2/18/2014

Juan-cho: SOBRE LAS CURIOSIDADES DE LAS ELECCIONES EL marketing


“¿Usted sabe cuánto cuesta una campaña electoral? No está al alcance de un hombre honrado”. (LOS SIMPSON)

La evolución del marketing electoral publicitario en el pulgarcillo ha burro-evolucionado. Y por supuesto, el alza pujante del negocio lucrativo que irradia la
propaganda política también. A su alrededor hay secretos de Estado y de establo.
Las únicas o principales acciones de “investigación” de los prestigiosos centros de educación superior (fuera de uno o dos ¿el resto superior enqué?), son la realización de encuestas, destacando con bombo y marimba las vinculadas a los procesos electorales. Investigamos el chambre electoral, pero no investigamos para parir soluciones sobre cómo salir del atolladero que nos mantiene en un mundo tarugo y pobre. ¿Cómo justificar no pagar impuestos por parte de los susodichos?
El desaliñado despertar moderno vigente de la truculenta historia del mercadeo electoral, comienza con las fieras mañitas de “conciliación” (60’s-70’s),cuantose inmortalizó la instrumentalización de las “tamaleadas” en la tozuda lucha por conquistar o arrebatar el voto, como instrumento estrella de campaña para “persuadir” a los sectores pobres (rural y barriadas), además de la tradicional pega y pinta. Refiriéndonos aquí a las tamaladas con tamales, no las de mano peluda conocidas en el ejercicio y usufructo del poder.
Cuando apareció Arena, a las tamaleadas se agregó la entrega de camisetas y la nociva emergencia ultra asfixiante de una nueva figura estrella “persuasiva” para marear a la majada: inundar bajo extremos de saturación inescapable, mañana, tarde y noche, con propaganda radial y televisiva centrada en el himno partidario, incluso hasta sin voz. Únicamente instrumental.
La entrada del Frente al campeonato electoral le significó transitar en caminos empedrados que no digería al inicio, con la supuesta dificultad (¿sabiduría del destino?) de competir con magros recursos en contra de los voluminosos que fumigaban al contrincante los patrocinadores poderosos y los recolectados “voluntariamente” de la mara benefactora del partido en el gobierno favorecida en las licitaciones públicas, a través del pago de tenedores cuya cena ordeñaba al miembro partidario conforme el record $$$$ de proyectos “ganados”. El tono propagandístico fue “exitoso” por cuatro campañas presidenciales hasta que la majada se curtió de la falta de cambio, incluso en la verborrea electoral.
En el 2009 la sociedad desairada logró ser conquistada con la navidad en ciernes de recursos auspiciadores que trajo el alba amanecer caribeño y pequeños grandes donadores, acompañada de la venta de un candidato externo con el prestigio ganado como periodista independiente, y asumir el compromiso de mantener vigente ciertos credos de la política económica (dolarización, tratados comerciales, etc.).
Los vendedores del armamento propagandístico, ostentaron que habían sido exitosos, felices por albergar un mayor mercado demandante de sus servicios fanfarrones¿Pero será la propaganda o es la realidad la que conquista adherentes?
Igual que reza el piloto antes de ir a bombardear, igual reza el artillero que espera derribarlo abajo. Quien sale con bandera ganadora no es por haber sido bendecido por Dios (publicidad), sino por la (mayor) ineficiencia del vencido; ineficiencia en como jugó el partido (gobernando…u ofreciendo alternativasinsulsas), así tenga al árbitro incluso a su favor como es de rigor común. Y el partido no se decide sólo por lo jugado al final (elecciones), sino a lo largo de los 90 min (período de gobierno). Por más publicidad que atorzone, nadie salva de ser maldecido al sucesor deseado por un mal gobernante. Esa es la sabiduría de la alternabilidad: brindar oportunidad de ser probado, y que la patria os premie o despida.
Para el 2014 entran en escena los encantos que derivan los dulces nobles de los útiles escolares, zapatos, vaso de leche, y resto de proyectos sociales, paquetes que en conjunto  tienen un impacto en el universo votante que superan con creces el fulgor de la tradicional ‘tamaleada’ con escueta duración únicamente mientras persiste la campaña.
Dicha estrategia ha sido “brillante” para el actual grupo gobernante. Sus adversarios tardíamente lograron advertir el poder persuasivo de tales entregas dadivosas, de costo incluso relativamente barato, enfocados en ser filántropos casi exclusivamente con los patrocinadores y servidores partidarios. Cuando emergió la “sabiduría” por aceptar el impacto y conveniencia de lo contrario, les terminó ocurriendo igual que al adversario republicano de Obama en el tema de los dreamers y reforma migratoria con su inicial negativa para satisfacer a ciertos sectores de su partido. El cambio de discurso opositor a rajatabla ya no caló en sus destinatarios. La reconversión es tardía cuando obedece y se impulsa como recurso de última salida. No hay perdón, y hay que purgar la penitencia, rogando que no sea cadena perpetua.
I)                Lecciones
Para el que contiende electoralmente le resulta difícil escapar a los encantos tentación de los “asesores” que venden mercadeo político, donde el negocio de oro es la tradicional publicidad chatarra que inunda las transmisiones radiales y de tv.
Sin embargo, si analizaran fríamente los resultados de las grandes inversiones en propaganda que solo sirven para saturar con chatarra publicitaria el sosiego ciudadano, caerían en la cuenta que hay mucho mayor rendimiento $,$$$,$$$ para el que tiene el negocio y cobra la paga que el que reciben los partidos en términos de voto.
