5/15/2013

Lo Nuestro: David Escobar Galindo


Ya sé quien es David Escobar Galindo, el hombre, ideólogo, abogado, político, negotiator…, es un político de derecha, encubridor de explotadores y asesinos del pueblo… Participó en las negociaciones de paz representando a oligarcas y la tandona con la guerrilla salvadoreña realizada en México, 1992.
Dicho y clarificado lo anterior, también he dicho que yo he aprendido a diferenciar el hombre del artista…, y David Escobar Galindo es un excelente escritor, reconocido como tal en el ámbito literario latinoamericano.... y como tal hoy traigo a exponer al artista salvadoreño.
Poeta, novelista. Nació en el departamento de Santa Ana en 1943, donde ha sido nombrado Hijo Meritísimo.
Miembro de la Academia Salvadoreña de la Lengua ganó los premios florales de Quetzaltenango en 1980, 81 y 83.
Ha publicado numerosos trabajos literarios y es columnista de un rotativo escrito salvadoreño... Actualmente funge como decano de la universidad José Matías Delgado en San Salvador.
NUESTROS ÁRBOLES
EL TIGÜILOTE
La tierra nos recuerda
su verdad más antigua
con frutos que son lágrimas
de ceniza.
EL AMATE
Bajo el cielo de polvo
duerme la siesta,
frondoso como un Príncipe
de la Iglesia.

EL ÁRBOL DE FUEGO
Antes que el sol
desate su ofensiva matinal,
va quemando sus naves
un invisible capitán.
EL MAQUILIGÜE
La tarde asoma,
y el verano
la saluda con una multitud
de pañuelos rosados.
EL CORTEZ BLANCO
A la luz del llameante
mediodía
alguien sueña que en tierra
quedaron los galeones
que llevaban el oro de las Indias.
EL MADRECACAO
Amaneció vestido de rapsoda
-soñando con la Ilíada rosada-.
Pero su canto fue tan sólo
un fuego triste de chicharras.
EL BAMBÚ
Lanzador de Cuchillos
que por la noche atiende un restorán
donde cenan los grillos.
EL ALMENDRO DE RÍO
Al pie del río verde
-bajo cielo de lumbre aguamarina-
un ángel pule cada hoja
con su verde saliva.
EL MULATO
Enamorado de la aurora,
cambia de traje
cada vez que su amada
lanza una nueva moda de celajes.
LA CEIBA
Quiere decirle al mar
su pródiga ternura,
y le envía por eso
cartas y cartas
que son rollos nostálgicos de espuma.
EL CONACASTE
En la mitad del llano
-garzas del río Lempa lo saludan-
es un enorme tímpano
que florece en orejas diminutas.
EL MORRO
Guarda en sus jícaras
el último mensaje
de los indios que huyeron
a la montaña inexpugnable.
David Escobar Galindo

Tamen
.