5/17/2013

De nuevo... Pajatorializando con quiquito


Querido quiquito: vos siempre me volvés noico sin para cuando se trata de pajatorializar con tus articulitos, porque este de hoy no es de los mismos que me tenés acostumbrado, este es... ¡Man! Idiotizante.
Fijáte quiquito que el arte culinario es de los cuales me declaré hace rato mula panza arriba.
Allá en los 70s cuando vivía en mi linda y recordada colonia Santa Lucía. Vivía sólo con mi zumbetero tata y no teníamos "frigorífico" (y ¿cuánto valía este chunche?) ni mucho menos refrigeradora, así que a  mi casa nunca llegó el "invento moderno" del agua con hielo… que vos decís  es dañino para el ombligo.
Mi "estofa", yo sé así te encula llamar a la cocina, legado de mi fallecida madre, era el mejicle Hidrogas, que hoy creo nadie se acuerda, y cuando había propano a lo más que llegaba era hervir un manojo de macarrones de peseta, una contadina para el color rojo (¡uy!, tenés razón quiquito, maldito color) de  veinte ctvs., y tres tortillas por cinco centavos.
O sea, yo taloneaba tostón diario para mi almuerzo y nunca desayuné por 10 años...
¿Cómo conseguía el tostón?
Te cuento que a falta de tv, internet y celulares, el hobby de mi inolvidable ruco era agarrar zumbas… y gracias a estas zumbetas mi casa, bueno, del IVU, siempre estaba replenish de botellas vacías de Tic Tác, Espíritu de Caña, Muñeco…, que vendía para mi almuerzo.
Ya sé que vos nunca has tocado fondo con éstos volados que bebía la currunchunchún, tampoco pretendo sacar pecho que mi tata tenía un estómago más macho que el tuyo, el volado es que, a él, con el sueldito de 250 vergas mensuales, sólo para eso alcanzaba.
Pero, para tu desconsuelo, mi tata era un tantitito como vos, mi querido quiquito, ¡le enculaba el Diario de Hoy!, ¡mirá qué igualado, pues!... Gracias a ello mi casa también estaba repleta de tu pasquín de propaganda.... Y gracias a tu panfleto, yo conseguía dos objetivos claves para mi subsistir: limpiarme el culo y venderlo por libras para reunir el tostón de mis Pastas Delicias.
¿Ves que le daba buen uso a tu impreso de propaganda?
Mis macarrones con tortilla los acompañaba, no con el “café, infusiones, sopas e inclusive una taza de agua con gotas de limón” que mencionas, qué vergón hubiera sido, para mí era pura agua de chorro “potabilizada” en los tanques del rio chagüite llenos de cadáveres que tus asalariados escuadroneros de vez en cuando arrojaban dentro para deshacerse de los “rojos subversivos”.
Mi cena, dejáme pajatoriarte, era más chiche: talonear 10 centavos para comprar cuatro peperechas (puta, me doy cuenta que sólo rojo me hartaba, ¡qué horror!) y una azucarada… pero dejáme contarte otra pasada de mi mente "minuspensante".
Sucede que sólo azucarada aburría, y como ya estudiaba medicina, me dio miedo llegar a ser kawashiorkor, entonces mi chusma mente se ingenió la fatalidad.
Mi tata se la llevaba de jardinero y tenía bien cuidado un jardín en el 20x2 metros patio de enfrente. Allí él tenía una bella mirra, limón, guayabas peruleras, granadas, anona… y un bonito palo de naranja agria adolescente.
Alguien me pasó el mismo ron ron que vos decís sobre el "té verde", el té de naranja agria era verde, y vos decís es bueno para las ñánaras… El volado es que con miedito, pero cuestión de sobrevivencia, empecé arrancando cada día tres o cuatro hojas para hacerme cada dinner un green té de los que vos recomendás.
El palito preferido de mi tata se murió en un mes… y 40 años después mi ruco se fue a la tumba y nunca me perdonó le maté su palito de naranja agria.
El clavo era que toda esta cuisine, entremés, y bebida, que te he mencionado, había que tramarlo el mismito día o se perdía porque no había ni frigorífico ni refrigeradora para salvar para mañana.
En mi chanty de los 70s en la santa lucha éramos quizás los únicos que no teníamos cucas ni ratones porque no había nada que hartarse.
Estoy seguro hoy hay mas chusma y minuspensantes que antaño, para quienes esos banquetes de "fin de año" que mencionas en tu pajatorial de hoy, y que para vos son chapupa, para estos "minuspensantes" (como fue mi adolescencia y juventud), la palabra "banquete" era y sigue siendo ondas fufurufas de las "mentes pensantes" como vos.
Así que te recomiendo traigas récipes de cómo hacer nuégados, chuco, plátanos con crema, tamales de azúcar, frijolitos fritos tipo Carlota, carne asada tipo amanecer, cusuco tipo Flor Blanca… estoy seguro te aventarías un trozo de cuisine-pajatorial mejor que éste…
... Y la currunchunchún minuspensante te leería, porque éste lo escribiste solo para tu cherada de Los Torogoces.
Es un honor pajatorializar con tu mente pensante quiquito…
Tamen
.