La misma publicidad en esencia usan todos, y el quid de la competencia, perfectamente convencido por losinteresados propietarios del ‘bisne’ publicitario electoral, es fomentar en los contendientes que puedan el que gasten igual o más que el adversario, a fin de difundir un “mensaje” conquistador de voluntades electorales, más que por el mensaje, por lo asfixiante de su difusión, y por tanto, mayor negocio en “publicidad” para los respectivos oferentes del servicio.
Para el voto duro, lo mismo da si hay más o menos jolgorio publicitario propagandístico. Muy al estilo del otrora lema CON DUARTE AUNQUE NO ME HARTE, la masa votante fans vota por su “ídolo” hasta la muerte, cualquiera sea el de moda. Zamparle hasta el cereguete de publicidad es derroche innecesario, excepto como negocio.
El frente ganó en el 2009 con menos inversión que la reciente y contra el aparato de Estado al servicio de su adversario en el poder. Arena perdió con fuerte marea publicitaria. En cambio hoy obtuvo, con menos jolgorio, una tajada de votos suficiente que ojalá sirva para que se persuadan que tienen presencia en el electorado mucho más que por marear al electoradocon chatarra publicitaria, porque representan a una parte de dicho universo.
Que el ex presidente Saca perdiera, a pesar de suculentos recursos invertidos en la campaña, es otro mensaje que apoya la descalificación aquí propuesta sobre el mercantilismo electoral. No es negocio para los supuestos interesados, los partidos, sino para los que venden sus servicios en las diferentes modalidades que le atañen al negocio publicitario. Es altamente probable que Tony Saca, con o sin tanta publicidad, hubiese obtenido la misma votación, puesto que lo que le vale, no es la bulla a su alrededor, sino la que se construyó calando en la majada como “Tony”, mientras gobernó y sus tales programas sociales de derecha popular ¿?. Pero insuficiente si no hay matrimonio con significativo voto duro, como el que “bendice” a los partidos mayoritarios.
Por cierto, ser o no popular, entendido como carisma pachanguero con la majada, es insuficiente para ganar una batalla electoral. El menos popular, Profesor Sánchez Cerén, sacó mayoría y es altamente probable que sea el próximo Presidente.
Lamentablemente ganar o no es la ‘cuestión’. El fin justifica los medios. El frente para ganar ha debido aceptar la dolarización, entre otros. Y hoy arena parece dispuesta a sojuzgar su validez. ¿?¿Realpolitik?¿Contradicción, reconversión, conveniencia o simple “ajusticiamiento” de la fe, muy al estilo “te juro por diosito santo que soy ateo”, donde se mutila la verdad y se confunde a la confusión, murmurándose como conclusión que el santo es el juramento y Dios el ateo, al revés o al dervés? Se verán cosas dice la biblia.
Con miras a ganar también se dice que las alianzas son un gran paso de madurez, reconciliación, etc., significando una preferencia por blanco, negro o todo lo contrario. Si antes eras un HP, similar-cercano o conexo, hoy “corrijo” reconociendo que todos somos “hermanos”, claro que reconocidos únicamente aquellos que están dispuestos a brindar su “desinteresado” apoyo, no importando si les acompaña algún magro lodazal. Apoyos que por supuesto salen caros al país. Quien aún dude de ello, solo tiene que mirar la penitencia que ha significado que la Corte de Cuentas “no contara” excepto engavetar por tanto tiempo, dando lugar a la impunidad de los chanchullos masivos externos que poco a poco van saliendo a luz pública, sin faltarlos propios dentro de la institución.
Diríamos para reír y llorar, que es chiche en la “política” partidaria que se venda con “inocencia” el alma al diablo, vistos los disfrutes que ello facilita, y luego cuando sobreviene la bancarrota, y se necesita que chisporrotee el yunque, se le acusa con el Supremo celestial de crimen pederasta y de haber sido engañado, para justificar el cambio de conyugue.
Por ejemplo, llama risiblemente la atención que como aliado del frente aparezca un dirigente “campesino”, que ya ni siquiera usa el sombrero para disfrazarse, y prefiere lucir anillos de oro ¿?, quien ha sido destacado alumno tránsfuga, un navegante de islas partidarias en la dirección que lleve la corriente que garantiza seguir rejuntado a la vaca lechera. O que los adversarios candidatos contendientes a la presidencia en las elecciones de 1999, momento en que se rechazó el debate que hoy se reclama, aparecieran en el mismo barco como asesor principal o paralelo de Arena. ¿? ¿Lecciones de madurez o rollos campechanos del folklor democrático tropical?
Durante los ochenta en una elección el PCN en alianza con Arena obtuvo la mitad de diputados que les correspondieron, con sumo bajo aporte en votos. Lección aprendida con arrepentimiento cocodrilo y un nunca más a tal negocio sin rentabilidad en el partido Arena. Suficiente con “delegar” la corte que no cuenta y otros “premios” de pago por servicios prestados a la “patria” en materia de mano peluda.
No son las alianzas las que sirven para ganar. Negocio para el que logra vender la idea. Futura lamentación para el que compra negocios pírricos. El verdadero negocio no son las “alianzas”. Sino cómo impacta el accionar previo y credibilidad de las promesas, en ese sector no fans que puede votar por uno u otro, pensando en sus intereses inmediatos, más que en rollos ideológicos y verborrea partidaria, y que decide las elecciones.
·       El Alcalde Oscar Ortiz ha ganado cada vez que se postula en Santa Tecla, con los votos de parte de sus adversarios; pero en la reciente elección en esa ciudad Arena obtuvo 46.5% contra 41.5% del Frente.
 
