2/06/2018

Memorias De Un Desmigrado: El Gran Fraude



En 1997, por vez primera dije públicamente en la virga internet que yo no le debo absolutamente nada de lo que hoy soy a Estados Unidos, desde entonces me ha llovido mil puteadas, pero siempre he sostenido y lo sigo sosteniendo. Yo Llegué a la mansión siniestra a recuperar lo que me robaron en 1972: Mi Futuro.

Mis hermanos hondureños, a quienes la misma mansión siniestra les acaba de robar su futuro, tienen todo el derecho natural de venir a recuperar su futuro a la casa de ladrón.

Muchas preguntas tío Juan ¿Por qué huí de la tiranía?
¿Cómo llegué a ésta siniestra mansión?
¿Qué fue que me hizo huir de mi El Salvador que ardía?
¡Ay tío Juan!, el chunche es casi canción.

La elecciones en mi terruño en 1972, como hoy, se efectuaban día domingo y desde un año antes había un ambiente casi festivo esperando el domingo 20 de febrero de 1972, fecha de la elección presidencial. Décadas de retraso en el cambio de rumbo sociopolítico-económico para el país se sentía en mi mente adolescente de 17 años y en la población en general.

En 1972 yo era un baby en la onda politiquera... tampoco soy "experto" hoy pero al menos ya me puedo las vocales.

Desde que una vez en 1966 mis rucos y la gente en el bus de la excursión regresando a San Salvador de la Barra de Santiago, ¡de repente!, casi todos se despertaron y pararon emocionados al ver las nuevas luces de mercurio al llegar a La Cruzadilla le puse coco al Ingeniero José Napoleón Duarte, alcalde capitalino.

En 1972, gracias al excelente desempeño como alcalde durante tres periodos, Duarte era conocido en todo el país. Yo fui a sus mítines en el parque Libertad. En su recorrido electoral en los Departamentos del país arrastraba multitudes… de allí que el ambiente auguraba el fin del régimen medieval apoyado por el complejo militar/oligárquico/gringo... Yo creí por fin saldríamos de las edades oscuras.

Pero la nave espacial vivía entonces el apogeo de la famosa "guerra fría" entre la URSS y los gringos.

De mi destruida casa salí humillado y frustrado,
acabado y con temor.
Entonces acobardado pensaba ser masacrado,
o señalado de malhechor...

Llegó el esperado día domingo 20 de febrero de 1972. Yo no debía estar votando en esas elecciones porque cumpliría 18 años hasta dos meses después, en abril, pero la alcaldía pecenista de Ilopango del alcalde Villalta estaba dando cédulas hasta a los virgos de 16 años con tal que votaran por él.

"Hoy estrené mi cédula y por supuesto voté por Duarte, aunque para alcalde con del dolor de mi alma voté por Villalta"… escribía culón y emocionado esa noche pegado a la radiola de bolsillo Sharp oyendo la YSKL y esperando el conteo de votos como si esperara un partido de la selección.

Vi y viví la injusticia, la pobreza y la humillación
que se sufría en mi tierra,
fue el fraude y tiranía impuesta por esta rica Mansión
la que forzó esta guerra...

Al día siguiente escribí: "Pararon el conteo los gorilas hijosdeputa, dicen que Duarte les iba pegando una taleguiada de la gran puta..., la radio y tv están en cadena nacional y no dan conteos de urnas sólo música bajera y pajas"…

Había escuchado casi toda la noche como ciudades desconocidas como California, Ozatlán, Chapeltique, etc… ¡Duarte ganaba!, o sea, esas remotas ciudades de "campesinos del campo" bastión de ORDEN y del partido del complejo militar/oligárquico/gringo iban perdiendo!

El jueves, cuatro días después de la votación, anunciaron que con "fiesta nacional la nación celebra" el gorila Coronel Molina "había ganado" por 9 mil votos.

Hoy esa elección presidencial es inmortalizada como El Gran Fraude. Sería la primera porque exactamente el mismo día, cinco años después, en 1977, sería el segundo Gran Fraude...

Pero en 1972 unos militares que vieron en vivo el repugnante fraude, aceptado el mismo día por el virrey imperial, sin importarles lo imposible que en ese momento era oponerse con las armas contra el complejo/militar/oligárquico/gringo, dieron un golpe de estado que duró un sólo día, murieron decenas de soldados y Napoleón Duarte fue taleguiado y expulsado a Venezuela.

Con mis aspiraciones truncadas y mi vida frustrada,
ya la esperanza era escasa,
fue así que resolví buscar en esta opulenta morada
cuyo amo destruyó mi casa...

La cúpula de coroneles y generales se quedaron con el poder político y manos libres para saquear, masacrar, imponer miedo...

La oligarquía raza blanca extranjera se quedó con el poder económico y quedaron siempre manos libres para seguir saqueando a través del comercio interno y exterior a la nación.

Y la élite imperial gringolandesa usando a estos títeres imponía a sangre y fuego la Pax Americana con la farsa anticomunista.

