12/02/2018

Juan-cho: Es El Pasado, Estúpido

La verdadera suprema propaganda electoral -SIN COSTO-.

Juan-Cho

La presente contienda electoral es
una muestra que indica una situación de carga política eléctrica en la ciudadanía: hay indignación contra un pasado deplorable, que origina fuerzas de atracción y repulsión,motivando decisiones de apoyo a una opción nueva de gubernatura y rechazo a la continuidad de quienes han estado a cargo del Órgano Ejecutivo.

En la memoria los recuerdos ruinosos operan provocando esa carga eléctrica de contenido político que ha dado paso a una rebeldía hastiada, cuya inercia se ha convertido en la mejor propaganda que un crítico opositor a la tradición irreverente del pasado podría esperar, imposible de construir por su propio esfuerzo e imaginación, casi imposible de costear si no fuese espontánea excepto que se dispusiera de recursos cuantiosos como los 2 partidos dominantes; pero que afortunadamente emerge pre-existente el camino gratuitamente, con éxito insuperable por su alcance al 100% de la ciudadanía. No hay párpados ni sordera en la memoria.

La realidad se ha terminado imponiendo a la propaganda tradicionalmente falsa e inútil.

----------------------------------------

Marzo/2018 emplazó en la mesa política una obviedad con tamaño solar: la ciudadanía dio señales que ha dejado de confiar en la marea partidista de la vieja guardia que ha dirigido al país. Las dos fuerzas partidarias mayoritarias fueron castigadas con el descenso de votos obtenidos en relación a la elección presidencial previa. Aparte de los cerca de 250 mil votos nulos y en blanco.

Arena con un ligero declive, cuya relativa pequeñez permitió a su dirigencia arroparse convenientemente con la apariencia de haber confrontado un desnudo "biquini" que asumieron significaba escasa crítica sobre tópicos irrelevantes de su accionar con poca importancia, siendo innecesario discutir sobre el resultado electoral obtenido, sin interés de merecer algún tipo de aclaración, menos de pedir "perdón", aunque fuese con lágrimas de cocodrilo.

Creyendo en consecuencia acomodaticiamente que no estaban bien pero tampoco tan mal, y que contra las esperadas renovaciones en el perfil de los contendientes presidenciales, un simple cambio cosmetológico representado por la emergencia de candidatos jóvenes que demanden FE política sobre sus propósitos, sería básicamente suficiente para recuperar los brillos perdidos.
Y el Frente, abucheado con la caída vertiginosa cercana a la mitad de votantes previos, tanto que la normal "alharaca" acusatoria que en estas situaciones post electorales se presenta, provocó que la dirigencia asumiera con displicencia el ingente reto de la "imperiosa" necesidad de ofrecer cambiar, por supuesto sin cambiar ni siquiera por accidente.

Manteniéndose aferrados detrás del telón los mismos dueños del negocio, buscaron ampararse en una especie de operación Botox político: cual toxina botulínica que bloquea señales a los músculos, la cúpula del frente ha acorralado la menor autocrítica a su aciago desempeño, confiando alternativamente con simple otorgar la venia a candidatos digeribles, nada más, eludiendo la clara necesidad de un revolcón dirigencial que conlleve revocación profunda de personajes y pensamiento jurásico, habida cuenta el reciente vendaval electoral sufrido.

Y el fracaso inmediato del ex ministro de Obras Públicas, al que apostó inclaudicable la dirigencia, terminó incluso siendo aceptado como suerte divina correctiva promisoria gracias a la militancia en las “primarias”, quienes sustituyeron al candidato bendecido por la cúpula con el ex Canciller; creyentes cruzando los dedos que ello fuese suficiente para renovar esperanzas de mantener el poder conseguido, a la vez que seguir diferentemente igual en cuanto al goce y reparto de privilegios.

Pero lo resultados electorales globales de marzo/2018, dejaron un mensaje que los analistas, de generales conocidas, prepago o gratuitos pero nunca fortuitos, por comprometido interés y/o insuficiencia interpretativa, peor las dirigencias partidarias, no logran revelar, entender y explicarse en sus reflexiones.

Por el contrario, la sabiduría ciudadana enarbolando el dicho "no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista", han terminado interiorizando una  alerta preventiva ante los desilusionantes experimentos gubernativos post Acuerdos de Paz, fenómeno político que se ha convertido en los lentes que comienzan a remediar la ceguera medio idealista de la población.

La sociedad salvadoreña está insatisfecha, enervada y enfadada por la malaventura de sus andanzas políticas incesantemente pasivas en el pasado reciente de amargos sinsabores. Se ha evadido pensar al decidir sobre quien los debería dirigir y principalmente GOBERNAR, depositando en otros que conforman una tipología de casta partidaria, la confianza a que sugirieran nombres que apoyar, y respaldarlos sin mayor reparo a muerte.

