martes, febrero 16, 2021

Historieta Musical Contada Por Un Charranganero

Quiero escribir sobre música, pero aclarando que no soy músico, aprendí a tocar instrumento musical en la calle, por lo que no leo ni escribo solfa.

La primera vez que toqué guitarra tenía 6-7 años, fue gracias a que el marido de una vecina del apartment complex donde nací tocaba guitarra y ella me la prestaba, mis dedos eran tan cortos que mi dedo índice no llegaba a la sexta cuerda cuando trataba de hacer Fa o F#. Aun así aprendí a tocar la tonadita instrumental de "Tercer Hombre".

Un primo hermano me regaló una guitarra en 1969, era toda de madera, hasta los clavijeros, súper dura, pesada, el mango era tan ancho que apenitas mi dedo índice abarcaba lo ancho. Tenía 12 años y estaba enculado de los Beatles

La música yo la defino como una alianza de sonidos, melodía, divinidad, armonía, sinfonía, liberación, lenguaje... Alguien me dijo una vez que la música hizo a la humanidad de su letra y acorde.

Desde que tengo razonamiento, en mi vida, la música y Dios como hoy lo concibo, van primero.

Mi prístino sonido grabado en mi hipocampo es aquel cuando mi madre trabajaba en su quehacer doméstico mientras con su silbido entonaba una rola que nunca he logrado descifrar.

A mi ruca le gustaban las rancheras, Javier Solís, Pedro I, Jorge N… Y los tríos mexicanos.

El gusto musical de mi tata era de acuerdo con su estado emocional: bien a talega le gustaba Benny Goodman, Guy Lombardo…, mientras que sobrio era Agustín Lara y Pedro Vargas.

Mi historia musical cambió en 1981 cuando llegué a Chicago.

Llegué cargado con mis pocos casetes que consistía de Guaraguao, Alberto Cortés, Serrat, Supersónicos, CCR, Grand Funk, Chicago…

Pero entonces, en Chicago 1981, me llevaron a conocer la novedad llamada "la garra", un enorme mercado abierto que sólo abría sábado y domingo, donde se vendía de todo, como ropa, enseres eléctricos, muebles, auto partes, aún carros…, y no se pagaba impuesto.

Allí me compré un "estéreo" de dos parlantes que además de la radio tocaba discos vinil, casetes y algo que para 1982 estaba en decadencia en USA, pero que yo nunca había visto ni escuchado en mi tierra, o no lo recuerdo: el cartucho 8-track.

En la farmacia Walgreen de la esquina los cartuchos los tenían en ganga, estaban vendiendo a dólar, me emocioné y compré un revergo.

También comencé a comprar discos long play y home-made casetes de todos los grupos de rock en inglés que siempre quise tener, pero por falta de bolas nunca compré. Si no tenían el disco o casete que buscaba dejaba la mitad del costo y ellos prometían tenerlos en una semana, nunca fallaron, así llegué a tener mi primera colección que consistía en Dooby Brothers, CCR, Santana, Pink Floyd, Led Zeppelin, Black Sabbath, Eagles, Fleetwood Mac, Rolling Stones, Beatles, 3 Dog Nights, y otros… Llegué a tener un revergo de casetes, cartuchos y discos.

Todos los fines de semana iba a comprar por $2-3 dólares casetes o discos a la garra ubicada en la North Avenue en el barrio puertorriqueño, o potorro, en Chicago… Aún con clima bajo cero y vergo de nieve.

Llegué a tener entre 100 y 200 casetes, discos y cartuchos 8 track.

Entonces llegó el Walkman estéreo en 1982, medite casi una semana y sin decirle a mi esposa para evitar la regañada, compré un Sony Walkman en $28 bolas, caro para la época, pero era novedad, era caro porque entonces el bus y el tren metro costaba $0.85 con todo y transfer, litro de leche $0.80, la cajetilla de toda marca de cigarros $0.65… y era cuando yo ganaba el mínimo: $3.35 x hora

Entonces me di cuenta la radio FM, que nunca oí en mi tierra pues era puro AM, sonaba aún más vergona en Sony Walkman… Me valió pelones y, de nuevo, sin decirle ni pío a mi vieja, me compré en $40 bolas un Sony Walkman Cassette Player para oír mi colección.

Hasta que mi esposa me paró el carro cuando vio inundado el apartamento de casetes, discos vinil y cartuchos 8 tracks… Entonces paré de ir a la garra.

Las nuevas tecnologías de las décadas 80-90-2000, que han sucedido en my lifetime, comienzan con precios exorbitantes que sólo la élite acaudalada podía económicamente afrontar, pero que, con el paso del tiempo y popularidad, se desploman los precios a niveles afrontables para la currunchunchún como yo… Por ejemplo, los discos compactos, los VHS, las computadoras, discos láser, celulares, IPod…

Así, en 1982, comencé a oír sobre el compact disc. Era una nueva tecnología, neonato, aún en pañales, pero que yo no podía afrontar comprarla entonces.

Pero en 1988 empecé un nuevo trabajo: choferón de buses de la CTA (Chicago Transit Authority), contrario en el terruño, en gringolandia estos "oficios" son bien pagados, como ser policía, que en mi terruño son tan mal pagados… Recuerdo a mi madre decirle a mi hermano mayor, en zumba entonces, desesperada por ayudarle a "curarse" del "maldito alcohol": … mejor andáte a Estados Unidos y aunque sea de policía trabajas...

¡Ay mi madrecita!

En mi nuevo trabajo de chofer de buses de la CTA en 1988, del mínimo $4.50 que ganaba comencé a ganar $11 dólares la hora.

El primer Cd que compré fue para mis dos impúber hijos y fue Pump Up The Volume de Marrs. La neta es que a mi también me gustaba la rola y aún me gusta, por eso es parte de mi colección actual de 700 y pico de Cds. Ese Cd de M.A.R.R.S me costó casi $16 bolas y el Cd Player alrededor de $100 vergas…, y sólo tocaba un Cd.

En 1999, viviendo en El Salvador, me llevé lo último en computadora Pentium III, quemaba discos compactos de sonido, juegos y películas, también llevé un Sony Cd Player para carro que nadie había visto en mi terruño… y llevé un paquete de 100 discos Cd listos para grabar…, eran tiempos de rentar movies en Blockbuster... La velocidad del quemador era tan sólo 4x, tardaba un mundo en reproducir música mp3 en un Cd limpio. Como tenía el programa Napster, dejaba 6-10 canciones quemándose simultáneamente toda la noche.

Finalmente, en Houston 2003, compré un iPod y hasta allí ha llegado por el momento la tecnología.

Tamen

.

3 comentarios:

  1. Estimado y que hizo con esa coleccion. Por lo que lei tiene joyas musicales.


    Saludos

    ResponderBorrar
  2. Hola Xirux. En 1999 emigré a mi tierra y me llevé la colección de casetes y cartuchos. Una vez dejé el chorro de la pila abierto para cuando llegara el agua, me dormí, desperté nadando con los casetes y cartuchos, los Cds estaban en alto, se salvaron, pero los tapes se arruinaron y los sepulté en mi tierra. La música la recuperé bajando música mp3 de Napster y aún la tengo. Saludos!

    ResponderBorrar
  3. Que lastima lo importante es que lo tiene en su cabeza esos recuerdos. Saludos y siempre es un gusto leerlo.

    ResponderBorrar