Lo que siguió después del fraude es la historia del porqué 1.5 millones de salvadoreños fuimos despojados de nuestro futuro y nos esparcimos en toda la nave espacial... Y emigré a la mansión del ladrón a recuperar mi futuro.

Honduras hoy sufre copy and paste exactamente lo que mi terruño y su gente vivimos hace 46 años y viven su segundo Gran Fraude..., no es difícil prever lo que quizás suceda a esa hermana nación usando la experiencia que se vivió en mi tierra.

Tenía que buscar y recuperar lo que me fue robado:
Mi Futuro, mi más caro anhelo,
con fuerza moral luché el estigma de ser emigrado,
y al trabajo duro, y al hielo...

Aquellos milenios en mi terruño que no vivieron El Gran Fraude, más la guerra y sus consecuencias, comenzarán quizás a testificar lo que ocurrirá en Honduras como un ejemplo en vivo de lo que vivimos nosotros después del Gran Fraude.

Si no pasa en breve tiempo algo extraordinario que cambie el medieval status quo donde un grupúsculo de familias extranjeras llegadas en el Siglo XX se niegan soltar el hueso porque se les acaba la fiesta.

Por eso Honduras es el país más pobre de la patria centroamericana.

 

Otro gran clavo endémico en Centroamérica es que las poblaciones están siendo desinformadas a través de monopolio informativos que la oligarquía extranjera posee y domina. Esto ayudó y sigue ayudando (aunque por fin ya dando contorsiones de cola partida de tenguereche) al complejo militar/oligárquico/gringo en la región en su estratagema porque las mayorías ignoran o tienen idea distorsionada del porqué están valiendo verga con la pobreza, ignorancia, violencia y plagas insalubres.

10 familias extranjeras se reparten el 90% de la riqueza de Honduras.

Mientras la mayoría de los mestizos y negros hondureños que conforma el 90% de la población general vive en la pobreza, o comiendo mierda en pobreza extrema, para que estas 10 familias extranjeras vivan al estilo europeo.

La Prensa de San Pedro Sula y El Heraldo son propiedad del extranjero Jorge Canahuati, quien es dirigente de la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa), el nido gansteril de la mafia extranjera en Latinoamérica que fue un brazo de la CIA durante los 70s y 80s... La Tribuna de San Pedro Sula pertenece al ex presidente Carlos Facussé, otro "turco" extranjero... El Tiempo de Tegucigalpa pertenece o perteneció al banquero rumano Jim Rosenthal, hoy preso en USA por lavado de dinero... La cadena de radio y televisión poseída por Rafa Ferrari, extranjero quien también posee acciones de HRN... Los bancos son poseídos por ellos mismos… O sea, No queda nada para el pueblo mayoritario mestizo/negro quienes son discriminados porque esta mara de oligarcas extranjeros no los ve ni nunca los verá como suyos.

Fui dicho que en esta casa hay oportunidad para todos,
que su amo trata a todos igual,
pero al color de mi piel le echaban inmundicia y lodo,
y me discriminaban por ilegal...

Después de 1972, en mi tierra, fue claro y pelado que la vía electoral jamás iba permitir a mi tierra el fruto del progreso, el desarrollo natural, el avance educacional..., las edades oscuras continuarían.

Muchos en Honduras hoy se dan cuenta que la única alternativa que les queda es la misma que líderes opositores en mi terruño vieron quedaba después del Gran Fraude de 1972...........

Hasta entonces Honduras lentamente, como en mi terruño, irá escapando de las edades oscuras en que ahora se halla y ya no será el más miserable país hermano del istmo.

La OEA, la Unión Europea, Observadores Internacionales..., todos han dicho de forma directa o soslayada (por temor al imperio) que la elecciones que ganó el títere del complejo militar/oligárquico hondureño fue fraude, chafa, paja, robo electoral y se negaron a reconocer al ganador... La OEA hasta “ordenó” nuevas elecciones... Los oligarcas extranjeros les chiflaron la vieja.

La élite imperial inmediatamente, y primeramente ellos, reconocieron el gane del títere dando por terminado el despelote.... Todo mundo se calló... Esta vez no había Hugo Chávez Frías.

La raza blanca gringolandesa racista que no se queje o pataleen si las desesperadas masas hondureñas comienzan llegando en tendaladas a gringolandia como los salvadoreños hicimos en los 80s-90s...

¡No!...  Cuba y Venezuela no le ha hecho absolutamente nada a Honduras ni a los hondureños, ¿por qué tienen que emigrar allí?... Y ¡Sí! Los hondureños sentirán como yo sentí en 1981 cuando estalló la guerra entre mis hermanos.

El único camino que habrá es ir a la casa del ladrón a recuperar El Futuro gueveado.

Que si no me gusta ¿por qué vine a parar a éste lugar?
me dicen mis hermanos malinches.
Yo no vine por mi gusto, se me robó y vine a recuperar,
aunque no me guste el berrinche.

Tamen
.