10/03/2012

Voto Popular en USA

Habremos muchos salvadoreños que tenemos doble ciudadanía y aptos para votar en los comicios venideros en USA… Pienso que saber lo del gasto que he aprendido leyendo y  viendo tocante a política gringa no hace daño.

El sistema electoral del home of the free no es algo chiche de adivinar, es como la Bolsa de Valores, o aún el fútbol americano, las reglas son complejas y enredadas…, muchas veces a propósito.

Todo comenzó cuando escribieron su Constitución. Los founding fathers gringos no se ponían de acuerdo sobre si el Presidente debía ser elegido por los votantes, o voto popular, o por el congreso,  voto indirecto.

A los políticos bolillos les encanta el “compromiso” como solución a desacuerdos que a los políticos latinos los lleva a los vergazos y guerras civiles…, y el compromiso de los gringos fue crear un cuerpo que le llamaron Colegio Electoral…,  le pasaron la pelota a ellos para que eligieran al presidente gringo….  Y ganó el voto indirecto sobre el voto popular.

Hasta hace una década las minorías étnicas tomábamos la política gringa como lo que brinda el Superbowl: Entretenimiento. Yo he conocido compas que para el tradicional fiestón del domingo de Superbowl se reúnen para chupar e ignoran el mascón, porque, pienso yo, no entienden ni papa del juego….  

Sería una explicación por qué para una buena tajada del “gringo” hispano, el “gringo” africano, y algunos meros gringos blancos, fue sorpresa saber que había  Colegio Electoral, delegados y súper delegados…, cuando se dieron cuenta que  su voto valió nada y Al Gore perdió la presidencia ganando el voto popular.

Y es que los gringos cuando votan por un pre candidato de partido, o por un presidente del país, no votan directamente para escogerlo a él, sino que votan para escoger un grupito de gente, 538, que conforman el actual número de delegados del Colegio Electoral.

Pero aquí se comienza a enchibolar a la mara porque de los 538, sólo se necesita la mitad más uno, o sea 270 delegados, para elegir el Presidente de USA. Los 180 millones de votantes en gringolandia no eligen directamente a su Comandante en Jefe, sino que delegan ese derecho a 270 miembros del Colegio Electoral.

A los 180 millones de votantes se les dice que es votación presidencial pero la historia de los delegados se da por sabido…., hasta que se armó el enredo del 2000 con Gore y Bush.

Pero si para ser presidente es jodido entender el volado, para llegar a ser candidato del partido demócrata o republicano, no se vende en la esquina. Los dos grandes partidos tienen elecciones de votación “primaria”, donde escogen candidato del partido.

El proceso del Partido Demócrata es el más intrincado a propósito para encubrir que los que eligen al candidato presidencial es una camarilla de “súper delegados” que nadie ha elegido, y que son libres de escoger a quien quieran sin darle razón a nadie…, ¡nadie los manda!... Entre estos 800 súper delegados se hallan John Kerry, Henry Reid, Bill Clinton, Jimmy Carter, Nancy Pelosi… etc.…. Ellos son miembros de la élite del Partido Demócrata, los cupuleros, y ellos son super delegates forever, o vitalicios, y no tienen que rendirle cuentas a nadie.

En ambos partidos las primarias es un proceso de votación indirecta, porque aunque se vota en las urnas, el candidato del partido es escogido, en definitiva, en una “Convención” partidaria, como las recientes finalizadas en North Carolina y Colorado y en donde otro grupo de 2025 delegados finalmente oficializan el candidato en ambos partidos.

Pero para que todo este sistema político enredado trabaje se necesita chingo de pisto. ¿Y de donde viene el vergo de chirilícas para sus multimillonarias campañas?

Se puede aceptar ayuda económica del gobierno, pero entonces hay ceiling, o techo límite en cuánto pueden gastar los candidatos…, pero si se rechaza el dinero del gobierno no hay límite en el gasto de campaña, y generalmente esto es lo que hacen los candidatos, rechazan los milloncitos del gobierno para poder usar un sin límite de millonadas de campaign contributions, un caliche gringo para la palabra soborno.

Los anglos tiene leyes electorales que permite donaciones, y el dinero de los donantes virtualmente va a ambos partidos, los mismos donantes le apuestan a ambos partidos por si las de hule, pero dan más al que le regresa más.

Hay un límite en lo que un individuo puede donar a un candidato y al partido, pero también hay, hechos a propósito, “loopholes”, u hoyos, donde se puede evadir “legalmente” la ley.

Las corporaciones ya fueron aceptadas como “individuos” por la actual derechista Corte Suprema y pueden gastar el dinero sin límite (y sin reportar) por su candidato o partido favorito.

La jodida es que en gringolandia nadie da sólo por dar, esta es una sociedad donde el dinero es la comodidad, el acceso fácil, el poder. Por dinero, y “propiedad privada”, aún la familia vale pelones entre la mayoría de anglos, negros, e hispanos agringados… La plata que financia las multimillonarias elecciones gringas viene de instituciones financieras, conglomerados religiosos y profesionales, televangelistas, sindicatos  laborales, Lobbies extranjeros…, y principalmente las corporaciones gringas.

Tamen