atrás de estas tendencias mundiales. ¿A lo James Bond?… casi…A lo ¡cañaveral de pasiones!.

“… la densidad de teléfonos móviles en el 2008 fue de 121 por cada 100 habitantes, superior incluso a la de países como Estados Unidos y Japón. De hecho, El Salvador ocupa la posición 31 de 139 países en la clasificación de países con más suscripciones de teléfonos celulares por habitante del Índice de Competitividad Mundial 2010-2011”.

Informe sobre el desarrollo humano EL SALVADOR 2010, pág. 172

Somos alrededor de 6 millones los habitantes de El Salvador. 2012 cerró con 8.6 millones de celulares rodando a diestra y siniestra en el pulgarcillo nuestro de cada día. Somos la ¡envidia! del mundillo foráneo  ¿aló? ¿aló? ¿aló?

La pregunta inmediata: ¿aplaudir
o preocuparse? ¿Hemos logrado un agresivo desarrollo o acelerada celulitis comunica-cional? Si para muestra un botón es suficiente, como respuesta a tales inquietudes, un par de chambres pueden ser ilustrativos que inviten a reír o amargo llorar como introducción forzada al Arjona problema.

Es una pena que en promedio se tenga más de un celular por habitante, pero que sea un lujo insatisfecho disponer de suficientes servicios sanitarios

En general para los latinoamericanos se dice que “más gente tiene acceso a un celular que a un inodoro”.

Son $ 677 millones el valor acumulado de las importaciones de celulares entre 2005 y 2009 del país. En absoluto es una cifra despreciable. Por cierto, gastamos más en chismografía (telecomunicaciones) que en otros rubros de importancia indiscutible:

“los servicios telefónicos se habían convertido en el octavo rubro de mayor gasto de las familias salvadoreñas, superando al transporte público, las medicinas, la electricidad y los vegetales y hortalizas”

Informe sobre el desarrollo humano EL SALVADOR 2010, pág. 171

¿Es esto sinónimo de pobreza tropical y/o espejismo?. Entiéndase…!pendejismo!

No es de extrañar porqué hablar por teléfono desde USA a El Salvador ($0.25 minuto), es más caro que hablar a Costa Rica ($ 0.07 minuto); y llamar a Chile o a China ($0.02 minuto).

Los costos (relativos) de internet (banda ancha), reflejan otro dato que pone en duda las bondades del modelo seguido en el pulgarcillo nuestro:




Pura vida. O sea (‘mae’) que los ticos, además, que clasificaron al mundial de Brasil, tienen mejor calidad de vida, mejor desempeño productivo, en exportaciones…. ¿También reciben mejor trato en materia de chismografía?  ¿Por qué será?

La sociedad pulgarcilla tiene el alto honor que dispone “gentilmente” de servicios de información y comunicación a súper mayor costo relativo. Negociazo sin requerir anestesia diría el payasito.

Tras apaleada…. Apedreada la sociedad pulgarcilla. Por todos lados estamos sangrados….. ¿A quién/quiénes hay que dar las gracias por eternizar una suerte vil?

Conclusión: es cariñoso (de carero-abusivo-sanguijuela) estar “al día” en tecnología de la comunicación para la economía pulgarcilla.

Los hogares mal dedican 5% de su presupuesto al gasto del chisme. Las importaciones respectivas también son gigantescas: 5% del total. ¿Eso es desarrollo?

Son más de $ 3 mil millones anuales en remesas familiares (alrededor del 17% del producto interno bruto -PIB) los giros de los brothers cercanos que recibe el país. Por lo tanto, no hay prisa en preocuparse ¿? por tener déficit comercial con el exterior. Las tales remesa-bendiciones resuelven muchos pecadillos, incluyendo necesidades de liquidez monetaria para viabilizar el seguir dolarizados, remitir utilidades a la fuente foránea de origen, importar celulares a lo bruto, etc.
 
Que otros pueblos padezcan el mismo mal no ayuda. Conformarnos que exista epidemia celular mundial es caer salseramente en el rollo… “mal de muchos consuelos de tontos”. Parece no ser suficiente con la tonta-cracia nuestra.
 
¿Y la producción de bienes? ¿Qué ondas con el agro, la industria, el cuarto, tercio o medio ambiente? Eso es un chisme de escaso interés. Que se preocupen los nietos o biznietos por tales “nimiedades”. ¡Peace and love!
 
Los tiempos del General Gerardo Barrios y por lo tanto las prioridades han cambiado. Hay una nueva voluntad que se adueña sin bulla de los bolsillos pulgarcillos y la de la mitra fue sustituida por las ondas hertzianas. La chismografía (telecomunicaciones) ha catapultado su participación en la actividad económica. Hoy son 4% del PIB.
 
Por cierto, me “testiarion” que ya salieron el Samsung 4, el Iphone 5  y el etc. 6.
 
Piso y corro en velocidad quinta a la tienda, pues me urge estar “actualizado” pa’l chisme.... ¿Cóóóóómo?..... Perdón…. fue un efímero lapsus consumista instintivo….
 
Bueno…. así compruebo “científicamente” en pellejo propio, a lo Freud:

Que es más fácil tener un smart phone que pensar inteligente.
 
¿Del   Cogito ergo sum    llegamos al   cogito   ergo   text?
 
La producción de café al menos nos ha heredado bosques que atraen la lluvia… ¿y la celulitis comunicacional? … antenas y cables que atraen el chis me?
 
Ya lo decía el “filósofo” cubano Tres Patines… famoso cuando no existían los celulares: “que cosa más grande chico”
 

 
 
                                                                  Tamen
.