7/16/2009

Desde La Diáspora: El Socialismo de Obama

Aquí en gringolandia el presidente Barack Hussein Obama está a un corto paso de socializar los servicios de salud del país, y la Asociación Médica Americana le dio su apoyo el día de hoy, lo que virtualmente hace realidad el seguro universal de salud gringo.

Después del rotundo desplome de la economía neoliberal de libre mercado, piedra angular del capitalismo, la economía gringa estuvo a un paso del desplome total. Muchos dicen que un año más del nefasto George Bush y la economía gringa, considerada una vez indestructible, hubiera llegado a ser una economía del tercer mundo. La solución que Obama trazó, prometió y ejecutó para salvar la economía no fue más desregulado “libre mercado” como los sionistas neocons de Bush aducían, el remedio a la debacle ha sido socializar las diferentes áreas en fases, también establecer rígidas regulaciones y vigilia sobre la industria financiera… exactamente como Hugo Chávez ha exitosamente hecho en Venezuela.

Después de “comprar” con dólares imprimidos la industria bancaria y la automotriz que hizo el déficit fiscal subir a un “trillón” (mil billones) de dólares, Obama inyectó billones de dólares en forma de “paquete de estímulo” para socializar toda la economía gringa. De las promesas electorales de Obama, la única que le resta por cumplir es la socialización de los servicios de la salud con la creación de un gigantesco seguro de salud “universal” subsidiado por el gobierno, en donde el rico que gana más de 250 mil al año pagará entre 4-8% más de impuesto para subsidiar el seguro universal por 10 años.

Los seguros de salud se han convertido en un chupadero de sangre de unos pocos a costillas de millones, y los costos de la salud gringa se han disparado casi un 40% desde el 2001, y 60 % de hace 20 años, debido a esto, los seguros de salud se volvieron demasiado caros y no chiches de afrontar dejando sin seguro a casi 45 millones de ciudadanos y residentes legales… sin contar los casi 8 millones de hermanos inmigrantes indocumentados que no tienen seguro pero pagan impuestos.

Y es que es un negocio redondo, por ejemplo, yo pago $300 chuyas mensuales por un seguro familiar de salud provisto por mi empleador que no cubre dientes ni ojos, proveído por la gigante United Health Care, uno de los cuatro jinetes del apocalipsis, con esto tengo derecho a un anual “routine check” que el seguro me paga 100%, pero tengo que ir donde una lista de médicos que el proveedor del seguro me proporciona, si escojo uno fuera de la lista no me cubre el costo.

Mi deducible es de tres mil chirilicas, o sea, si me da una enfermedad que requiere hospitalización, el seguro empieza a pagar el 80% después que yo haya pagado tres mil chuyas… para acolchonar este vergazo, mi empleador me da mil dólares cada año por si se llega el caso de hospitalización, dinero que no puedo usar para nada más que hospitalización.

En 2005 me dio una neumonía aquí en Houston, que se dice tiene los mejores hospitales del país, y tuve que hospitalizarme dos noches y tres días en un hotel que los gringos llaman hospital, donde el valor de UNA gaza fue $2 dólares y UNA aspirina 75 centavos, el costo total de tres días fue de 18 mil dólares de los cuales tuve que pagar tres mil chuyas del deducible. En cambio, en 1985, en Chicago, me dio la primer neumonía y pasé 14 días en otro hospital-hotel, el costo fue siete mil dólares y sólo pagué 600 de deducible… una enorme diferencia en 20 años, de allí la necesidad de reestructura este monstruo de la salud que está sangrando la economía gringa… y eso que no se ha tocado los costos de las medicinas que es otra sangradera.

No importa que nombre se le ponga, socialismo siempre será socialismo aquí y en China, no importa si es el socialismo de Chávez, el socialismo de Fidel, o el socialismo de Obama, el fondo del asunto es que el gobierno (big brother) interviene en una determinada área para velar por que la mara no sea despellejada por un ambiciosos grupúsculo, de allí que los gringos, después de haber experimentado el no regulado “libre mercado” en la industria financiera, automotriz, construcción y de salud, están dando un giro de 180 grados y están socializando estas áreas.

Ya tenían socializada con los subsidios la industria alimenticia, y estoy seguro no tardarán en socializar la industria farmacéutica.

Pero los gringos no le quieren llamar socialización y cuando hablan de esto eufemísticamente ellos usan la palabra “reconstrucción, rediseño, o redefinición”.

Tamen
.