Súbitamente en acelerada tendencia creciente, hoy han dicho NO a lo mismo de siempre, retomando decidir por sí mismos.

Por esta gruesa razón, aquellos resultados aparentemente "medio positivos" para Arena y "pudo ser peor" para el Frente, no fueron una brisa que auguraba éxito político significativo hacia el futuro, si en el futuro hoy ya presente se había producido un cambio previamente inexistente.

Que emergieran nuevas fuerzas con fortaleza ha venido a ser un factor que introduce un sesgo sustancialmente impresionante contra la continuidad, dando salida al descontento popular.

Errados quienes por necesidad, interés o conveniencia apelan a que en anteriores procesos electorales, los resultados del evento electoral cambian las proyecciones previas que arrojan las encuestas. Dicho formalmente, hoy no operan expectativas adaptativas sino que son mejor ilustradoras para pronóstico del futuro las expectativas racionales. Por ello es que la percepción que recogen las encuestas difícilmente cambiarán.

Cambia el panorama electoral de marzo/2018 en el que la decisión al votar era decidir escoger al "menos peor" entre los mismos de siempre conocidos, por otro escenario en el que las preguntas para febrero/2019, son sí hay real esperanza en comenzar a construirse un mejor futuro que en el pasado y quién sería mejor gobernante para progresar efectivamente.

A diferencia de previas elecciones en las que la desidia (‘falta de ganas, de interés o de cuidado al hacer una cosa’.) jugaba un rol crucial, ahora que se miden no solo ENTRE LOS MISMOS sino contra nuevos actores en la contienda, las apuestas han cambiado DIAMETRALMENTE.
No se entiende por parte de los partidos [¿ex?] mayoritarios que los resultados de las encuestas sean persistentemente desfavorables a las fuerzas partidarias dominantes, si además de cambiar rostros, gastar abrumadoramente mayores recursos en publicidad y superior mayor visita territorial, estén monstruosamente rezagados en las preferencias electorales. Con todo y los cambios publicitarios. Con todo y el asesor mejicano-español.

Corre en contra la demanda de reconocimiento como virtud que haya fuerte presencia territorial por parte de los candidatos de las fuerzas partidarias [¿EX?] mayoritarias, pues la ciudadanía lo interpreta como simple turismo político promocional y el interrogar a los habitantes de los terruños visitados un equivalente a preguntar "si sale y cuando el sol", que todo el mundo conoce menos los "preguntones", lo que desvela inexcusable desconocimiento de la realidad paupérrima que aqueja al país.

Ese rollo que vamos a averiguar dónde le duele a la gente, en vez de compartir con imaginación propuestas de solución claras y factibles que tienen de base al conocimiento meridional que amerita los problemas a enfrentar para satisfacer sus necesidades, es una figura carcomida que fue válida en otros tiempos.

Tampoco ya no convence la demanda de fe religiosa en política, cuando don Carlos Calleja suplica se le tenga confianza que sus propósitos son genuinamente de servicio, que lo hará diferente y que será exitoso.  Si no se ha superado la prueba del pasado.

Muy gastado el tradicional recurso que para justificar la lejanía previa en torno al accionar político del país, súbitamente por las ondas vibrantes de algún maravilloso espíritu, les ha llegado el cinco pal peso que hoy sí, al fin, tienen que dejar su posición acomodada en las alturas y
asumir el sacrificio de bajar a la llanura, para participar en forma directa en el rollo político de gobernar en beneficio de los pobres.

Para el candidato del partido oficial y de su hermano gemelo en materia de experiencia gobernante, su silencio crítico sobre lo mal hecho o dejado de hacer por sus partidos, tiene el fondo disfrazado de una súplica y entonación del mensaje que deja la canción… "No me platiques más / Lo que debió pasar / Antes de conocernos… No me platiques ya / Déjame imaginar / Que no existe el pasado y que nacimos el mismo instante que nos conocimos".

Sugestivo cantado por Luis Miguel… Patéticamente descalificador cuando lo asumen en silencio don Hugo y don Carlos.

Muy a pesar de los pesares, contra las fórmulas hoy naufragantes en la preferencias electorales, vale mucho más el PASADO y su referente de sabiduría al que consulta la ciudadanía, que cualquier artillería agresiva, descomunal, marrullera, vomitivo, [IN]reflexiva disque llena en plenitud con la virtud creativa del homo-sapiens… entiéndase la versión moderna virtual SAPO-sapiens puesto que por sus frutos los conocerás y llamarás.