·       En San Miguel el Alcalde Will Salgado ha sido ganador recurrente bajo diferentes banderas; pero en la reciente elección el Movimiento Unidad únicamente obtuvo 12.4% a pesar de su folklórico apoyo.

·       En la ciudad de Ahuachapán su alcalde (Rafael Morán) es un dirigente de Arena con mucho respaldo; pero en la reciente elección, el Frente logró 48.7% contra 32.8% de Arena. Incluso Unidad obtuvo mayor participación (17.6%) que el acumulado a nivel nacional.

·       NayibBukele es el Alcalde de Nuevo Cuscatlán perteneciente al Frente; pero en la reciente votación, Arena obtuvo el 49.5% de la votación contra 42.1% del Frente.

·       Tony Saca, aunque tuvo una votación importante (11.4%) a nivel nacional, esta fue significativamente distante de la potencial “vinculada” a los tres partidos que lo apoyaron; cerca de la mitad que en forma separada lograron en la anterior elección de diputados.

·       A pesar de la mayor marea publicitaria que ostentó el Frente en sus diferentes modalidades, logró la mayoría con 50 mil votos menos que en el 2009. No hay proporcionalidad entre recursos propagandísticos y votación alcanzada. Entonces ¿quién es el que gana? Todos los involucrados en el negocio de la publicidad, menos el que paga. Luego, pésimo negocio.

