7/11/2009

Nuestra Historia: "Tanta Tierra en Tan Pocas manos"

Ya lo he dicho y lo vuelvo a decir: no soy académico en Historia salvadoreña, pero que no lo sea no me impide que pueda compartir mis impresiones sobre la misma. Gracias a internet hoy puedo compartir con quien quiera leer. La historia que yo escribo sobre Mi Tierra salvadoreña es sólo eso, una compilación de impresiones obtenidas a través de la lectura e investigación vertidas desde mi punto de vista personal.

De 1960 Hasta 1979

Cuando la década de los 1950s arribó a El Salvador, los extranjeros que habían llegado a finales de 1800 y principios de 1900 ya poseían enormes feudos que rivalizaban aquéllos de los criollos raza blanca que dominaban la nación. Roque Dalton proporciona estos datos que sacó de un censo agropecuario en 1950 y que publica en su Monografía Salvadoreña.

Y estas formidables finquitas de miles de manzanas poseían colonos para trabajar la tierra a míseros salarios. En 1974 tuve la oportunidad de conocer las "fichas" -como la mostrada- en una hacienda de Ahuachapán, era la moneda con la cual pagaba el hacendado a sus trabajadores. Estas fichas solo valían en la tienda de la hacienda y a precio estipulado por el patrón... ¡Muchas familias campesinas nunca habían visto un billete de un Colón!.


Para 1960 -que ya guardo memoria- los mestizos e indígenas ya éramos indistinguibles... y 95% mayoría... Las familias mestizas poblando ciudades grandes llamaban "inditos" a la gente mestiza del campo que trabajaba la tierra, o sea, el campesino salvadoreño. Los mestizos estabámos tan cruzados que el color de la piel era un arcoíris: Blanco yeso, blanco tostado, cheles, agringados, como también morenos claros, tostados, y tizón.

Sólo en las grandes ciudades había escuelas, y una sola universidad localizada en la capital, San Salvador.

Después de dos juntas de gobierno provisionales, sube al poder, en 1962, el Coronel Julio A. Rivera (Julión). La tanda de coroneles de Julión funda el Partido de Conciliación Nacional (PCN), copia del ex-partido oficial PRUD. Y Julión sin contrincante, gana los comicios presidenciales en 1962. El PCN gobierna el país de 1962 a 1979. Julión era alto en estatura medido al promedio de salvadoreños, era un mestizo tez morena, fiero anticomunista y caminó al ritmo que le impuso las camarillas económicas. Reprimió la oposición, principalmente en la campiña, pero no pudo evitar que el Ingeniero Civil José Napoleón Duarte, en 1964, ganara la Alcaldía de San Salvador.

Pero lo que decidió su mandato fue la suerte de disfrutar la calma centroamericana, durante sus cinco años de gobierno no hubieron guerras criollicidas. Y con su dedo Julión señaló a su sucesor en 1967, este recayó en el Coronel Fidel Sánchez Hernández, "Tapón". Inverso a Julión, alto en estatura , tapón resultó ser un enano medido con el promedio salvadoreño: pequeño, cholito y pelón... tres singularidades que sólo en los líderes salvadoreños se puede dar.

Desgraciadamente para tapón, durante su gestión sucedió la última guerra criollicida. Pasó que el nuevo Mercado Común Centroamericano (MCC) ocasionó la famosa "Guerra del Fútbol" que se inició el 14 de Julio de 1969. El MCC provocó que las importaciones salvadoreñas a Honduras se sextuplicaran, y las de éste hacia El Salvador sólo se duplicaran. El pueblo de Honduras, como Guatemala y Nicaragua, sufría del mismo mal que El Salvador: Un minúsculo porcentaje de la población tenía el poder económico y los militares el poder político. Los oligarcas hondureños vieron con envidia que sus contrapartes salvadoreños se estaban enriqueciendo a sus costillas y comenzó a denunciar los convenios comerciales firmados... y también a deportar miles de salvadoreños.

Los militares de ambos países sólo eran títeres que acataban lo que estas camarillas les mandaban, y usando ambas oligarquías su total dominio de los medios de información enardecieron el patrioterismo en ambos pueblos.