Siguiendo la tradición, hay
incapacidad de escapar a la tentación de continuar con lo que se confiesa haber superado. Al primer llamado de emergencia que un experto des-tropicalizado apremia, sus discípulos patrocinadores, cual niño que le gusta llorar y el asesor gorili-experto que lo pellizca, "ingenuamente" caen presa y repiten lo mismo de siempre.

Y ni siquiera son capaces tampoco de darse cuenta que no hay frutos en las expectativas electorales, que no levantan cabeza y siguen declinando en las preferencias ¿O será la naturaleza impulsiva del alacrán?

Doloso. Pero ello es lo menos importante.

El pasado infortunado, ineficiente en el logro de objetivos en materia de empleo, educación, salud… funesto por el creciente panorama de inseguridad período tras período, lleno de falsas y/o incumplidas promesas, LLENO DE CORRUPTELA O NEGOCIOS ESPURIOS: de la banca, telefonía, cel/enel, construcción de hospitales y carreteras invisibles, menciones "honoríficas" en los papeles de panamá, Chaparral, SOBRESUELDOS…etc., etc., es la mayor propaganda en contra que tienen las fórmulas de candidatos cuyas organizaciones han gobernado el país, considerados responsables que deben rendir cuentas sobre los MACRO ATROPELLOS aludidos.

Dando paso a lo que parafraseando a James Carville (el exitoso estratega que acompañó a Bill Clintoncuando ganó su primer período presidencial), podríamos aclamar: ES EL PASADO, ESTUPIDO.

Con luctuosa amargura para los intereses de los de siempre, esta suprema propaganda no requiere de pautas en los medios de comunicación tradicionales –de siempre, por siempre y como siempre-, los que a pesar –con todo el derecho- de tener afinidad e intereses comunes con el Sr. Callejas, su trabajo comunicativo "independiente" y verás (¿o será rapaz?), directa o indirectamente promocional a su favor y/o cargando los dados en entrevistas y noticias, o desapareciendo a los representantes adversarios, callando aquel mensaje incomodísimo: DEVUELVAN LO ROBADO [saqueado, malversado, desvalijado, desfalcado, despojado, hurtado, asaltado -por si no se entiende el vocablo… el lenguaje castellano es prolífico-]…; poco calado han tenido, mínima incidencia en cambiar las preferencias electorales, y cuando las hay son desfavorables en creciente tendencia, lo que se explica además porque la audiencia de estos medios está en veremos.

Por el contrario, la propaganda que conlleva el pasado latente en la mente de la ciudadanía, recordada en la hemeroteca digital o en papel, trabaja 24 horas todos los días … SIN COSTO MONETARIO… OPERANDO y PATROCINADO CON EL SIMPLE RECUERDO A LO VIVIDO,
con lo colorido de la angustia y frustración de no ver la luz al final del túnel.

Fácil entender entonces la fuerza del mensaje… "DEVUELVAN LO ROBADO", que como bola de nieve ha rodado creciente sin límites geográficos. La ciudadanía conoce espontáneamente su contenido, quizás incluso con mayor intensidad que quienes retomaron como denuncia discursiva el mensaje. Por lo que no requirió ninguna ingeniosa estrategia publicitaria.

Y por el éxito espontáneo ya hay quienes pelean por la autoría, olvidando que lo importante no es el mensajero sino el mensaje, y que hay mensajeros a quienes sus destinatarios les escuchan con mayor atención y seguimiento.

Hay un modelo referente en el Ex Presidente Mujica, que es posible encontrar gobernantes probos.

Y que contra todos los poderes poderosos en contra, Andrés Manuel López Obrador, recién ganó las elecciones presidenciales en México, bajo un movimiento político nuevo, y las mismas acusaciones:

·       ¿Cuál es lo nuevo? ¿Cuáles son las propuestas? ¿Con qué recursos? ¿Con los aliados que lo acompañan que no es lo mismo? ¿Qué no es el diablo encarnado? ¿Qué no mal gobernó la capital mexicana, dejándola en sumo desastre? ¿Qué no viene del mismo partido que critica?... etc. etc. etc.

CUALQUIER PARECIDO no es coincidencia, sino el ACTO REFLEJO propagandístico de hermanos gemelos políticos distantes geográficamente, que por su equivalente naturaleza (y similitud de asesores), ejecutan como defensa en campañas electorales, frente adversarios gemelos cercanos en la generación de genuinas esperanzas (al fin) … eso mismo que siempre se escucha en los de siempre contra lo nuevo.

