2/08/2013

Lo Nuestro: Pintor Salarrué


Este es uno de los literatos más reconocidos en el terruño y su memoria se mantiene viva y latente gracias a sus amenas narraciones escritas... pero no muchos saben que fue también prolífico pintor.
Su nombre completo fue Luis Salvador Efraín Salazar Arrué, pero a pesar que en sus narraciones usa el hablado y cuenta la vida de los indios Izalcos de Sonsonate, Salarrué no fue indígena, al contrario, era de descendencia vasca y de "buena" familia de allí viene su perfil europeo.
Gracias a los conectes familiares, y como es costumbre en El Salvador, cuando el rico y potentado no quiere pagar por los estudios de los suyos, usa al gobierno y sus becas para ir estudiar al exterior..., Salarrué fue becado para estudiar en el extranjero…
De los artistas plásticos de nuestra tierra de mediados del siglo XX, sólo Pedro Ángel Espinoza fue un hijo del pueblo, de la chusma, de la currunchunchún, quien, por pura leche, consiguió una beca gubernamental para estudiar en Italia.
"Vilano Rojo" Ya lo he dicho mil veces, yo no soy crítico ni pintor, pero eso no quita pueda decir lo que pienso de este cuadro o aquel artista... Salarrué decía que se consideraba más un artista plástico que un literato, pero para mi gusto, no fue tan buen pintor como fue escritor. Este tema abstracto, por ejemplo, yo no le hallo la originalidad que es la fortaleza en sus narraciones literarias, la figura de la luna, por ejemplo, semeja a las que dibujada el holandés Van Gogh en su  "Noche Estrellada". A este tipo de pintura de Salarrué se le denomina onírica, surrealista.
Esta obra se titula "La Monja Blanca" y el libro "El Salvador, Panorámica de la Pintura Siglo XX" dice que fue expuesta en 1947, en Nueva York, con el título en inglés The Mad White Nun (la loca monja blanca) pero el libro patrocinado por el Banco Agrícola no cuenta de la crítica que recibió. La figura parece un extraterrestre de los que se ven en películas y Tv de nuestros días, con manos deformes, mirada achinada y enigmática, labios carnosos y delineados. El fondo oscuro, sombrío, se funde con la vestimenta de la monja. Los conocedores también clasifican esta obra como surrealista.
Esta es mi pintura favorita. La primera vez que la vi me recordó las películas del monstruo de la laguna negra, y precisamente el cuadro se llama "Monstruo Marino". Se le considera una fantasía surrealista y Salarrué firmó en ambos extremos del cuadro lo que la convierte en una obra intercambiable en su parte superior e inferior.
"Manglares" esta obra me parece una burda copia del cuadro “Juan Les Pin” de Giorgio de Chirico..., casi son iguales, con ligeras variaciones para taparle el ojo al macho,... pero es el mismo bosque, el mismo fondo, el mismo color metálico…  Salarrué, con esta obra surrealista hacía saber sus preferencias pictóricas.
Tamen
.