12/04/2010

La Literatura: Giovanni Papini

Yo soy un lector de Giovanni Papini, me fascina como escribe, sobre esta obra, GOG, Giovanni Papini (Florencia, 1881-1956) en el prólogo menciona que conoció a Gog en un asilo psiquiátrico; Gog era un hombre raro, deforme, inmedible, pero cuya ávida curiosidad le llevó a conocer y a experimentar.

Gog viajó por el mundo en busca de las delicias más minuciosas, se entrevistó con Freud, Einstein o Gandhi intentando buscar las claves de los conocimientos y las vidas de los hombres, sus estimulaciones y sus ambiciones. Pero no pudo hallar respuestas sino más y nuevas preguntas.

Este personaje siniestro, de sorprendente y cruda inteligencia, que delibera con incuestionable mordacidad y sarcasmo humor los principios del pensamiento occidental contemporáneo, podría ser el "alter ego" de Giovanni Papini, uno de los escritores italianos más turbulentos y originales de la primera mitad del siglo XX.

Este es un extracto de dicha obra:

¿De qué manera el hebreo pisoteado y escupido podía vengarse de sus enemigos? Rebajando, envileciendo, desenmascarando, disolviendo los ideales del Goim. Destruyendo los valores sobre los cuales dice vivir la Cristiandad ...

La inteligencia hebrea, de un siglo a esta parte, no ha hecho otra cosa que socavar y ensuciar vuestras más caras creencias; las columnas que sostenían vuestro pensamiento. Desde el momento en que los hebreos han podido vivir libremente, todo vuestro andamiaje espiritual amenaza caerse.

EI Romanticismo alemán había creado el idealismo y rehabilitado el Catolicismo; viene un pequeño hebreo de Dusseldorf, Heine, y con su genio alegre y maligno se burla de los románticos, de los idealistas y de los católicos.

Los hombres han creído siempre que política, moral, religión, arte, son manifestaciones superiores del espíritu y que no tienen nada que ver con la bolsa y con el vientre; llega un hebreo de Tréveris, Marx y demuestra que todas aquellas idealísimas cosas vienen del barro y del estiércol de la baja economía.

Todos se imaginan al hombre de genio como un ser divino y al delincuente como un monstruo; llega un hebreo de Verona, Lombroso, y nos hace tocar con la mano que el genio es un semi loco epiléptico y que los delincuentes no son otra cosa que nuestros antepasados sobrevivientes, es decir, nuestros primos carnales.

A fines del ochocientos, la Europa de Tolstoi, de Ibsen, de Nietzsche, de Verlaine, se hacía la ilusión de ser una de las grandes épocas de la humanidad; aparece un hebreo de Budapest, Marx Nordau, y se divierte explicando que vuestros famosos poetas son unos degenerados y que vuestra civilización está fundada sobre mentiras.

Cada uno de nosotros está persuadido de ser, en el conjunto, un hombre normal y moral; se presenta un hebreo de Freiberg, en Moravia, Sigmund Freud, y descubre que en el más virtuoso y distinguido caballero se halla escondido un invertido, un incestuoso, un asesino en potencia.

Desde el tiempo de las Cortes de Amor y del Dulce Estilo Nuevo estamos habituados a considerar a la mujer como un ídolo, como un vaso de perfecciones; interviene un hebreo de Viena, Weinninger, y demuestra científica y dialécticamente que la mujer es un ser innoble y repugnante,. un abismo de porquería y de inferioridad. .

Los intelectuales, filósofos y otros han considerado siempre que la inteligencia es el medio único para llegar a la verdad, la mayor gloria del hombre; surge un hebreo de Paris, Bergson, y con sus análisis sutiles y geniales abate la supremacía de la inteligencia, derroca el edificio milenario del platonismo y deduce que el pensamiento conceptual es incapaz de captar la realidad.

Las religiones son consideradas por casi todos como una admirable colaboración entre Dios y el espíritu mas alto del hombre; y he aquí que un hebreo de Saint Germain de Laye, Salomón Reinach, se ingenia para demostrar que son simplemente un resto de viejos tabúes salvajes, sistema de prohibición con superestructuras ideológicas variables...

Esta propinación secular de venenos disolventes es la gran venganza hebraica contra el mundo griego, latino y cristiano.

Tamen
.