Nunca se supo oficialmente cuántos muertos hubo de esa guerra de las "100 horas" que duró 5 días. Las dictaduras gobernantes de ambos pueblos proclamaron una "victoria" falsa y la verdad se le ocultó a las masas quienes fueron realmente los que perdieron en vidas y en esperanzas de mejoría económica. Las relaciones político-comerciales fueron cortadas por casi 10 años.

Tocante al pueblo en general, en 1970, ya éramos 3 millones 500 mil, el 63 % de la población era rural (campesina), analfabeta y enferma. Casi no había escuelas ni hospitales en la campiña. Hasta 1960, llegar a sexto grado se consideraba un bachillerato y una hazaña que solo habitantes urbanos podían fácilmente aspirar, y ser profesional sólo que fueras de la élite, o ser lacayo de ellos. La tasa de mortalidad infantil -índice de salud de un pueblo- era 38 x mil nacidos vivos, ¡uno de los más altos del mundo!, había un médico por cada 20 mil habitantes y centrado en las ciudades.

El estrato social en peor estado era el campesino, o sea, la mayoría, que vivía en completa desgracia en los campos de cultivo y las mansiones del potentado, y los miserables que pululaban la esc oria de las tres ciduades grandes..

Las Clases Sociales en 1972
(escala personalizada que escribí en mi diario personal en julio/1972)

Oligarcas: Que eran banqueros, cafetaleros, latifundistas, millonarios abogados y profesionales. Estos manejaban directamente los tratos comerciales de los bienes de la nación sin interferencia del gobierno militar... apenas eran menos del 1%

Ricos: Estos eran empresarios dueños de cadenas de almacenes, algodoneros, cafetaleros, dueños de condominios y edificios grandes, también los dueños de medianos a grandes negocios. Estos financiaban con los oligarcas al PCN en las elecciones para mantener el status quo. Ellos mismos eran pequeños oligarcas.

Acomodados: Gerentes de empresas, exitosos profesionales con diploma como los abogados, médicos, curas, etc.. también los militares de alto y mediano rango. Algunos de estos habían ganado esta posición por diferentes medios: Duro trabajo, golpes de suerte, o robo de los bienes del pueblo.

Clase Trabajadora: Que eran los empleados del gobierno y del municipio, policías, reclutas de cuartel, guardias nacionales, maestros, obreros de fábricas y almacenes, secretarias, truncados profesionales, bachilleres "infiérii", exitosas "locatarias" y prestamistas de los mercados. Entre ellos se encontraba casi un tercio de la población total que habitaban las tres grandes ciudades: Santa Ana, San Miguel, San Salvador.

Pobres: Aquí se encontraban las mayorías y era la gran masa de campesinos iletrados dedicados a la agricultura y otros menesteres del campo, peones de calle, carretoneros, mecapaleros, prostitutas y vendedoras de los mercados municipales, además de gente con ambulantes negocios callejeros que abundaban en las ciudades.

Miserables: Profundo en lo bajo de la escala. Éstos pululaban y vivían en casas y barrios hechos de cartón o lodo en la extrema pobreza. A sus barrios sucios, los capitalinos que se sentían superiores les llamaban "tugurios", el mejor ejemplo era la "colonia La Fuerteza" o "colonia La Fortaleza". Los capitalinos la referían como la escoria de San Salvador. A muchos de ellos la pobreza y la misma vida miserable que vivían los empujaba a robar, asaltar y prostituirse; pero la mayoría hacían los trabajos de más baja paga en el país y una desproporcionada taza de desempleo imperaba entre ellos. El gobierno siempre los ignoró como también hacía con los campesinos
Monseñor Romero, en 1977, escucharía las plegarias de los pobres y miserables y haría doctrina oficial de la iglesia corregir la injusticia que sufrían estos dos estratos a quienes llamó "los sin voz" o más popularmente: Los desposeídos... La masa de éstos fue el núcleo rural y urbano que se sublevó en 1981 contra la Patria del Criollo.