O como algunos dirían..., nada novedoso, simplemente el accionar de una enquistada y carcomida superestructura contra el cambio en proceso de parto, que la pone en "aprietos", con el peligro de ser sustituida, por otra que desbloquee el freno al desarrollo de nuevas relaciones de producción, del pensamiento político, del verdadero servicio que el Estado debe ofrecer a sus ciudadanos, de oportunidades para todos que significa todos, del buen y honesto uso de los recursos públicos, de la promoción de solidaridad inteligente, eficiente y eficaz sin visos de utilitarismo político partidario...

Contra la información que la gente guarda en su chip de la experiencia vivida, no valen los esfuerzos por desprestigiar al candidato que lidera las encuestas, cuya ruta propagandista sombría comenzó arreciar con los 5 min de fama del abogado querulomaníaco denunciante y el SIRENO psiquiatra quien con sumario diagnostico "profesional" jurare ver al diablo encarnado en Bukele.

Todo ello luego de "reclutarse" al estratega mejicano-español Antonio José Sola, disque experto en comunicación política, un eufemismo para suavizar el ser conocido por engendrar con maña roñosa nutridas miserables campañas sucias contra los opositores a sus patrocinadores.

Al resultar ineficaz estas estratagemas preliminares bufonas, bajo su "sabia" inspiración arácnida, se tuvo a "bien" corregir el desenfoque propagandístico re-direccionando parte del amarillismo vulgar, ronroneado por los anteriores "actores" desacreditados, y sustituirles con la presencia masiva y agresiva en los medios de comunicación afines con protagonistas de aparente mayor "prestigio", como el iniciado por el programa disfrazado de conversación reflexiva encabezado por el Ing. HInd, Salvador Samayoa y Paolo Leurs, en complicidad con la presunta "investigación" del periódico "INDEPENDIENTE" El Diario de Hoy sobre el Mercado Cuscatlán… que más el resto de etc., etc. y etc., engendran el rock instrumental de fondo: ¡los y las malqueridas!.

Las risibles posturas de “seriedad” y agudeza "reflexiva", suma "sabiduría" etc. etc. de los tertuliantes "INDEPENDIENTES" [¿independientes de qué?], hacen recordar el repulsivo programa "Blanco y Negro" que en el 2009 estaba a cargo de Marvin Galéas. Promoviendo propaganda difamatoria amarillista disfrazada de ANALISIS.

NO hay duda que el asesor Sola debe estar trabajando incansablemente por llevar resultados favorables a la campaña del Sr. Callejas. Para dicha de Bukele aquel asesor y su equipo NO LE ATINA a cómo competir exitosamente, cualquiera sea la artillería ‘chusca’ dinamitera. Las encuestas siguen despotricando en contra del candidato Callejas de mal en peor.

Los recuerdos imborrables en la memoria política sobre el pasado real que acosa al país, se ha convertido en el escudo protector espontaneo anti-propaganda frente a la guerra sucia de la difamación y riego del miedo.
Los presuntos perdedores "no contaban con la astucia" del pasado que los machaca.

Tanto es así que hay la queja llorona en los analistas [prepago o gratuitos pero nunca fortuitos] a favor del Sr Callejas, que cuanto más se "ataca" [entiéndase ATRACA] a la fórmula BUKELE-ULLOA, la difamación la convierten los interlocutores en flores que los favorecen. Según lo confirman encuesta tras encuesta.

¿Será que de auto denominarse el Sr. Sola "hacedor de presidentes"… como escarnio a su aura de "rey de la guerra sucia"… le espera graduarse en el pulgarcillo con el honroso tropical título hacedor de "quiso y no pudo ser presidente"?.

Ninguna de las dos fórmulas aludidas con fuerte potencial presunto de perder la contienda ha comprendido el efecto adverso en descrédito promotor de repulsión que les arroja el pasado que les rodea.

No es suficiente desligarse afirmando que los "malos" de la película ya no están, si parte de los malos siguen alrededor.

Tampoco es suficiente si hay un silencio latente sobre ese pasado inmediato, remarcando la súplica de ver al futuro.
¿Qué fue lo malo de su pasado? ¿Por qué son diferentes a su pasado? ¿A qué protagonistas hay que penalizar por sus malandanzas? ¿Y la ley de extensión de dominio cómo hay que auto aplicárselas, en una especie de confesión voluntaria? No responder o eludir la autocrítica y responsabilidades, ha traslucido en seguir arrastrando la tóxica peña del pasado familiar político que rodea a los candidatos a la saga en la contienda electoral.

Imposible en consecuencia lograr la confianza que demandan para tener oportunidad de gobernar nuevamente, si no se desligan realmente del pasado que han contribuido directa o indirectamente a fraguar, trabajando con o financiando a los protagonistas culpables. Una tarea de limpia más que difícil imposible. ¿Quién retomará esa tarea con vigor?