9/17/2009

Conversando con mi ADN

En 1997 hice un inolvidable viaje ida y vuelta con mis dos hijos mayores de Chicago a Houston. Era la primera vez que hacía un largo viaje con ellos, sin la mirada de la madre siempre protectora. Mamá nos mandaba a remendar las chiras, pues ellos ya mostraban signos de tener encendido el cromosoma rebelde que les endosé con mi ADN.

Este viaje iba ser único chance de hablar a calzón quitado con ellos.

De acuerdo con la clasificación de un artículo gringo que una vez leí, para conveniencia, el ser humano se podría dividir en tres clases: Endomorfos (musculosos, impetuosos, rebeldes), Ectomorfos (inteligentes, brillantes, astutos) y Mesomorfos (gorditos y huevones); pues bien, hasta los noventas yo también clasificaba así a mis dos hijos.

El Eterno me dio en total un Endomorfo (primogénito) y un Mesomorfo (segundogénito), mi último ADN entonces tenía sólo cuatro años y aún era inclasificable... pero hoy ya sé que Mi Creador me quedó debiendo el Ectomorfo para otro Cuadrante...

Mi primogénito, el único nacido en El Salvador, entonces contaba 17 años, y ya tenía licencia por lo cual era el único que me ayudaba a manejar, y mi Mesomorfo tenía entonces 15.

Mi plan era hablar con los dos tanto a la ida como a la vuelta. Iba ser un viaje one way de 20-22 horas sin parar más que para comer y echar gas, e íbamos a cruzar siete estados, pero después de ocho horas de viaje y en medio del estado de Missouri, sólo mi Endomorfo iba despierto pues, haciendo honor a su clasificación, mi Mesomorfo dormía... y debido a él, esperando despertara, había dilatado tanto en comenzar a platicar con ellos, pero mi Mesomorfo ya llevaba cuatro horas y no daba señas de despertar...

… Entonces vimos a la orilla de la carretera un enorme sign que leía en inglés If you drink, or get high and drive, you are going to be fine.

-¿Te agarraron en El Savador alguna vez por borracho o por drogas pá?
-Por drogas nunca, por borracho algunas veces –y viendo la oportunidad dije – ¿Querés hablar de drogas?.

Silencio...

-Mirá, no tenés que decirme si ya has probado o estás usando alguna droga, dejemos eso fuera esta vez, pero yo si voy a decirte la mera neta: sí probé la marihuana, la única droga ilegal que he probado. ¿Porqué lo hice?... hay un vergo de respuestas, por tener amigos, por igualado, por rebelde, por tímido..., hay miles de explicaciones para buscar quebrar una ley, porque esencialmente ese es el problema, se nos ha impuesto vivir bajo una pirámide de leyes, entre ellas la antinarcóticos, y en mis tiempos la marihuana estaba en la cúspide, pero mirá como cambia el volado, hoy la cannabis sativa está en la base de la pirámide, aún hay venta legal en varios estados y le adjudican efectos medicinales, y también...
-y la cocaína también es medicinal?.
-La cocaína es un producto hecho por el hombre, y pienso que como tal es dañina.
-¿Cómo es dañina?
-Jode el coco y el cuerpo mijo. Contienen sustancias químicas formadas artificialmente por el hombre que alteran la química del cerebro, en algunos más que otros, la cocaína no se da naturalmente, se extrae de la hoja de coca.
-¿Y el cigarro no es también hecho por el hombre, entonces porqué es legal?
-Bueno, si vos querés entonces nombrémoslas todas porque son muchas las drogas que son legales siendo dañinas, y forman parte de nuestro estilo de vida, por ejemplo ya sabes que yo le hago al café y cigarro (aún fumaba en 1997), aunque no al alcohol por eso nunca me has visto borracho.
Los Maniqueos, una antigua religión persa, eran simplistas y decían que había dos reinos en un mundo dual: el bien y el mal, pues tocante a drogas yo también soy maniqueo, pienso que hay algunas drogas buenas, que esencialmente se dan naturalmente, o maniobradas por el hombre para tratamientos, y drogas malas a las que el hombre, mayormente, le ha echado mano y ha malignizado.

Tocante a las naturales, pienso que todas las drogas son malas en exceso, aún las naturales como la marihuana. Finalmente creo que tanto las naturales, como las creadas por el hombre, llevan un factor de predisponibilidad individual en el gene que varía y el cual se enciende desde el primer contacto con la droga, y es progresivo, ese, estoy casi seguro, fue mi problema con el guaro, a mi me fascina chupar mijo, pero nací predispuesto con alergia física y obsesión mental hacia alcohol.
-¿Y es hereditario?
-Nunca he leído que hayan aislado el gene que codifica la enfermedad, pero se sabe a través de estudios que hay una predisposición familiar y racial de sufrir de alcoholismo. Los nativos indígenas de América, por ejemplo, son más susceptibles al guaro que la raza negra y la blanca.
-¿Y tú probaste la cocaína?
-Nunca lo he hecho, pero peráte, vamos por partes. Yo llegué a los 18 años sin nunca haber probado una pinche droga, estaba virguito, no bebía, no fumaba, no le hacía a la mota, era un completo cuadrado, y ni el café me gustaba. Estas eran las principales drogas de mis tiempos, te estoy hablando de los 70s.
-Querés decir que no había cocaína?
-No en mi ambiente. La única vez que recuerdo haber oído de cocaína fue quizás en 1975, una mujer trató de meter uno o dos gramos en los tacones de su zapato en el viejo aeropuerto de Ilopango, fue un escándalo de la gran puta. Heroína solo en “the French´s Connection”, morfina en mis clases de Farmacología, y bajo llave en el hospital, lo mismo que otras drogas, el ambiente en El Salvador tocante a drogas era aún inocente, y recordáte que el crack, o la roca, es invención del hombre de la década de los 80s.

Aparte de la radio y televisión, no había otra diversión más que pararse en lo oscuro de la esquina del pasaje y ver pasar las chavas, platicar unos, motearse otros, chupar y fumar casi todos…. Ya sé que ahora es diferente, pero tocante a las drogas siguen siendo las mismas, aunque más amañadas y más peligrosas.

Mirá mijo, yo no te voy a decir que no lo hagas a las drogas que hemos hablado, eso no trabaja, eso uno lo decide, pero te digo que cuando estaba de tu edad mi clave fue no mesclar mis estudios, mis metas, o mis ideales, con la pinche droga, porque al mezclarlas sale ganando siempre la droga, y eso me pasó con el guaro, el volado está en maniobrar la droga no que la droga te manosee, y que el bacil no se convierta en un para siempre.

Lo natural sería que media vez tu cerebro madure así tenés que superar el ajolote del bacil con las drogas, recordáte que hay metas personales que realizar, chavas que esperan ser conquistadas, y una familia que hacer, porque si te quedaste enganchado con la puta droga, y me refiero a todas, legales e ilegales, tu entera vida valdrá verga, como la mía tocó fondo con el alcohol.

Esta fue la plática que sostuve con mi primogénito George, mi Endomorfo, de quien hoy sería su cumpleaños #29 en el planeta Tierra donde vivió por 21 años.

Pero gracias a la tecnología de los blogs hoy puedo revivir y estampar su vivencia..., y también desearle con todo mi amor un ¡Happybirthday!..., hasta el Cuadrante NF, donde se fue a vivir para siempre.

Feliz Cumpleaños mijo!!!!

Tamen
.