5/16/2008

NEGRO POR GUSTO

A Leroy lo insultaban los negros envidiosos llamándolo negro por gusto porque era estatura pequeña, no podía bailar ni cantar, y decían tenía paloma chiquita... pues le clavaron negro por gusto.

Observando la extrañeza a punto de consumarse de ver un humano sangre negra a punto de ser nominado candidato para Presidente de uno de los dos mayores partidos en el corazón de la élite raza blanca me acordé de Leroy. Lo que está pasando en USA es súbito, pasan los días y crece el estupor sin poder detenerlo.

El pueblo gringo va a salir de ocho desastrosos años de gobierno Bush, y parecen querer aceptar de lagartija para arriba, pero no otro Bush... y yo lo estoy viendo pasar, ¡puta es increíble!...

El potencial primer Presidente negro Barack Hussein Obama me recordó la historia de Leroy

1984 fue el boicoteado verano olímpico de los gringos y en Chicago hacía un calor de la gran diosa..., yo trabajaba de llantero, pero si le pongo caché como le encanta a los gringos, mi profesión u oficio sería Mecánico de Llantas, pero en total mi trabajo era cambiar, balancear, y reparar llantas de vehículos livianos en una compañía localizada en el corazón del sur de Chicago, en territorio de los afro americanos.

Pero Leroy, quien era amigable, sonrisa afable, y plante inofensivo, nos gustaba a todos los latinos y negros segregados en los dos talleres, excepto por un puñado de prietos envidiosos mala onda, de esos que se hayan hasta en China, y que siempre le tiraban chinas a Leroy por su estatura.

Y es que Leroy tenía algo que la currunchunchún de llanteros no teníamos: Leroy era graduado universitario, pero no era tufoso, en tres años que trabajamos juntos nunca noté que viera alguien de menos, o sacara pecho de sus logros académicos. Leroy era un hombre humilde y andaba en sus 30s, pero seguía soltero... pero no era canelón.

Manejaba carro del año, se ponía trozo de ropa, zapatos de cien vergas, y oro en puta. Su oficina era alfombra y aire acondicionado y también era gustado, respetado y tomado en cuenta por la élite blanca mandamás. Sin embargo, Leroy llegaba al calor, la suciedad y la negrura donde trabajabamos a platicar con todos, pero con nosotros, los latinos, se pegó pues decía quería aprender español y lo estaba haciendo bien..., el chavo sencillamente era buena onda.

En ese taller edificio, y como lunares de charco, nos segregábamos siete latinos: 2 potorros, 2 mexicanos, dos chapines, y yo. Era un local de casi dos manzanas de las nuestras, dos enormes hangar talleres con alrededor de 200 empleados en las diferentes secciones.

Los negros eran la mayoría, pero sin tener título universitario hacían, como nosotros, los trabajos más vergueados y de más baja paga. Los blancos europeos eran apenas un 5% pero ocupaban las posiciones claves y ganaban los más altos salarios. Leroy, como Lead Senior Accounter, se hallaba entre ellos.

Trabajando un día de verano oímos un disparo en la esquina opuesta y vimos un negro caer al suelo y dos más salir corriendo... era Leroy que salía de comprar su lunch y era asaltado por sus mismos hermanos de raza.

Un disparo en la cabeza acabó con su vida.

El carisma de Leroy, es el mismo de Obama, el mismo exudado de inteligencia, el impasible optimismo, y sobretodo, el claro y comprensible mensaje.

Los gringos, no me cabe la menor duda, necesitan a Obama para parar el desplome que los tiene en picada. Pero la raza de Obama tiene en jaque al bloque racista de la población blanca mayoritaria como los llamados rednecks, este segmento es el más violento y pertenece a organizaciones racistas como el KKK, a este bloque le pela el eje el destino del país, ellos sencillamente no quieren un negro de Presidente, punto. La mayoría en este segmento no tiene título universitario y son desde high school hasta “drop outs”.

Los rednecks son el equivalente en El Salvador de los que sólo saben leer y escribir hasta los iletrados y son los que apoyan a ARENA, desgraciadamente, a diferencia de los rednecks, en el terruño son la mayoría. De allí que el flamante súper ministro Figueroa una vez dijo que si una escoba proponían de candidato una escoba ganaba. Pues ellos saben que los iletrados y los apangados son areneros de muerte..., aparte de los extranjeros ricachones y millonarios.

Obama ha establecido que se sentará a hablar con todos los países “terror sponsors” incondicionalmente, esto tiene chiviada a la mara de hebreos sionistas que dominan la media y financian la millonada que gastan los dos partidos en sus campañas, con la condición de incondicional apoyo, aunque sea errado, al estado de Israel, destacándose entre estos grupos está el llamado Lobby Judío. También a estos les pela el eje USA, ellos velan sólo por el “bienestar” de Israel.

Estos son los dos mayores peligros que tiene que superar Obama quien cuenta con un dato clave: es apoyado por los blancos educados que son la mayoría y por consiguiente difíciles de darles atol con el dedo. Pero los rednecks y sionistas se opondrán y doblarán sus contribuciones en la sucia campaña que se avecina en donde Obama será marcado de antisemita y san se acabó.

Y si Obama logra el milagro y llega a ser Presidente tiene que cuidarse de no tener un final como el de Leroy.

Tamen