11/29/2010

Dolor de Dólar

Yo siempre leo los pajatoriales del loco quiquito Altamirano, no porque sean una fuente de sabiduría, conocimiento, análisis…, sino porque refleja el sentir de la derecha salvadoreña en el terruño.

Es común oír a la mayoría de mis amigos derechistas viviendo en el terruño (al menos con los que me he topado hasta ahora), usar los argumentos de quiquito Altamirano para enaltecer su escoge ideológico.

Y cuando he platicado personalmente con amigos derechistas guanacos en gringolandia tocante a los pros y contras del capitalista libre mercado, no hay diferencia..., ambos arguyen como explicación a favor las principales “evidencias” del loco quiquito como son los celulares, la empresa privada, las carreteras, y la dolarización.

No hay pajatorial en que quiquito no mencione una de estas cuatro pajas. Leamos lo que este día profetiza sobre la dolarización…, la madre de todas las evidencias del actual bienestar del pueblo salvadoreño.

El país se habría resquebrajado al desdolarizar, un retroceso que perjudicaría grandemente el ahorro, la producción y el intercambio, agravando los problemas de desempleo y de pobreza. De una moneda confiable y fuerte, habríamos caído en una moneda manipulada, expuestos a hundirnos en procesos inflacionarios incontrolables.

Estas pajeras conclusiones de quiquito vienen de su compadre, el “arquitecto” Hinds. Quiquito no presenta precedente, números, pruebas concretas que lo que habla ha sucedido. ¿Existe algún país dolarizado que se haya hecho mierda desdolarizando?... Busqué en internet y neles, no hallé nada.

El Faro en este artículo, a pesar que yo no soy ducho en estos volados de finanzas, explica claramente el caso contrario a quiquito, y usa números, estadísticas, investigaciones que hasta entidades extranjeras concuerdan.

No es paloma decidir a quién creer.

Desde hace ratos he notado que el loco quiquito como editorialista se moriría de hambre si no tuviera su pasquín, quiquito da señales claras de no entender ni papa lo que él mismo se dice, y tecniqueando de psiquiatra diría que quizás sea la edad, o quizás por deficiencia hormonal, quizás...

Quiquito muestra que es más mula que yo tocante a este volado de las chirilícas cuando enfatiza en su pajatorial: -Tómese nota de que en Costa Rica un dólar equivale a casi quinientos pesos, fruto de la maquinita de imprimir billetes.

De acuerdo a quiquito hay que "notar" que sólo porque la moneda nacional tica vale 500 por un dólar, los ticos están hechos mierda, o de mínimo infiere que están peor que nosotros que no tenemos moneda sino el dólar… lo cual es mal intencionado y desinformador.

De acuerdo a los que llevan estadísticas económicas sobre la riqueza de las naciones Costa Rica es la onceava economía de América con salario promedio equivalente a $11 mil dólares al año…, el salario promedio del salvadoreño es de $7 mil al año.

La otra paja que la derecha seguidora de quiquito argumenta con orgullo es los celulares.

Para ellos esto es adelanto, mejora, progreso…, “antes de los 90s conseguir una línea llevaba años…” y realmente tienen razón en ello, pero también realmente tener teléfono NO significa mejorar económicamente como nación.

La plata que el negocio de los celulares deja se va fuera del país, lo único que queda es empleos mal pagados, subempleo y deudas. La inversión es enana comparado a la ganancia que se llevan, ni el aparato hacen en el país, lo hacen en Costa Rica… ¿porqué será quiquito?

El celular, insignia del libre mercado, en El Salvador es el más caro de Centroamérica. El celular es consumismo puro y sacadera de pisto para el terruño.

En los 90s e inicios del dos mil ARENA intentó maquilar la economía salvadoreña, porque para eso sólo se necesita saber leer y escribir, llego la crisis y el negocio decayó, intento privatizar la salud, no lo lograron, entonces desesperados impusieron a huevos -gracias a El Merinazo-, la dolarización.

Hoy están recalcitrantes aceptar que las estadísticas muestran que en lugar de mejoría la dolarización ha empobrecido a la nación, y por eso, guste o no, revertir esa dolarización será como dicen los gringolandeses: sooner or later.

Tamen
.