6/20/2017

Memorias de Un Desmigrado: Viajero

Mire papá, una mañita que no se me quita es que me encula celebrar después de la celebración.... y así ya pasado el mero Día del Padre quiero enviarle estas letras hasta su Cuadrante, usando la moda del futuro recién inventado por los chinos: el Internet Cuántico.... Idea que los chinos me robaron.

Parece que fue ayer pero el mes pasado, hace 10 años, usted viajó a su Cuadrante desde Chicago, y yo, y su hija mayor, cumplimos su último deseo, un deseo que ni a los criminales se les niega, usted dejó por escrito pidiendo sus restos terrícolas ser sepultados en su tierra salvadoreña..., y le cumplimos.

Mi respeto por haberme dado el ejemplo de la estabilidad terrícola que se logra siendo hombre de una sola mujer, y por su lado aún después de haber quedado viudo en sus 52 años...

Como desde chiquito yo quise ser como usted pues fui fumador y borracho. A usted le enculaba El Chico y El Zorba, a mi el Golden Fish y Mar y Tierra. Usted fumaba dos cajetillas diarias de Diplomat 100 milímetros...., a mi en el terruño me contentaba con el Delta a 2 por cinco ctvs., pero en USA terminé en el 2005 con cajetilla y media diaria de Malboro Light.

En muchos gustos como que discrepamos, o no compartimos ADN.


La década de los 30s para usted significó lo que para mí los 70s significa..., por eso usted no comprendía mi impúber pasión por Los Beatles y el rocanrol, y a mi jamás me gustó su pasión por Guy Lombardo, Agustín Lara, Pedro Vargas.

Y tengo que hacerle una confesión, ese disco de Guy Lombardo que a huevos me hizo oírlo quinimil veces terminó en una venta ambulante de discos usados allá por El Calvario en 1975, yo pedía 12 colones por los tres discos (Percy Faith y Andy Williams hacían la trifecta) terminó el trato en 6 bolas, justo las que necesitaba para pagar los 6 colones bimensuales de ANDA que me había gastado.

Jamás le oí decir que alguna vez tocó instrumento musical, le gustaba la música, sin duda, pero siempre me dijo que no tenía el talento para instrumentos..., pues a saber de quién tengo el ADN de gustarme charranganear la guitarra.

Cuando joven yo nunca le hallé sentido a su afición de coleccionar libros, monedas, estampillas (puta que aburrido)..., y su gran encule por la filatelia y numismática me lo debe porque no lo heredé..., de paso gracias por dejarme esa decena de miles de estampillas que ahora ya no sé qué hacer con ellas.

Pero el ADN que le agradezco es el de lector adicto e incorregible, porque desde aquel día en cuarto curso que le conté con gran emoción qué placer fue leer La Odisea, se me activó su gen y me hice adicto.... Usted mismo me regaló una semana después Los Nueve Libros de La Historia el cual hoy es mi Biblia literaria-histórica.

Y ese placer, catarsis, paz mental y conexión con El Creador que proporciona ser escritor del montón, eso también lo heredé de usted. Hoy, como usted fue, siento esa obsesión por arreglar palabras, garabatear oraciones, decir lo que con frases verbales no podría.

Usted, como yo, fue un guanaco nacido en alguno de los más horribles mesones que pululaban en el San Salvador del pasado..., y usted de alguna manera se las arregló para vivir 93 años sin preocuparse por los triglicéridos, azúcar, colesterol, second hand smoke...

Yo hasta ahora he logrado vivir 63, pero chequeando dos veces por año mi colesterol, electrolitos, función hepato-renal, conteo sanguíneo..., más pruebas anuales de a huevos por mi trabajo de hepatitis, tuberculosis, VIH.

¡Sólo 3er. grado de educación primaria!, ¡y por casi 30 años fungió como Jefe de Fotocopia y Jefe de Catastro del otrora Registro de la Propiedad Raíz e Hipotecas!..., un enorme logro para un nivel escolar tan bajo, pero altos para la década... ¡Mis respetos por ello!... En esto no me apantalla porque en los 70s conocí tatas de otros amigos que habían subido escalones más altos que el suyo sólo con sexto grado.

En los 60-70s éramos apenas 2.5 millones y una capital con 300 mil guanacos... Quizás era la mitad para los 30s, década que testificó quizás sus mejores años.

