jueves, abril 18, 2013

¡Hasta Siempre Carlos Cañas: 1924-2013!

Falleció uno de los grandes de la plástica salvadoreña: don Carlos Cañas... Este post lo publiqué hace cuatro años... y lo reimprimo como un homenaje a ese artista muy nuestro..., uno de los guanacos-pipiles-cuzcatlecos que por no tener origen extranjero, ni ser lamebotas e incondicional de los privilegiados, fue bateado por la clase criollo-extranjera dominante en nuestro terruño...

En La Prensa Gráfica del gran duque se publica una entrevista al pintor Carlos Cañas, hoy un hombre de 85 años que sigue pintando.

Personalmente me impactó la entrevista donde el viejo maestro habla a calzón quitado y porque nunca había leído nada de la vida personal de este gran artista nuestro que los gobiernos militares, oligarcas y extranjeros nunca apreciaron.

Desafortunadamente la entrevista no muestra sus cuadros, aunque nombra uno de los culpables de porqué Carlos Cañas no ha sido galardonado por los gobiernos areneros con el Premio Nacional de Cultura..., supuestamente el máximo galardón nacional y que Cañas en la entrevista dice ya no la acepta aunque se lo den… a menos que sea un gobierno de izquierda.

Entre sus logros se le atribuye el haber pintado el cielo del Teatro Nacional y haber llevado la pintura Abstracta a El Salvador.

¿Pero que es este volado de pintura abstracta?

Yo no soy un masucho del arte pictórico, hasta 1997, la pintura no me llegaba mucho porque no la entendía nadita, pero un día, y gracias al empuje y orientación de una amiga pintora colombiana residiendo en la ciudad de Popayán, me puse a leer e investigar sobre pintura pues decidí abrir una sección sobre ello en CUSCATLÁN.

Y es que yo no recuerdo haber recibido enseñanza básica sobre pintura en mis 11 años de primaria y secundaria en el terruño. En gringolandia, en 1987, cursé “Humanities 201” una de esas "opcionales" a huevos, pero por vez primera se me enseñó sobre el arte en general: pintura, música, poesía..., todo de una manera escueta y en cinco meses… fue con la pintora colombiana Gloria Segura que digerí lo bello del arte pictórico.

El arte abstracto nació al final del Siglo XIX y principios del Siglo XX con una nueva corriente filosófica: la Sociedad Teosófica, creada por madame Blavatsky, una mujer espiritista de Ucrania, al principio la sociedad estaba compuesta por rosacruces, espiritualistas y masones, pero pronto llegó a ser poderosa mundialmente y contó entre sus miembros artistas, escritores, intelectuales, y miembros de la nobleza europea.

El impacto de la Sociedad Teosófica revolucionó las artes y alcanzó su pináculo con la llegada del Arte Abstracto.

La corriente de Arte Abstracto parte de la teoría de que una obra de arte no es reflejar un objeto sino ser un objeto bello, aquí vale pelones que no se entienda la obra media vez la obra se vea bonita, al menos así yo lo entiendo.

Los abstraccionistas dicen que así cómo admiramos un atardecer sin pedirle que represente algo, un cuadro se debe disfrutar, no por lo que representa, sino porque es algo bello.

A partir de esta nueva forma del arte, también surgieron muchos movimientos.

Ahora veamos algunos de los cuadros del maestro Carlos Cañas que La Prensa Gráfica pecó al NO mostrar:

"Sumpul" (1984) este es uno de los trabajos expresionistas que le ha negado ser galardonado con el Premio Nacional De Cultura. Carlos Cañas fue el primero, y quizás el único, de los reconocidos artistas salvadoreños que comprometió su futuro artístico para denunciar las sanguinarias masacres perpetradas por el complejo militar-oligárquico durante la guerra civil salvadoreña.

La pintura como denuncia social era algo raramente visto antes del conflicto, pero haciendo a un lado la abstracción, Carlos Cañas plasmó la masacre en el río Sumpul, departamento de Chalatenango, ocurrida en 1980. Debido a que los medios de comunicación social eran y siguen estando en poder de un grupúsculo privilegiado, el pueblo salvadoreño ignora este sangriento suceso que Carlos Cañas inmortalizó con esta elocuente escena de una montaña de cuerpos inertes, retorcidos y desolados... los masacrados fueron ancianos, mujeres y niños.