·       En términos generales la artillería propagandística de Arena en 2014 es equivalente en recursos a la del Frente de 2009.
Por lo tanto, no es el tamaño monetario del monstruo propagandístico el que da el gane o hace perder. Se pierde o gana por algo más trascendente, incluyendo reconocer o descalificar lo que se hace al gobernar.
Ni hay favoritismo por mayor saturación de publicidad chatarra electoral. Como tampoco hay endorso automático de votos. La verdadera lección es invertir en la gente más que en las agencias y medios publicitarios diversos. Los hechos no requieren publicidad. Se mercadean solos por los beneficios o maleficios que irradian.
La mayor y efectiva publicidad la realiza el quehacer previo a la campaña. El frente lo entendió a cabalidad, con sus programas sociales, de relativa baja inversión, bajo el antecedente de menor calado del previo andar que mostró Tony Saca. Que además son negocio para alguien. Y allí está el real quid. Cuan distribuidos estén los negocios y cuanto se reparta. No cambia el que siempre hay alguien con mayor tajada, pero lo que enseña el capitalismo es que compartir un
poco más es “sano” pues otorga cierta permanencia… y votos para Arena ya no sería incluso suficiente emular lo hecho por el Frente. Pues otro punto es la credibilidad, y 20 años dejan un mensaje claro sobre el quehacer que desgarra ilusiones pues la esperanza no es de hule irrompible. Para tener posibilidades de recobrar el poder, Arena necesitaría con imaginación “copiar” lo hecho a partir de Tony Saca, más la agregación de programas en el quinquenio de Funes y un addendum de ofertas con dientes en beneficio de reducción de la pobrezaque sume y venda diferencia de esperanzas creíbles frente a sus adversarios, lo que en absoluto se asimila a una nueva incrementada marea de chatarra publicitaria, sino a contenido en programas de gobierno que efectivamente signifiquen factible el desacreditado derrame que se pregonaba en el pasado, deshonrado por falso en la experiencia conocida. Es decir, repartir realmente en muchas más manos el pastel. Esta es la competencia que puede favorecer a la majada, al país y retribuir con votos. La otra únicamente a los mercaderes de la chatarra publicitaria electoral, y grupos privilegiados.
Tener temporalmente el poder controlado de ordinario provoca ceguera en aconsejar que no haya riesgo de que la alternabilidad sea parte del juego político. El que no lo comprende termina tarde o temprano perdiendo la mina jugosa que representa la silla gubernamental, sin excepción. Pero parece que no entenderlo es una regla de oro, para suerte de sus contrarios.
Soyapango, y en mucha mayor medida San Salvador, son ejemplos emblemáticos que confirman que el que gobierna hoy o ayer no es seguro que lo sea mañana.
Ojo: el que no aprovecha la gasolina que por lotería le acompaña, corre el riesgo de que al secarse el pozo, no haya potencializado la consolidación de otras “energías” sustitutas que lo mantengan gobernando: desarrollismo más que simple dadivoso consumismo, minimizar la delincuencia, elevar nivel educativo de la población, generación a niveles decentes de empleo sostenible con estabilidad de precios, respeto y convivencia armónica con el espacio en que cohabitamos, salud saludable etc. Noruega, Nueva Zelanda, Costa Rica, China, Chile, son ejemplos que en esos rubros también hay buen negocio.
Para el Frente, sería útil reflexionar porque tuvieron 50 mil votos menos en la última elección, y entender que no hay cheque en blanco eterno. Y para Arena, sabiduría para juzgar las razones de perder no los 300 mil que tuvo Tony Saca, sino la disminución de los 245 mil votos del 2009 (http://www.uca.edu.sv/upload_w/16/archivo/1392218140-52fb901caa7a1.pdf -pag 5-), erradicando la tentación explicativa inútil de síndromes justificadores externos, llámense abstencionismo o Ross Perot.
No es por la publicidad como pregonarían los que venden dicho servicio, y de seguro ofrecerán a futuro nuevas oleadas de asfixia publicitaria para ordeñar la vaca. El problema no es del indio sino del que lo hace compadre dice el dicho.
Tampoco que se denunciara la corrupción que arrastra el perdedor actual. Esta última, la denuncia, no sirve para ganar elecciones, pero debemos reconocer que combatirla y sancionarla si ayuda intensamente al progreso futuro del país, desestimulando que sea el pan nuestro de cada día en la administración pública, lo que potencia los beneficios de recursos públicos escasos.
Los recurrentes dictámenes políticos, en particular en el 2009 y primera vuelta 2014, ratifican que la confianza del segmento votante efectivamente definidor de las elecciones no es ni perpetua ni ciega, y responde más que a discursos publicitarios chatarra a los hechos y resultados en el gobernar.
Compromisos como los declarados por el casi seguro ganador dan esperanza,  provocando una confianza que oportunamente al ser auditados los resultados que muestre el nuevo gobierno,renovará o modificará el dictamen electoral de partida otorgado por la ciudadanía a favor o en contra de su sucesor partidario o contendiente.
Juan-cho
Tamen