Nunca me ocultó usted fue vigilante de urna por el Partido de Conciliación Nacional en todas las elecciones de 1967 a 1976, y las boletas de votación que me dejó lo atestiguan..., pero..., o sea..., voluntario o involuntario..., usted fue instrumento de los grandes fraudes electorales del complejo militar/oligárquico/gringo para manipular, saquear y sostener el status quo en el terruño.

Usted dio su aporte a la nación a su manera y yo no tengo solvencia moral para juzgarlo.

Una afición que yo nunca mucho he tragado y usted era un terco fanático es la pesca.

En los 60s recuerdo se iba todo el fin de semana con cheros de la "oficina" a la laguna del Jocotal en el Departamento de San Miguel a pescar guapotes y casar camarones y jaibas.

Tal vez se acuerda que en 1970 me invitó a pescar por dos días al ya ejecutado puente Cuscatlán sobre el río Lempa. Me sorprendió darme cuenta que ya era conocido por allí, olvidándome que usted buscó sosiego a la pérdida de su esposa viniendo seguido por aquí, tan conocido era que una vecina nos traía comida los tres tiempos a su puesto de combate: Uno de los postes que sostenían el puente del lado de San Marcos Lempa.

Aún recuerdo su cuchumbito de lata Del Monte donde enrollaba el nylon... yo con el siete transistores y el audífono para sólo un oído escuchaba a los Credence Clearwater Revival y lo observaba sin hallarle sentido cómo se pasaba las horas día y noche tirando y enrollando el nylon.

Una de las cosas que siempre le reprocho es no haberme llevado nunca –como a mis otros dos hermanos mayores-, a la librería del choco Albino. Usted me decía que estaba muy chiquito con mis nueve años, pero bajo su supervisión me dejaba llenar los crucigramas de la Prensa Gráfica enfrentado con mi hermano casi 3 años mayor..., siempre he estado seguro él me ganaba porque usted sí lo llevaba donde el choco Albino.

Pero gracias por dejarme esos valiosos libros que compró allí, tan viejos que al abrirlos sale ese pretérito olor amarillento que tanto me encula hoy, los mismo siento al olor a caca de buey que a usted también le gustaba. Estoy seguro hay unos libros que usted nunca leyó, pero quizás ansiaba poseer, el gen lo heredé de usted, he comprado tantos libros en línea y guardado en mi Kindle que hay repijo no he leído pero ansiaba tenerlos.

Yo heredé el color de su piel, sus ojos, su adicción al licor y cigarrillos, sus blackouts bien a verga, su disfrute de la lectura, su ternura por la campiña y su gente, su lealtad a las plantas y animales…, su gota, su enfermedad degenerativa del menisco medial, sus lipomas...

Pero el ADN que más le agradezco es la poesía.

Heredé sus escritos: buenos, malos, regulares, reguliches, bagazos… pero estoy seguro que como yo hoy, usted amaba su poesía como a sus hijos...

VIAJERA

¿Adónde vas bendita viajera infatigable?
Enarbolando tu bandera, tejida de luz, color y vida
¡A donar aliento!..... ¡A regalar amor!...
Dando a quienes ayudan, de todo y para todos...

Por los extensos llanos caminas, la selva te cede el paso,
sobre las cimas vuelas, tienes grandeza, provees de todo,
¡Tú lo puedes!..... ¡tú lo haces! y nada reclamas.....
Los rayos solares pegan de frente en el desnudo cuerpo de la tierra ya descombrada, para que el hombre la hiera con el corvo, el hacha, o el maligno arado.
La faena queda lista, esperando las tan ansiadas lluvias.
Estas no se hacen esperar y caen, el labriego está listo a tirar la semilla. y nacen las flores, luciendo su brillante composición polícroma,
crece la hierba los campos reverdecen,
la simiente se abre, pronto crecerá y dará frutos que dan vida, y bienestar;
solamente una de las cuatro estaciones,
cuando termina su ciclo, nos deja Pan, Paz, y Felicidad....
Y pasa zumbando
el viento como si enamorara huellas,
dejando funestas señas con su triste
silbido de vida y de muerte.

En la oscuridad o en la claridad del día ¡Eres eternidad florida....
linda caminante, eres bella, de finas formas, límpida textura,
fresca hermosura, frondosa cabellera, tu mirada es ternura,
con suaves movimientos casi acariciantes...!

Todos los seres en una u otra forma te aclaman...
De la madre naturaleza sóis la primera.
¡Por donde pasas haces prodigios!
Adónde llegas te alaban,
recorres los cuatro rumbos eres la mismísima
PRIMAVERA.


Tamen
.