"El Relato" (1972) Otro trabajo de denuncia sociopolítica. El pintor trata de establecer dos escenarios: uno en color, el relatante, y otro en blanco y negro: el transmisor. Es una denuncia contra la ocupación militar de la Universidad Nacional ocurrida en Julio de 1972, por el presidente fraudulento Arturo Armando Molina. La figura principal en rojo parece gesticular enfatizando su relato, la misma escena se reproduce atrás en blanco y negro, simboliza la crítica contra los medios de comunicación, que complicemente callaron estos sucesos...

"Niño Sin Futuro Económico" (1960) Una obra estilo cubista. El artista se aleja del estribillo tradicionalista y caracteriza el grito sin esperanza ante la injusticia socioeconómica del futuro de la nación.

El Cubismo es una corriente artística cuyos pioneros fueron el español Pablo Picasso y el francés George Braqué.

"Mango y Mandarina" (1981) Este es un completo estilo abstracto que podría tener muchas interpretaciones, pero recordemos que lo importante es lo bello de la obra, no lo que representa, sin embargo, muy poco semeja una mandarina la figura atrás ubicada en el centro de una forma de lápida, la sombra de esta lápida envuelve al mango. La mandarina bien podría representar el caráter femenino, y el mango el masculino, lo cual evocaría una psicología sexual.
El mismo pintor dice que muy poco ha vendido sus obras y que le ha pedido a su esposa quemarlas cuando muera... quizás entonces se reconozca el valor de este artista y se salven estos trabajos para la posteridad.

Tamen
.

3 comentarios:

  1. Que pena por Don Carlos. Yo vi un pequeño homenaje en canal 10 y me sentí mal de ver que era póstumo porque yo no sabía que él ya había muerto. Poco se dijo en los medios de desinformación nacional. Y eso que se nos fue un grande. Muera D'aumamón (D'aubuisson), Cristiani u otras pestes y llenarán la televisión y los periódicos con noticias al respecto. Bien dicen que estos señores oligarcas quieren mantener embrutecida a la población, porque entre más bruto el pueblo, más fácil es venderle lo que sea.

    No hay esperanzas.
    * La creatividad anulada por lo que ya establecido, la televisión, los videojuegos, las novelas, los programas de educación tan mediocres...
    * La valentía del pueblo amedrentada por un grupo de delincuentes mareros posiblemente dirigidos por algún grupo militar desmovilizado y otros gran-señores de la guerra. Y el gobierno impotente.
    * Las oportunidades extinguidas por la pobreza extrema de mente y de dinero que hace de mi pueblo fichas de consumo y esclavos modernos mal pagados.
    * El último bastión del pueblo libre salvadoreño era el campesinado y su trabajo independiente, aplastado cuando se desarmó la agricultura nacional... Ahora el agricultor ya no trabaja la tierra, se muere de hambre o sirve de guardian en las compañías de seguridad o está mendigando la caridad pública, al que mejor le va es porque recibe remesesas familiares de hijos que no volverán y cuyo dinero irá a parar a los centros comerciales irremediablemente.
    * Un país en el que nos han metido una cultura de consumo para la que no tenemos capacidad de pago...

    Carlos Cañas, ¡hasta siempre!
    Se te quedó debiendo mucho.

    Gildardo Antonio

    ResponderEliminar
  2. La muerte sin pompa ni platillo de Carlos Cañas muestra el estado de cosas que impera en el terruño tocante a la clase política, Secultura es una paja disfuncional que en tres años ha tenido 4 macizos, la élite efemelenista está más preocupada por los albadólares que por el arte, y la clase privilegiada dominada por extranjeros oprefieren al pueblo bruto, enfermo que sanods y educados... Carlos Cañas, con su talento podría haber dado mucho más a las canteras artísticas nacionales pero fue barajado por que su corazón estaba a la izquierda y no era de "buena familia".... Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Carlos Cañas en una entrevista dijo: "Ya le dije a mi mujer que queme mis obras una vez que yo muera". Y con razón, seguro que ahora muerto cualquier oportunista va y las compra por el valor post-mortem que toman algunas piezas de arte. Buitres digo yo, porque no le compraron su trabajo cuando vivía que es cuando él necesitaba el dinero, al final hasta dijo que eso de hijo meritísimo ni se lo creía, hijo meritísimo y con el estómago vacío.

    Gildardo Antonio

    ResponderEliminar