4/11/2013

Cocos al Descubierto Para Protestar


Leía la repugnancia que ha creado entre las mujeres musulmanas la forma de protestar por la “liberalizada” mujer “occidental” raza blanca: quitarse la blusa y mostrar los pechos
Si yo voy por cualquier calle de Houston, o cualquier otra ciudad del mundo, y me sale al paso una o varias de estas mujeres con los cocos al descubierto, mi testosterona, que aún hace bulla, me detendrá, por seguro disfrutaré la vista, pero quizás me pele el eje el mensaje de la protesta.
Las "liberalizadas" critican a las musulmanas porque no se encueran para protestar.
En estos volados soy tostado a la antigua y pienso que el cuerpo de una mujer, que tantos artistas y escritores han rendido homenaje, no debía ser usado por el mismo sexo femenino para exteriorizar sus ideas interiores.
Este es el gran problema actual de los 600 millones raza blanca gringo europeos: querer imponer a huevos su cultura, con su decline moral y mental, sobre la mayoría 6 mil millones de terrícolas.
La mujer musulmana, según la noticia, rechaza esta manera de protestar, aunque la protesta sea por una mujer musulmana que los extremistas islámicos quieren joder.
“Vive y deja vivir”, me dijeron una vez y me gustó el lema, y hasta se me prendió el foco y me la hice de “poetiso”.
Yo una vez tuve una perrita Cocker Spaniel que le nombré Lucy, el único pet que he tenido en mi vida, pero no me gustaba, y nunca me gustará, que la chucha me lamiera la cara, aunque fuese manifestación de alegría…, un día me vio mi vecina gringolandesa regañar a mi chucha porque me lamió y la vecina espantada me recriminó por ello, me dijo que los perros are cleaner than some humans…(¿?)… y es que ella se daba unas trompeadas con su chucho y gato que a mi me ponían a pensar y dudar… pero nunca dije nada porque reconocí que así son ellos, es su cultura y es su cancha.
La ruca hizo la bulla que maltrataba a mi pet y… ¡por la gran puta!... ¡recibí una llamada de la Sociedad Protectora de Animales local!!!!.
El vive y deja vivir vale verga cuando Little bro no hace lo que el big bro quiere se haga.
Cuando vivía en Chicago dos compañeros de jale anglos y un mestizo polaco mexicano me llevaron a oír un concierto de jazz, al final, debatiendo sobre el jazz, ellos, viendo que no decía nada, me preguntaron opinar sobre el concierto, yo les dije que me llega la música en general, pero el jazz no me despierta ninguna emoción… en buen salvadoreño no les quise decir que el jazz vale verga para mi.
Uno de ellos, un gringolandés “medio tomado”, me miró con terror, como si fuera joviano, marciano, venusiano, o de algún planeta sin nombre, emputado me dijo you don´t know shit about music, fuck you y desde entonces fui barajado por él… el “occidental” no aceptaba que hay terrícolas que no nos gusta el jazz, lo siento simple, sin ritmo, sin esencia… pero ese soy yo y respeto a otros que se mueren por esa onda… y si hay otro concierto, me invitan, tengo tiempo, y quiero pasar un rato con amigos, voy de nuevo.
La música para mi es cultura, y como la cultura se debía disfrutar y propagar… pero no imponer…, me llega el rock, yo nací y crecí oyendo música rock en inglés… en los 70s toda la música en la radio AM era rock en inglés… excepto por radio Mundo (clásica y suave), Sonora (rancheras), e Internacional (cumbias)… yo no recuerdo el jazz hasta que llegué a USA… pero reconozco que a otros no les gusta el rock en inglés, para mi no hay clavo, seguimos cheros.
Y como las mujeres “occidentales” que les fascina encuerarse para protestar, ¡saco! no tengo nada contra ello, ya he pagado por ver, tocar, y chupar cocos, si me lo enseñan sin pedir ni pagar ¿por qué me he de emputar? Pero quizás me clave sólo en los cocos e ignore lo que protestan…
Las féminas “occidentales” debían respetar la costumbre, tradición y cultura de las mujeres mahometanas quienes no les gusta enseñar su cuerpo para exteriorizar sus pensamientos interiores.
Tamen