5/13/2017

Otra Canción y Otro Poema Finsemanero


¿Porqué olvidarme de aquellos días de los pantalones campana, de música subterránea, de los buses atestados de gente, del primer guacalazo de agua fría a las 6 de la mañana, de los desvergues en la U, de los parciales, de la Puesta del Sol, Mar y Tierra, El Zorba, la Villa Sisi, la Villa Carrión..., de los llegues, los tapis, las pelazones de cables... y de aquella chava?

El escoge de un culo en aquellos años setenteros era súper paloma por la presión de la mara, "tiene que estar virga" era una estúpida máxima casi escrita en piedra...

¿Cómo olvidar mis ahuevamientos, mis culeradas tratando de amarrar con una jeva, las noches sin dormir oyendo música, escribiendo en mi diario...?

Pero 47 años después creo que El Eterno, el destino, la suerte, o cualquier onda que sea no se equivocaron conmigo... Todo tenía un propósito..., y mis culerada, mi timidez, mi carencia de ser "vergón pa los culos" tenía un designio porque, hasta ahora, tuve suerte con la mujer que escogí en 1974, a pesar de todo, esta múcura que tengo, mi amiga, mi amante, madre de mis hijos y gran echadora de verga, nunca me falló... Pero yo sí le fallé!

Andaba buscando un amor,
en la primavera de mi vida,
yo la buscaba con fervor,
y hacerla mi flor más querida...

Comencé en el más fácil sendero,
encontré flores de aire audaz,
falsos lirios, romeros embusteros,
con collar de paloma torcaz...

Disfruté esas flores candentes,
con pétalos de ardiente fulgor,
eran sólo de polen sedientes,
pero no entregué mi amor...

Perdida entre flores arpías,
se hallaba una suntuosa flor,
guirnaldas de virgen lucía,
y nos juramos amor...

Café canela su pelo,
ojos diáfanos como el día,
tez casta de terciopelo,
era una flor que florecía...

Los años a su lado fueron días,
y mi amor se imbuía en su olor,
pero después que la hice mía,
¡Yo traicioné su amor...!

Su faz se volvió sombría,
su ausencia castigó mi maldad,
su vaho balsámico ya no fluía,
y me condenó a la soledad...

Por tres años no hubo flor,
que adornara mi existencia,
cuando creyó enmendé mi error,
mi flor volvió de su ausencia...

Yo aún sigo pagando mi horror
y continúo mi penitencia..... 

Tamen
.