6/05/2012

Tony y el Capitalismo Explotador


Tony es un gringolandés raza blanca de 70 años, compañero de trabajo, que después de 34 años de trabajar para la misma corporación se retiró… en la fiesta de despedida organizada por la compañía, el vicepresidente, después de pasar 15 minutos diciendo paja sobre Tony,  le dio una palmada en la espalda, le entregó un sencillo pergamino que cualquiera puede hacer en computadora, y le dio un cheque… por $1,080.00 chuyas.
Entonces esta corporación transnacional que cubre la nación entera e hizo en revenues 2.3 BILLONES de dólares en 2011… ¡sólo en sus compañías del suroeste de USA!, le dio un bono de retiro a Tony de  mil vergas, o sea 90 dólares por cada uno de los 34 años que Tony echó pija en la compañía.
Irónicamente hacía dos meses la compañía anunció (por ley tiene que hacerlo) que el CEO (Chief Executive Officer) se había embolsado 8.7 millones de bono, ¡sólo por el año 2011!
Cuando Tony nos enseñó el cheque en la fiesta que nosotros los co workers le dimos de despedida, varios próximos a jubilarse, y pijo de años en la compañía, se pusieron pálidos.
Un hindú con 20 años y adicto a la bolsa de valores dijo “ha de haber un error”. I can´t believe it” dijo una señora gringa con 24 años de servicio, a sólo cuatro meses por jubilarse y siempre sacando pecho que “nunca he llamado enferma”.
La mara estaba en shock.
La neta es que había el ron ron que la compañía daba mil dólares por cada año de servicio para quien se jubilaba…. Lo cual demostraba era paja.
Y no era onda que Tony era mal trabajador, problemático, irresponsable, no, Tony fue buen empleado. Yo divido mis co workers en obreros y profesionales. Para mi la diferencia estriba en que el obrero necesita un capataz siempre detrás de él para que cumpla con su trabajo… el profesional no necesita de esas ondas.
Tony era profesional con un Associate Degree y pasó su examen de licencia; o sea, Tony tenía credenciales para ejercer lo que hacía.
Somos  dos mil trabajadores en la southwest division de Houston, y la corporación tiene presencia en Dallas, San Antonio, y en cada gran ciudad de USA, pero admite gente sin credenciales, sólo con High School, lo cual es legal en Texas, todo porque no le paga lo mismo que a un graduado de universidad con credenciales.
Tony es un acérrimo republicano, como el 70% del estado, trabajamos juntos 11 años y me gustaba discutir política con él por que dejaba hablar y reconocía las cagadas de su partido.
El decía la misma paja que a  la derecha le encanta decir “los empresario son los que generan empleo”, correcto,  le decía yo,  pero comparado a las ganancias que se llevan solo tiran migajas a los empleados, lo demás lo esconden en Suiza o las islas Caimán, le refutaba, al final yo probé correcto.
Tony comenzó a tambalear cuando la crisis económica comenzó en 2007, donde perdió 72 mil chuyas en su 401k, él tenía planeado jubilarse en 2009, pero esa pérdida lo hizo echar verga cinco años más.
Fiel a su pensamiento capitalista Tony nunca estuvo de acuerdo en socializar la banca para salvarla del derrumbe, y con sano juicio Tony se destapó diciéndome que el capitalismo “ya no era el mismo de antes”… Y me confesó que planeaba votar por Obama en Noviembre este año.
Tony me recordó a mi tata. Mi ruco en los 60s y 70s fue un fiero pecenista, sirvió de juez de mesa en varias  elecciones, incluyendo el Gran Fraude de 1972, se codeó con pijo de abogansters de los más pícaros debido a su puesto de jefe de sección del Registro de la Propiedad.
Pero mi tata murió rechazando a la derecha salvadoreña.
Extrañaré a Tony, un gringo europeo tuanis, sin prejuicios raciales, fiel a su partido de derecha pero que al final, los principales apoyadores de su partido, o sea, las corporaciones y multimillonarios, le pelaron la verga Tony y sus 34 años de fidelidad.
Esa es la historia neta del capitalismo salvaje.
Tamen
.