4/18/2011

La Cagada de la Cuba Socialista: 2+2=5

“Cambia, todo cambia…”, dice el poema de Julio Numhauser, popular canción por Mercedes Sosa. La neta es que la Cuba de Fidel está cambiando.... Pero ¿significa que la mística de la Revolución Cubana fue vana, equivocada, un dañino retroceso?, o ¿triunfó el bloque económico capitalista?... son las preguntas millonarias.

Que el sistema socialista cubano triunfó o fracasó es cuestión de cuál ideología, u orientación política sigamos, y cuán fanatizados, o pendejizados, estemos.
No me considero personalmente comunista marxista, al contrario, rechazo esa paja sionista como rechazo el fascismo capitalista. Me gustan ciertos logros del socialismo cubano, ya he vertido mi pensar sobre ello. Yo apoyo un cambio en el status quo de mi terruño que incluya ambos, socialismo para educar y mantener sana a mi gente, y ésto, y otras cositas, permitan una igual competición para lograr fines capitalistas.

“Estamos cambiando sin prisa pero sin pausa” dice Raúl Castro, hermano sucesor de Fidel. El sistema socialista cubano, y sus líderes, se están adaptando a los tiempos y circunstancias, y están correctos. Equivocado sería que Raúl Castro, Fidel y la mara líder, enculados con el poder, no aceptaran la necesidad de cambios y reformas en el sistema, por que seguir como están es cagarla.
Un comentarista me acaba de decir algo así: “Es de hombres aceptar los errores y pedir disculpas...”, ya aceptaron estar errados, disculparse por las cagadas es el próximo paso que Raúl Castro debía dar.

Está establecido que el logro socialista cubano en el campo de la salud y educación, condiciones básicas de vida, es incomparable, es el mejor en Latinoamérica y en el mundo, aún mejor que Chile y Brasil de quienes tanta propaganda los fanáticos del libre mercado repiten y repiten en su monopolio informativo… pero el socialismo fidelista también tenía sus enormes cagadas.
Nunca he estado de acuerdo en dar raciones de alimentos, en cualquiera de sus múltiples estilos, porque genera huevonería y conformismo, y es lo que dijo Raúl, estas tarjetas fue una quimera del marxismo sionista de la URSS.

Si cuando yo tenía 22 años de edad, estudiando medicina, y viviendo solo con mi tata hubiera habido tarjetas de raciones de comida yo hoy sería diferente terrícola, pues no hubiera tenido que rebuscarme para comprar mi cena de peperechas con azucarada, que acrecentaban y fortalecían mi motivo para superar la miseria.
Las tarjetas de raciones fue una cagada que también el FSLN chocho cometió en los 80s. Raúl Castro finalmente aceptó ante miles de su partido el domingo que pasó infiriendo que esas tarjetas de comida fue una soberana cagada del socialismo cubano, y debido a este sistema de racionamiento es que las matemáticas cubanas no eran de 2+2=4, como hoy lo denuncia Raúl Castro, pues en Cuba, gracias esta credit card, 2+2=5….

El sistema de racionar necesidades nutricionales básicas es una fábrica de huevones y aquí en la cuna del capitalismo lo veo pasar lo mismo.
Cuando llegué a Chicago en marzo/1981 noté que cada fin de mes había colas de hasta una cuadra en las afueras  de agencias “cash & exchange”, había más de estas agencias que escuelas, y allí se repartía la ayuda gubernamental de estampas de comida mensual y cheque mensual de ayuda económica.

En USA todo aquel ciudadano o residente legal tenía derecho a reclamar esta ayuda aún si trabajaba, sólo tenía que probar que su sueldo “no le alcanzaba” para mantener a su numerosa familia…, y entre más hijos tenía más dinero y estampas recibía.
¡Qué verga! ¡Pagaban más por coger más!... Pero el capitalismo salvaje tenía pisto y podía darse este lujo, la Cuba de Fidel tiene un bloqueo económico que no le permite este despilfarro… de allí que 2+2=5.

Esta era la manera capitalista de mantener negros bien comidos y no hambrientos que pudieran armar despelotes…. Hoy los negros son la segunda minoría, hoy se trata de mantenernos a los hispanos contentos… pero sin tarjeta de comida, lo cual nos ayuda.
Los líderes del FMLN en mi terruño debían imitar a Raúl Castro, imponerse términos límites aún dentro de la jerarquía del mismo partido y darle oportunidad a gente más joven, aunque comulguen diferente. Cuba y los hermanos Castro hoy lamentan ese error de barajar a los jóvenes, pues hoy no tienen a quien dejarle el tamal….

El liderazgo efemelenista debía aceptar de corazón el haberla cagado, como lo hizo Raúl, rectificar como lo está haciendo Cuba, y disculparse…, esto es lo más paloma, pedir disculpas sinceras, no pedir perdón como debía ser, pero tampoco azucararlo con el disfraz de disculpa.
Tamen
.