2/17/2011

Despendejizando al Pueblo Salvadoreño

Mauricio Funes habló este día de la pobre contribución que los anteriores gobiernos oligarco/areneros hicieron al presupuesto de educación.

Funes cuenta que mientras Costa Rica, Chile y Argentina (alivio no mencionó Singapur) contribuyen con el 6-7 % de su producto interno bruto, El Salvador lo hace con un raquítico 2-3%.

Yo siempre he creído que la falta de inversión en la educación del pueblo salvadoreño es lo que nos tiene como estamos.

A los gobiernos areneros siempre les peló el eje la educación del pueblo porque educar al pueblo significa perder privilegios.

Funes recibió al país económicamente hecho mierda y con una crisis financiera global que tiene al terrícola buscando chirilicas para sobrevivir. Pero los gobiernos derechistas antes de Funes se preocuparon por huevear, evadir impuestos y nunca se invirtió en el desarrollo educativo de las mayorías… A pesar de falta de chirilícas y a pesar de la oposición por pagar impuestos de los creadores mafiosos de empleo, el gobierno de Funes ha hecho avances en la educación que nunca antes se había visto en mi terruño.

Y el salvatrucho no es tan maje que digamos ya que de acuerdo a encuestas el salvadoreño le da las más altas marcas al ministerio de educación que a otras carteras del gobierno de Funes. Sólo para el loco quiquito educar es malgastar dinero.

Darle zapatos y uniformes a los cipotes no es la panacea de las mejoras, pero tampoco creo en la paja quiquitesca que ésto genera “parasitismo de sólo pedir”, se tienen que crear condiciones para atraer y hacer quedarse en la escuela al cipote en vez de hacerse marero, porque esa es nuestra cultura implantada por el conformismo generado por 200 años de pajera “independencia”.

Para mí la educación es la mejor inversión para el futuro que El Salvador puede hacer y la negligencia de los gobiernos oligarco/areneros tocante a este punto es lo que tiene al país bruto, enfermo, y violento… para los Simán, Poma, Hill, Cristiani, Llach, Essersky, y demás fauna extranjera, mantener al pueblo estúpido les permitió robar casi 700 millones en evasión de impuestos sólo en los últimos 20 años, Saca por ejemplo se le acusa de haber robado en cuatro años 219 millones, y miles más ganaron estos oligarcas complaciendo el crimen que prosperó su industria de seguridad… y lo mejor para ellos es que gracias a sus medios de desinformación han pendejizado a una buena mayoría que votaba por sus mismos chupadores de sangre.

Los plumíferos de este grupúsculo egoísta y ambicioso constantemente nos embadurnan el futuro con Singapur… lo mismo que le fascinaba hacer a Ronald Reagan, genocida de mi pueblo … pero ¿porqué aspirar a algo tan lejos y fantasioso?

Los singapurenses tuvieron la leche que su país isla está estratégicamente localizado entre Malasia e Indonesia y las vías marítimas comerciales, y los singapurenses son una sociedad altamente educada porque sus líderes los vieron como suyos e invirtieron en su educación desde su independencia en 1963…. Hoy los cuatro millones de singapurenses disfrutan los frutos de la inversión social en educación pues son el cuarto centro financiero más importante del planeta.

Los salvadoreños nunca, al menos en mi lifetime, seremos como Singapur, así que ¿para qué fantasear con esta onda turbia? Tenemos un pueblo más cerca y más nuestro: Costa Rica, en él reflejemos nuestras propias expectativas que son más reales de alcanzar.

Funes dice “Sin recursos públicos no podemos mejorar la calidad de la enseñanza, por eso queremos construir en El Salvador un pacto fiscal para obtener recursos, para el desarrollo del país”.

Funes debía olvidarse del “pacto fiscal”, el oligarca aglutinado en el nefasto Anep, Fusades… etc., lo que ellos quieren no es socialismo que eduque al pueblo sino seguir en el neoliberalismo que les permite competir con analfabetas y pobretarios.

Anep y Fusades sólo aspiran a seguir evadiendo impuestos porque ese parasitismo generado por 200 años de dominancia extranjera es un gen atávico difícil de extirpar. Ellos jamás aceptarán un pacto fiscal que se use para educar a mi gente, porque educarla es despendejizarla y ellos perder privilegios.

Tamen
.