El período de Sánchez Hernández terminaba con las elecciones del domingo 20 de Febrero de 1972. Su contrincante iba ser el ya tres veces reelecto y venerado Alcalde capitalino Ing. Napoleón Duarte. La oposición se había unido en un solo bloque: La Unión Nacional Opositora (UNO). Tapón, por su parte, señaló con el tradicional dedazo a su sucesor, el Coronel Arturo Armando Molina, quien era su "secretario privado".


Pero buscando total apoyo de las Fuerzas Armadas para su sucesor llamó a reunión a clases y oficiales del ejército al cuartel el zapote... Leamos lo que escribió el Capitán Francisco Mena Sandoval (quien estuvo en esa reunión de 1971) en su libro "Del ejército nacional, al ejército guerrillero"

"A principio de 1971, fuimos llamados todos los jefes y oficiales a una asamblea general que se realizó en la primera Brigada de San Salvador. Fue la primera y última vez que vi una asamblea de esa magnitud y carácter; en ella estuvo casi toda la Fuerza Armada pues en los cuarteles sólo habían quedado los de servicio. Quizá por lo que sucedió en ella no se volvió a repetir... Presidían la asamblea el Presidente de la República, General Fidel Sánchez Hernández, y los demás miembros del Alto Mando. El propósito de la reunión era informar cuál sería el futuro presidente... En su discurso, el Presidente dejó entrever proyectos para la superación de los problemas sociales de los militares, ofrecimientos de casas y muchas cosas más. Era una clara preparación para la campaña política que se venía. Uno se pregunta ¿elecciones para qué? ya se sabía quien sería el Presidente.
"Tapón" Sánchez Hernández, después de que según él había preparado el ambiente, se dispuso a tirar el golpe principal. Con palabras seguras y demagógicas, politiqueras y falsas, anunció... que el "presidente" sería el Coronel Arturo Armando Molina... A partir de ese momento la situación en la asamblea se puso tensa... Aunque los jefes estaban de acuerdo y agachaban la cabeza como pensando en sus intereses, los oficiales rechinaban los dientes... De repente, todo se rompió y una mano indicó para romper el silencio, aun sabiendo que tendría su costo. Se trataba del Capitán Andrejulio Azahar quien con voz firme preguntó:
-Señor Presidente, ¿y usted está seguro que todos los oficiales estamos de acuerdo en que el candidato de nuestra Fuerza Armada sea mi Coronel Molina?. Vienen a dar una orden que se les ha impuesto. Yo no estoy de acuerdo con la forma de todo esto, ya que de seguir así las cosas, ¿para qué nos han llamado?.
-Capitán mire, mida lo que está diciendo.
Todo el ambiente se prendió en euforia y como si se tratara de celebrar un gol en un partido, los oficiales comenzaron a sonar los pupitres, primero suavemente y luego aumentando el ritmo, como en señal de apoyo y estar de acuerdo. El Capitán continuó hablando entre los ruidos de la barra.
-Señor Presidente ¿no cree que ya esto no debería de ser así? ¿Por qué no lo elegimos entre todos?
La barra en apoyo retumbó y nuevas manos de oficiales como Morelli y Padilla indicaron para pedir la palabra en la Asamblea..."


Cuenta el Capitán Mena Sandoval que Andrejulio Azahar fue expulsado del país al ser nombrado agregado militar en el extranjero. Poco más tarde de esta reunión el teniente Padilla fue acribillado a balazos en el cuartel de Sonsonate y Morelli murió en el alzamiento militar de marzo/1972...

Pero todo lo sucedido narrado arriba no lo sabía el pueblo, el pueblo ignoraba todo ésto, porque los medios de comunicación salvadoreño estaban al servicio de una camarilla autócrata familiar.

Aunque no soy periodista, asumo que la profesión del periodismo consiste en informar, transmitir, denunciar sucesos que atañen el destino de un pueblo, pero que al propagar sus análisis sobre la noticia haya objetividad tocante al punto principal. Las noticias que daban estos medios llamaba terrorista a todo aquel que pedía un cambio, y llamaba "eficiente y medida la excelente acción del gobierno elegido en defensa del pueblo" las masacres al mismo pueblo que estaban supuestos defender, estos análisis subjetivos a la noticia, volvía a estos medios canales de propaganda de un solo bando.

Considero entonces que hay dos ramas dentro de los medios de información o "media": periodismo de información y periodismo de propaganda. En El salvador ha habido muchos diarios, semanarios, matutinos, vespertinos, folletos, panfletos, pasquines, etc... pero entre todos solamente dos han sobrevivido y son los más importantes: La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy.

El primero salió a publicidad diaria en 1905 por la familia de clase alta Dutriz, éstos han tenido y aún tienen nexos directos con la élite autócrata y con los gobiernos gringos, a su vez este medio propaga a favor de mantener el estatus quo en el país, no importa qué. Son definitivamente pro capitalistas ortodoxos.

El segundo salió en 1936 dirigido por Napoleón Altamirano, pionero del periodismo de propaganda, y patriarca de la familia Altamirano, familia tan anticomunista y disfuncional como capaz de pactar con el diablo si su dios fuera comunista, a tal grado que su actual vástago y dueño de este amarillista rotativo de propaganda, Enrique Altamirano Madriz, hace tal ridículo en su diaria verborrea editorial con la ya trillada y obsoleta frase "comunista" que ya da pena. Este individuo, medio nicaragüense, que cobardemente se escondió en España durante el conflicto, se ha convertido en un dinosaurio con comunistitis crónica-aguda, en adición, "quiquito" Altamirano es señalado como el máximo explotador del periodista salvadoreño que labora en su pasquín de propaganda.

Desgraciadamente ambos medios, para 1972, se habían convertido en periódicos de propaganda de una minoría autócrata... ¡Por eso no sabía nada el pueblo!... Había dos canales de televisión (1972) poseídos por el oligarca hebreo Boris Essersky. También este medio funcionaba como medio de propaganda y engaño al pueblo...

¡Es increíble de que manera una familia extranjera que había llegado apenas hacía 70 años era ya dueña de un monopolio tan vital...¡

El propósito de tapón en buscar unidad militar era que aún las burdas encuestas decían que Duarte iba a ganar esas elecciones... Un fraude oligárquico/militar/gringo se iba a hacer necesario... ¡y así sucedió! Fue tal el fraude que yo mismo pude votar por primera vez ese domingo 20de febrero sin tener 18 años. En la noche me puse a escuchar el conteo en la KL, y de pueblos de los cuales nunca había escuchado como Ozatlán, California, Dolores... ¡reportaban victoria de la UNO!... El complejo militar/oligárquico/gringo publicó primero el conteo de los pueblos rurales creyendo que allí eran fuertes, ¡pero iban perdiendo!, el pánico de una derrota los obligó a parar el conteo de votos y establecer una cadena de radio y televisión... ¡el Gran Fraude iba a comenzar!... Se ordenó todas las urnas ser llevadas al Gimnasio Nacional en Salvador, también pasó lo mismo en Santa y San Miguel, entonces se comenzó a alterar, en favor del PCN, la voluntad de todo un pueblo que verdaderamente pasó a ser un pueblo "desposeído".

Mena Sandoval narra en su libro sobre este hecho decisivo en el futuro del país: "La misión era clara: REVERTIR EL RESULTADO. Nuevamente había que ponerse en función de la "democracia". En la Tercera Brigada no todos los oficiales se daban cuenta de los detalles, pero "en general" el Coronel Rosales nos expresó que la patria estaba en peligro de muerte, que había una gran emergencia y que de inmediato se procedería a un plan contra los comunistas".

El acabose fue el fraude electoral del domingo 20 de Febrero de 1977, cinco años después del fraude del 72 que puso a Molina, llega su turno al General Carlos Romero, dedazo del primero. Después de este segundo fraude la ya escasa, pero aún respetable, oposición salvadoreña que aún creía en el sufragio, u otra salida moderada y viable como salida al mal, se exilian y dan luz verde a los sectores de la izquierda radical para la lucha armada.

Entonces, el 10 de Enero de 1981, el FMLN lanzó su "ofensiva final" contra la Patria del Criollo y que inició 12 largos años de guerra y sufrimiento.

Tamen

.